Donde nacen los surfers – GENTE Online
 

Donde nacen los surfers

Actualidad
Actualidad

Las tribus surfers mandan en Mar del Plata, Miramar y alrededores. Imposible no reconocerlas. Sí, las integran los muchachos de las tablas, del bronceado perfecto y los pelos descoloridos. Claro que el verano no es la mejor temporada para ellos. El mar se llena de cornalos, dicen. Y aparecen también los haole, que pretenden robarles las olas. Mucho Cook, insisten como si se tratara de una invasión. “Hay que pasar esta época del año”, se lamentan los intrépidos exponentes locales. Sin embargo, al mismo tiempo, celebran el crecimiento del surf en la Argentina. Porque, aún lejos de convertirse en una potencia, nuestro país ya cuenta con un campeón latinoamericano, un subcampeón mundial y varias promesas. A continuación, adictos a las olas, la guía del buen surfer nacional:

IMPRESCINDIBLES. En el equipaje no pueden faltar: tabla, pinta (el cordón que une la tabla al tobillo del rider), parafina, traje de neoprene y protector solar. Los más audaces completan su equipo con una rubia de curvas generosas, al estilo de las californianas… Hay cuatro tipos de tablas en el mar: la clásica corta, el longboard (pesada y lenta, pero de gran estabilidad), el funboard (intermedia, recomendada por los veteranos del surf) y el body board (cortísima, que se utiliza con patas de rana). Hay tablas cortas de una a cinco quillas. A mayor cantidad de quillas, mayor maniobrabilidad. Aunque también le quita velocidad… La tabla estándar, recomendada por los que saben, es de tres quillas. “Con un buen profesor, en media hora te parás en la tabla. Aunque aprender los conceptos del surf te lleva al menos cinco clases”, aseguran.

LAS LEYES DEL MAR. El surf tiene sus propios códigos. Aquí, las claves imprescindibles para meterse al mar con una tabla...
Nunca tomar una ola en la que viene alguien. “Es motivo suficiente para comenzar una pelea”, advierten.
Jamás interferir con los locales, los que siempre surfean en esa playa. Los “extranjeros” sólo deben subirse a las olas que les dejen (que jamás serán las mejores, por supuesto).
Nunca apoyar la tabla con parafina de cara al sol. ¿Motivos? La parafina se derrite y mancha. Cuando vuelve a endurecer, se cristaliza y la tabla no sirve para nada. Cubrir la parafina con arena tampoco es la solución: la tabla se transformará en una lija… Solución: darla vuelta cuando queda a la intemperie.
Hay dos formas de practicar el deporte: free surf y competitivo. El estilo free es para los amateurs. En el rubro competitivo encajan los profesionales, quienes tienen prioridad en el mar.

LA OLA PERFECTA. El surfer vive una búsqueda permanente. ¿Su objetivo? La ola perfecta. Define Martín Paseri, primer y único campeón latinoamericano de la Argentina: “La ola perfecta tiene que tener recorrido, formar un buen tubo, contar con viento off shore suave (N. de la R.: desde la playa hacia el mar), sobre un fondo de coral o de piedra. Por lo general, se produce temprano por la mañana o sobre el fin de la tarde. En especial, los días de luna llena”.

TIPS DEL BUEN SURFER. La música del surf es el reggae. Los Beach boys son una antigüedad… La película de cabecera del buen surfer es The endless summer, del director y ex rider Jack Johnson. El filme ya tiene saga: September session. “Punto límite está bien, pero es muy comercial”, dicen. Los reductos surfers más importantes en la noche de Mar del Plata son Abracadabra, La Princesa y Tijuana. Los menores se concentran en Pancho Ramírez. La mentira más común del surfer: “Es sólo media hora y nos vamos, mi amor”. Está completamente out usar aceite sobre el cuerpo y gel para el pelo. Y mucho menos, surfear en zunga.

MAR DE FONDO. La mejor ola de la Argentina se formaba en Cabo Corrientes, a orillas de la ciudad de Mar del Plata. Pero este lugar en el mundo surfer feneció a principios de los años 80, luego de la construcción de una escollera. Desde entonces, la tribu surfer eligió nuevos destinos. Los más comunes: Abracadabra, Playa Grande y las playas vecinas al faro del sur de Punta Mogotes. Sin embargo, este año abrió Seis Brujas, un predio de siete hectáreas de naturaleza pura que se presenta como “el primer surf camp de la Argentina”. Está ubicado en la entrada de Miramar, en el kilómetro 562 de la ruta 11. En la playa fueron desterradas las carpas y surgieron los guarums tailandeses y las hamacas mexicanas. También un restó, un bar y una escuela de surf con seguimiento personalizado. Próximamente habrá doce bungalows, piscina, terrazas, pista de skate y sector para recitales. Su mar es ideal a la hora de la práctica del surf ya que no hay tantos bañistas y, como el suelo es de rocas, se forman olas con tubo... Olas con tubo, nada menos.
Un deporte con futuro Hay una nueva generación de surfers  en formación. En la escuelita de Seis Brujas, en Miramar, se forman los nuevos talentos del mar.

Un deporte con futuro Hay una nueva generación de surfers en formación. En la escuelita de Seis Brujas, en Miramar, se forman los nuevos talentos del mar.

Martín Paseri, el primer y único argentino campeón latinoamericano, doma las olas en la zona de Seis Brujas.

Martín Paseri, el primer y único argentino campeón latinoamericano, doma las olas en la zona de Seis Brujas.

El <i>golden retriever</i> Jagger, una de las estrellas sobre el agua. De fama internacional, ya apareció, domando su tabla, en la portada de un diario de San Pablo.

El golden retriever Jagger, una de las estrellas sobre el agua. De fama internacional, ya apareció, domando su tabla, en la portada de un diario de San Pablo.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig