“Doman está como chico con juguete nuevo. Me da pena que disfrute tanto de tener novia” – GENTE Online
 

“Doman está como chico con juguete nuevo. Me da pena que disfrute tanto de tener novia”

Actualidad
Actualidad

Qué le dije a la jueza el día de la mediación por el divorcio? Le aclaré que mi prioridad no es el tema económico, más allá de que es importante, por mis hijos. Le hablé de los derechos de las amas de casa, de lo que cuesta llevar adelante una familia, de cómo se sostiene esa estructura durante veinte años, de que delegué mi carrera en pos de ese hombre que hoy dice alegremente ‘adiós’. Todo con el fin de que se pudiera destacar o reconocer el valor que la mujer desempeña en el matrimonio, que en mi caso tenía 20 años de amor, esfumados de un día para otro”.

La voz de Evelyn von Brocke (46) se atenúa cuando finaliza la frase. Podría decirse que tiende a quebrarse. Más allá de la mujer que posa frente a la lente, atrevida y fatal, está la madre de dos hijos que intenta reflexionar más allá del dolor que dice sentir. Al comienzo de esta nota, la rubia contaba lo que expresó en pleno juzgado el 26 de septiembre, en San Isidro, ante un tribunal de familia, expediente que recién se inicia, y en el que parece que se acordó de entrada que Fabián Doman, su ex –hoy de novio con la empresaria Carolina Nuin–, le pase 45 mil pesos mensuales para la manutención de los dos hijos que ambos tienen en común: Constance (17) y Marc (14) y del hogar donde viven, incluyendo: alimentos, cuotas de colegios, vacaciones, medicina prepaga, expensas de la casa del barrio privado en el que residen, etcétera, vivienda que será de sus chicos, aunque quizás a futuro pueda venderse, dividiendo bienes. La discusión continuará el 17 de octubre en una audiencia, entre otras cosas porque no se pusieron de acuerdo en qué hacer con tres departamentos que poseen –uno en construcción–.

Digamos que da la sensación de que Evelyn estaría descubriendo algunas cosas que hasta ahora ignoraba. Y comenzaría a cambiar su forma de proceder y de pensar. Por eso preferiría ir por un divorcio contradictorio, para estirar el tema y complicarle la existencia a Doman, que intenta desesperadamente solucionar todo a gran velocidad para sentirse libre junto a su nuevo amor.

–¿Te cayó la ficha de que él está con otra?
–Sí, eso está claro.

–¿Y te duele que coquetee con esta nueva situación?
–Digamos que me habría gustado que tuviese más cautela. A veces lo desconozco exponiéndose tanto. Está como chico con juguete nuevo. Me da un poquito de pena que disfrute tanto de tener nueva novia. En especial porque están en el medio nuestros hijos, que merecen respeto, ya que no se trata de una separación de la familia.

–¿No sospechás que él pudo haber conocido a “su novia”, como dice hoy, mientras estaba con vos, sin haberse separado.
–No creo, hacíamos una vida re tranqui. Se levantaba muy temprano para ir a trabajar y después hacíamos todo juntos. Digamos que no le daban los tiempos.

–¿A vos cuándo te hizo el clic de que estabas separada?
–Me llevó un proceso asimilarlo, porque no me lo esperaba. Me sorprendió, más allá de que él dice que venía advirtiéndome.

–Una prueba de que una pareja se deteriora es la baja abrupta en la frecuencia de sexo.
–Es que eso funcionó siempre bien hasta último momento. ¿Ves? Eso me confundió aún más. Te conté que antes de separarnos fuimos de viaje a Turquía, y ahí, los dos solos, disfrutamos del sexo como nunca en los últimos años, más allá de lo hermoso del viaje y el paisaje. Evidentemente, él había procesado desde mucho antes la separación en su cabeza.

–¿Hay algo que te ayuda a estar mejor?
–Claro... Mis hijos, mis amigos, mis compañeros de trabajo. Mirá, yo dediqué mi vida a mi marido y mis chicos. Tenía una vida rutinaria, porque cuando sostenés una estructura de familia no te podés caer, pero era muy feliz. Ahora estoy sola y menos me puedo caer, porque Cocó y Marc me necesitan más que nunca. Hoy vivo por y para ellos.

–¿Qué fue lo primero que pensaste cuando enfrentaste a la jueza por el divorcio?
–Más que pensar, sentí mucha tristeza y escalofríos. Me bajó la presión, me sentí hecha pelota.

–¿El va a tu casa?
–Claro. Tiene la llave. Puede venir cuando quiera para ver a los chicos. Eso sí: que toque timbre para entrar. No mezclo la pareja con los hijos. Son situaciones diferentes. Yo por ellos doy la vida.

–Cuando te sentís sola, ¿decaés de ánimo?
–No me lo permito. Soy muy luchadora. Debe ser porque tuve una niñez y una adolescencia muy tristes.

–¿Por qué? ¿Se puede saber?
–Por ahora prefiero guardármelo. A los 17 años me fui de casa. A los 15 ya trabajaba como modelo de mujer real para Marlboro, Chesterfield, Parisiennes. A los 25 empecé con el tema de la tele. Llegué a gerente de Comunicaciones. Vivía con mi papá.

–¿Más allá de todo aquello, hoy ves a tus padres?
–Por supuesto, y tengo muy buena relación con ambos, la mejor.

–¿Se mencionaron hombres como posibles reemplazantes de Fabián Doman?
–Sí, los escuché y los leí. Son todas mentiras, gente mala que quiere dañarme lanzando nombres de señores con los que no tengo nada que ver.

–¿Te imaginás en el futuro enamorada de otro y feliz?
–En este momento, la verdad que no. Será cuestión de tiempo. Hoy necesito reencontrarme conmigo mismo. El hombre que llegue a mi vida deberá atravesar un muro de concreto. Así me siento hoy.

Evelyn posa sensual para la cámara, algo que cada vez le cuesta menos. Tan es así que está en conversaciones con el manager de modelos Leandro Rud para ingresar a su staff. ¿El posible debut? El 19 de octubre en La Matanza.

Evelyn posa sensual para la cámara, algo que cada vez le cuesta menos. Tan es así que está en conversaciones con el manager de modelos Leandro Rud para ingresar a su staff. ¿El posible debut? El 19 de octubre en La Matanza.

“El sexo funcionó siempre bien hasta último momento. Eso me confundió más. Te conté que antes de separarnos fuimos de viaje a Turquía, y ahí, los dos solos, disfrutamos como nunca en los últimos años”

“El sexo funcionó siempre bien hasta último momento. Eso me confundió más. Te conté que antes de separarnos fuimos de viaje a Turquía, y ahí, los dos solos, disfrutamos como nunca en los últimos años”

“En este momento no me veo enamorada. Será cuestión de tiempo. Hoy necesito reencontrarme conmigo misma. El hombre que llegue a mi vida deberá atravesar un muro de concreto”

“En este momento no me veo enamorada. Será cuestión de tiempo. Hoy necesito reencontrarme conmigo misma. El hombre que llegue a mi vida deberá atravesar un muro de concreto”

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig