“Diez años después, volvimos a divertirnos” – GENTE Online
 

“Diez años después, volvimos a divertirnos”

Actualidad
Actualidad

La tarea no era nada fácil. Había que romper un silencio de diez años. Porque Soda Stereo dio su último concierto el 20 de septiembre de 1997, una exacta década antes del 20 de septiembre de 2007, cuando debían anunciar su reunión y gira continental de 19 shows, entre ellos cinco en la cancha de River. Como dice una de sus canciones, “ya lo sabes, nada es casualidad”, y no fue accidental que la cita se consumara justo ese día y justo en ese preciso lugar: Museum, el histórico edificio diseñado por Gustave Eiffel que una vez habían utilizado para uno de sus videoclips más famosos: En la ciudad de la furia. Claro que la invitación circuló casi como un secreto y recién fue confirmada a los medios muy poco tiempo antes, disponiéndose el día D un importante vallado de seguridad e, incluso, cortándose un carril de la calle Perú. Pero la cosa ya venía de la jornada anterior: al mejor estilo de los equipos antes de un partido importante, Gustavo Cerati, Zeta Bosio y Charly Alberti se habían alojado en el hotel Intercontinental, manteniendo contacto sólo con sus mánagers y amigos más cercanos. ¿Cómo estaban? “Algo nerviosos y expectantes”, anticiparon. En el escenario del Museum, sin embargo, a la hora de volver a tocar en público, se los encontró de excente humor. También, cuando la conferencia de prensa organizada por Personal y Sony Ericsson se extendía a noventa minutos. Y lo mismo en el cuidadosamente vigilado backstage, antes de regresar al Intercontinental en dos combis, abrir un par de champagnes y observar por televisión el encuentro mediático que acababan de mantener …

¡ESPERO QUE NO ESTEMOS DEMASIADO PATETICOS!”. Ante decenas de periodistas y cámaras atentas, empezaron por mencionar los motivos del retorno y siguieron hablando de aquel tajante anuncio de separación de una década atrás. “En lo personal”, explicó Gustavo, “sentí que era un buen momento para celebrar, porque había terminado una extensa gira como solista. Por otro lado, venía de una serie de encuentros con Charly y Zeta, donde floreció la posibilidad. La otra cosa tuvo que ver con que me gustaba la idea de que mis hijos vieran a Soda Stereo alguna vez. Lo que recibimos de la gente también fue muy fuerte, así que supongo que en algún momento había que hacerlo. Yo anuncié que no sería cuando estemos demasiado patéticos… ¡espero que no lo estemos! Así que nos pareció el momento. Quiero aclarar que nosotros nunca nos peleamos. Lo nuestro, en el ‘road’ con Soda; es que en el 95, 96 y 97 andábamos cansados, sentíamos el agotamiento”. Zeta agregó, sorprendido por todo lo que el regreso desató: “Hay algo que se debe aclarar: no nos juntamos a partir de una propuesta de dinero. Si fuera por eso, lo hubiéramos hecho años antes. No pensamos que podía pasar esto. Somos seres ordinarios a los que les pasa algo extraordinario”. Y se sumó Charly: “Lo que está sucediendo en los ensayos es un redescubrir a Soda Stereo, porque disco tras disco nosotros íbamos modificando las versiones de los álbumes anteriores, para adaptarlas al último sonido que teníamos… En serio: mata volver a tocar esas versiones originales”.

COMO AYER, DE HOY Y PARA SIEMPRE. Motivados por la gran ocasión, el Museum había sido decorado de antemano con decenas de discos de oro y platino obtenidos durante la carrera del grupo. Fanáticos y periodistas llegaron puntuales, al igual que invitados, como los músicos mexicanos de Café Tacuba (admiradores de Soda) y locales como Fernando Samalea, Richard Coleman y Tweety González, este último confirmado como invitado para la gira 2007, al igual que Leo García y Leandro Fresco. Los rumores indicaban que el orden reinante se debía a una posible actuación de la banda, y así sucedió antes de la esperada conferencia: de pronto se abrió el telón y en el escenario estaban los tres, impecables, elegantes y con aires new-wave de corbatas finitas. Tocaron dos temas (Sobredosis de TV y En la ciudad de la furia) y bromearon que el show seguiría el 19 de octubre en la cancha de River Plate. Un detalle: la guitarra de Gustavo era un modelo de color azul que muchos relacionan con los comienzos. Atrás, como decorado, otro guiño: una hilera de televisores con señal de interferencia, lo mismo que habían dispuesto en su primer gran concierto de la calle Corrientes, a fines de 1984, en el teatro Astros. Después, con Lalo Mir de moderador, contestaron preguntas de cronistas locales y extranjeros, hubo recuerdos de antiguas giras, aclaraciones, ¿y vaticinios? “El año pasado pensamos que podíamos volver a divertirnos. Y sí, diez años después volvimos a divertirnos”, coincidieron de entrada.

¿SEGUIRAN O NO? ¿HABRA NUEVO DISCO O NO? Los Soda, admitieron, notaron en estas semanas una especie de frescura. “Se recuperó la energía que en el 97 habíamos perdido”, reconocieron. También confesaron que cuando empezaron a ensayar, los afortunados testigos se quedaron hipnotizados, por lo cual debieron echarlos. “Necesitábamos charlar... Tras un rato de relax, nos calzamos los instrumentos y tocamos casi 40 temas de Soda, como pudimos. La cosa se prendió fuego rápidamente”, coincidieron, anticipando que el público verá y escuchará versiones muy ajustadas a como fueron creadas. Y reconociendo que no imaginaban semejante suceso de ventas. Ni siquiera Charly, que buscando un poco de paz en el Sur terminó conectándose con su Blackberry hasta que, excitado al enterarse de los cinco River agotados y los dos Foro Sol de México DF, resolvió volver y subirse al tren definitivamente. Pero, ¿habrá o no un nuevo disco? Respuesta unánime: “No nos lo planteamos, pero…”, dejaron correr los puntos suspensivos antes de partir hacia el camarín –en compañía de Daniel Kon (el manager histórico de la banda) y su esposa, Maitena; Sofía Medrano, la pareja de Gustavo, y Oscar Fernández, el estilista de Cerati; Mariana, la novia de Charly; Luisina, la vestuarista del grupo, y el RP Gaby Alvarez– y no sin antes contestar la pregunta del millón:

–Muchos fans ya hablan de un sexto River para que sea realmente el último concierto. ¿Puede haber más Soda Stereo el año próximo o no?
Gustavo:
En principio no es el plan. Veremos.

…mucho más queda. Parecen querer decir, a fuerza de música y talento, los Soda. “<i>Nosotros nunca nos peleamos</i>”, aclararían no bien tocaron Sobredosis de TV y En la ciudad de la furia.

…mucho más queda. Parecen querer decir, a fuerza de música y talento, los Soda. “Nosotros nunca nos peleamos”, aclararían no bien tocaron Sobredosis de TV y En la ciudad de la furia.

Cerati, Bosio y Alberti de nuevo en la ruta.

Cerati, Bosio y Alberti de nuevo en la ruta.

Tras dejar Museum y brindar en el hotel Intercontinental, Cerati pasó por el Palacio Errázuriz-Alvear y disfrutó la fiesta de Chandon Rosé. El domingo, Zeta escuchó a Molotov en el Pepsi Music. Ambos, el lunes, llegando al estudio de ensayo, en Vicente López.

Tras dejar Museum y brindar en el hotel Intercontinental, Cerati pasó por el Palacio Errázuriz-Alvear y disfrutó la fiesta de Chandon Rosé. El domingo, Zeta escuchó a Molotov en el Pepsi Music. Ambos, el lunes, llegando al estudio de ensayo, en Vicente López.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig