El álbum íntimo de la Boda de Eduardo Costantini y Elina Fernández – GENTE Online
 

El álbum íntimo de la Boda de Eduardo Costantini y Elina Fernández

Actualidad
Actualidad

En el rooftop del Alvear Palace Hotel, y ante la presencia de cincuenta y un invitados, el empresario y la modelo de alta costura celebraron su unión civil tras nueve meses de relación. Los detalles que nadie contó, el inesperado episodio que causó alarma en la ceremonia y los planes de la pareja, que ya disfruta de una mini luna de miel en el Llao Llao de Bariloche.

Eduardo Costantini (73) le pidió casamiento a Elina Fernández Fantacci (29) el 8 de diciembre –Día de la Virgen–, obsequiándole un impactante anillo de brillantes presidido por un rubí, que se hizo público el sábado 22 de febrero –día de su unión civil–, cuando la futura novia escribió en Instagram: “¡Sí, quiero! Porque te amo para toda la vida acá, en el Cielo y en todo el Universo. Sos el amor de mi vida, y tu amor me llena de vida”.

Cinco días antes, los invitados habían sido convocados sorpresivamente vía WhatsApp con la siguiente imagen digital:

Esa noche, el salón Lounge Luxury del décimo piso del Alvear Palace Hotel fue aromatizado con esencia de jazmines y rosas –las flores favoritas de la pareja– y abundó en rosas blancas, por su asociación con la pureza.

La ceremonia comenzó a las 19 hs., con la canción Mysterious Forest, de Frederic Chopin, elegida porque ambos se emocionan al escucharla.

La pareja compartió sentidas y espontáneas palabras.

Después del “sí, acepto” de Eduardo, a Elina se le aflojaron las piernas. “Le bajó le presión”, comentaron sus allegados, testigos del momento en que a ella le acercaron una silla y un vaso de bebida cola. La recuperación no tardó en llegar y ambos pudieron besarse y culminar el momento diciéndose su frase: “Por siempre y para siempre, vos y yo”.

Algo nuevo y algo azul es lo que necesitaba la novia para casarse. Lo nuevo se lo dio Eduardo, al obsequiarle el vestido inglés sin etiqueta (él suele cortárselas antes de regalarle prendas) que usaría Elina. ¿Lo azul? Quedó en manos de Julieta, íntima amiga de la novia, quien lució una camisa de ese color.

La pareja junto a los testigos: Leonardo Fernández (hermano de Elina), Alejandro Moy, Julieta Colosia y Enrique Costantini (hermano de Eduardo).
Adolfo Cambiaso padre y su pareja, Irene Baya Casal, Luján y Santiago Gutiérrez, y Nicolás Carri.
Los novios junto a Gonzalo, el hijo de Eduardo, y Nicolás Carri.
Los recién casados con Pedro Fallen, Leonardo Fernández, Claudia Fantacci (la madre de la novia), Alfredo Fernández (su padre) y Betty, su actual pareja.

El corte de la torta de chocolate, dulce de leche, leche condensada y frutillas es una de las pocas tradiciones que los recién casados conservaron durante la ceremonia civil, que fue seguida de una fiesta de cinco horas y media de duración –comenzó a las 18:30 y terminó a la medianoche–.

El vals, el Carnaval carioca, la suelta de ramo y el vestido de novia aparecerán en la “boda grande”, que será dentro de un mes y contará con no menos de cuatrocientos invitados. Entre ellos se espera a los siete hijos de Eduardo, cuatro de los cuales se encontraban fuera del país en esta ocasión. Para organizarla, los recién casados esperarán al 1º de marzo, día en que volverán de su mini luna de miel en el Llao Llao de Bariloche. La siguiente, la larga, será por New York y alguna región aún no definida del Caribe.

Fotos: Gentileza Sánchez-Millar.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig