DIWAN VS BERNAL. Mediación fallida, ambiciones económicas y giro escandaloso – GENTE Online
 

DIWAN VS BERNAL. Mediación fallida, ambiciones económicas y giro escandaloso

Actualidad
Actualidad

Fue una hora y media para que hablaran a solas. Mientras Gisela Bernal (29) permanecía sentada y con la mirada esquiva, Ariel Diwan (39) caminaba de un lado al otro. En la oficina de seis metros cuadrados donde se realizaba la mediación, ella intentaba mostrarse firme pero por momentos lloraba, balbuceaba, se disculpaba y levantaba el volumen de su voz.

El, en tanto, la señalaba con el dedo, intentaba controlar el tono –si gritaba, acto seguido respiraba y volvía a su eje– y se desesperaba por fumar un cigarrillo. En el primer piso de Tucumán 1367, la ex pareja se reunía por primera vez desde la notificación judicial que confirmaba lo peor: el pequeño de dos años y medio había dejado de ser un hijo en común.

ENTRE CUATRO PAREDES. Todo fue apenas pasadas las tres de la tarde del último martes 4 de agosto, en una de las dependencias de la oficina B, donde atiende la doctora Mariela González, mediadora entre las partes. Desde las 14.30, estaban reunidos la doctora Ana Rosenfeld y dos abogados del estudio del doctor Fernando Burlando (sufrió una lesión en Bailando por un sueño y por eso no estuvo prsente) junto a Ariel Diwan, y el doctor Guillermo Arín acompañando a Bernal.

Entonces, según trascendió, promediando la reunión y por mutuo acuerdo –con el consenso de sus abogados–, el empresario y la bailarina quisieron hablar un rato a solas, mientras sus letrados avanzaban en detalles de procedimiento.

“Pasaron una hora y media intercambiando opiniones. La charla empezó con cierta tensión y tuvo momentos álgidos, pero nunca llegó a ser agresiva e incluso duró tanto porque por momentos fue cordial y hubo un principio de acuerdo... Se despidieron en buenos términos. Consensuaron que Diwan podría ver al nene, mientras que Bernal recibiría un dinero para su cuidado y el pago de la obra social”, contaron allegados. Sin embargo, aquello que parecía posible el martes 4 por la tarde, quedaría en la nada apenas cinco días después. Y aquí vienen las razones.

TRABAS ECONOMICAS. Antes, pasemos en limpio el principio de esta historia. La pareja está separada de hecho desde mediados de enero. En marzo, el productor teatral y la bailarina empezaron el más duro de los procesos judiciales, después de que un primer ADN que Diwan se hizo en privado arrojara cero por ciento de compatibilidad con el menor.

Entonces, ante la Justicia civil –asesorado por Rosenfeld–, Diwan pidió el ADN oficial –que se hizo en la Fundación Favaloro y el lunes 3 confirmó el resultado negativo–. Rogó un régimen de visitas para poder ver a quien –incluso para la ley– todavía es su hijo. En materia penal inició –patrocinado por Burlando– una denuncia por supresión de identidad y falsificación de documento.

En tanto, Bernal esgrimió que su ex la agredía e injuriaba y logró una restricción perimetral. Además, pidió avanzar sobre la cuota alimentaria (hasta que estuviesen los resultados del ADN) y abogó por permanecer en la casa familiar del barrio de Palermo (que figura a nombre de los dos, en partes iguales). Ahora, con la certeza de que Diwan no es el padre natural del bebé, ¿cómo siguen las cosas? “A pesar de no ser el padre biológico del nene, mi defendido quiere seguir viéndolo. Esa es su principal pretensión judicial. Pide la impugnación del reconocimiento (es decir, sacarle el apellido, para que el bebé pueda saber su verdadera identidad), pero quiere seguir viéndolo”, asegura Rosenfeld.

“Lo ama y siente que es su hijo, porque durante dos años participó activamente de su crianza. Además, considera que es en beneficio del menor, una personita indefensa que lo ama de la misma manera, al igual que a los dos hijos del primer matrimonio de Diwan”, agrega la letrada.

Además puntualiza que en este marco, y por el afecto que siente hacia el niño, el productor se ofreció a pagar una cuota asistencial (no se llama técnicamente “cuota alimentaria”, ya que al no ser su hijo no está obligado), así como la obra social. Todo eso quedó planteado en la última mediación, siempre sujeto a hacer efectivo el régimen de visitas. Pero...

Leé la nota completa en la edición 2612 de GENTE Cruce caliente. Martes 4, Tucumán al 1300. Tras dejar la audiencia de mediación y reunirse a solas durante una hora y media, Diwan y Bernal se cruzan en la calle. Las caras lo dicen todo.

Cruce caliente. Martes 4, Tucumán al 1300. Tras dejar la audiencia de mediación y reunirse a solas durante una hora y media, Diwan y Bernal se cruzan en la calle. Las caras lo dicen todo.

Sin concesiones. La bailarina arribó a la mediación junto al doctor Guillermo Arín, quien renunció a patrocinarla el último domingo. “Hasta acá llegué. Estuve todo este tiempo tratando de ayudarla en la negociación, pero Gisela no hace concesiones, sobre todo desde el punto de vista económico”, asegura su ahora ex abogado.

Sin concesiones. La bailarina arribó a la mediación junto al doctor Guillermo Arín, quien renunció a patrocinarla el último domingo. “Hasta acá llegué. Estuve todo este tiempo tratando de ayudarla en la negociación, pero Gisela no hace concesiones, sobre todo desde el punto de vista económico”, asegura su ahora ex abogado.

Hasta el final. “Diwan quiere llegar a las últimas consecuencias. A nivel civil, pide la impugnación de paternidad, pero quiere seguir viendo al nene, algo que Bernal no le permite. Y desde lo penal, la lleva a juicio por supresión de identidad”, señala la doctora Ana Rosenfeld sobre el último giro de la causa.

Hasta el final. “Diwan quiere llegar a las últimas consecuencias. A nivel civil, pide la impugnación de paternidad, pero quiere seguir viendo al nene, algo que Bernal no le permite. Y desde lo penal, la lleva a juicio por supresión de identidad”, señala la doctora Ana Rosenfeld sobre el último giro de la causa.

Eran otros tiempos... Ariel y Gisela empezaron a salir esporádicamente en 2010, cuando él todavía estaba casado. A los dos años, ella le avisó que estaba embarazada y, según Bernal, le aclaró que podía no ser de él. Apostaron a la convivencia. En enero de 2013 nació el bebé y Diwan no dudó en hacerse cargo. En enero de este año se separaron y en marzo, él se hizo el primer ADN (unilateral y privado) que desataría el escándalo.

Eran otros tiempos... Ariel y Gisela empezaron a salir esporádicamente en 2010, cuando él todavía estaba casado. A los dos años, ella le avisó que estaba embarazada y, según Bernal, le aclaró que podía no ser de él. Apostaron a la convivencia. En enero de 2013 nació el bebé y Diwan no dudó en hacerse cargo. En enero de este año se separaron y en marzo, él se hizo el primer ADN (unilateral y privado) que desataría el escándalo.

Drama mediatizado. Francisco Delgado, minutos antes de entrar a la casa de Gran Hermano, acaba de tener una hija con su actual pareja y sabe de la posibilidad de su nueva paternidad con Gisela. Y Bernal, que participa de Bailando por un sueño, el último sábado, en la mesa de Mirtha, aseguró que Delgado es el padre de su hijo.

Drama mediatizado. Francisco Delgado, minutos antes de entrar a la casa de Gran Hermano, acaba de tener una hija con su actual pareja y sabe de la posibilidad de su nueva paternidad con Gisela. Y Bernal, que participa de Bailando por un sueño, el último sábado, en la mesa de Mirtha, aseguró que Delgado es el padre de su hijo.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig