“Diego me puso un límite: en el Mundial de Brasil quiere un Forlancito en la tribuna” – GENTE Online
 

“Diego me puso un límite: en el Mundial de Brasil quiere un Forlancito en la tribuna”

Actualidad
Actualidad

Me cuesta estar tan lejos de mi amor. No tenemos una fecha límite para vivir juntos, no queremos quemar etapas, pero cada vez que nos separamos aparece la frase: ‘¿Hasta cuándo?’”, confiesa la modelo y conductora Zaira Nara (22), diosa y novia súper formal desde hace dos años de Diego Forlán (31), el crack de la Celeste en Sudáfrica 2010 y figura del Atlético Madrid.

–¿Dejarías todo por amor, como hizo tu hermana Wanda, que hoy vive en Italia?
–Ella es mucho más explosiva, a los seis meses de novia con Maxi (López) ya preparaban el casamiento. Nosotros ya hace dos años que estamos de novios y vamos despacio. Diego es mi hombre ideal y lo elijo todos los días, pero también estamos orgullosos de la carrera de cada uno.

–¿En Madrid sos una ama de casa?
–¡Sí! ¡Soy irreconocible! Tengo una doble vida: acá soy como una hija única y allá soy toda una mujer: ordeno la casa, limpio, cocino…Estoy cien por ciento para Diego y me adapto a su vida, porque la prioridad ahora es el fútbol. ¡Los reencuentros son explosivos!

Modelo Multitalent y conductora de largo aliento (cuatro horas en vivo todos los sábados con La cocina del show por el Trece), sigue viviendo con sus padres en San Isidro: “Me compré un departamento en Las Cañitas pero nunca me instalé. No me gusta la idea de llegar a casa y estar sola, prefiero desayunar y cenar con mis papás. Sé que cuando me decida a seguir a Diego podrá tocarme cualquier lugar del mundo, así que ahora quiero aprovechar a mis afectos”.

–Y cuando aterrizás en Ezeiza, a cocinar en televisión…
–Sí, pero La cocina del show es como un juego. El que cocina muy, pero muy bien es Mariano (Iudica) y aprendo muchísimo al lado de él. No hacemos platos súper elaborados pero mis seguidores en Twitter me piden las recetas. Me incentiva mucho estar con él, a veces llego a casa y me pongo a cocinar. Mi hermana Wanda es mucho más cocinera: hoy me mostró un pastel de papas por el Facebook que le salió tremendo.

–Si esperás a Diego para una cena romántica, ¿qué le preparás?
–Algo simple: tarta de verduras, pollo al horno con legumbres…Un menú bajas calorías. Eso sí: me visto bien sexy. Un buen escote es el mejor condimento.

–¿Y cuándo quiere mirar un partido de fútbol?
–Me acuesto y me levanto con un partido de fútbol en la tele: ligas de los Estados Unidos, de Italia, de la Argentina…¡todo! A veces me siento al lado, miro un rato y pregunto algunas cosas como para parecer interesada (risas). Lo peor es que me termina gustando, pero trato de no opinar.

–¿Dónde imaginás tu futuro?
–Supongo que mi vida será cada vez más Madrid y menos Buenos Aires. Allá también puedo tener un hogar y trabajar. Me imagino una vida tranquila, tener una huerta, disfrutar de mi casa…

–¿Soñas un casamiento de princesa?
–No, con Diego somos relajados. Me imagino los dos descalzos, en la playa, con el agua hasta los tobillos.

–¿Quieren una familia numerosa?
–No sé cuántos hijos tendremos pero ojalá sean muchos. Diego quiere ser padre relativamente joven y tiene 31 años, así que me puso un límite: en el Mundial de Brasil, en 2014, quiere al menos un Forlán en la tribuna.

–¿Y después tendrán el hogar en Uruguay o en la Argentina?
–Me encanta la vida en Uruguay, y Diego también quiere muchísimo a la Argentina. El acuerdo va más por el lado de que como en los próximos años lo voy a seguir a él, después me toca a mí.

–¿Nunca te dejás llevar por un impulso?
–En general, no. Prefiero pensar bien las decisiones. Me propusieron conducir Sé lo que hiciste, un programa diario de humor español, así que iba a tener que estar de lunes a viernes en Madrid y viajar los sábados para La cocina… Me costó mucho decir que no, pero me pregunté ¿hasta dónde quiero llegar con 22 años? Era tentador, pero no iba a tener vida.

–¿Y en la cocina con qué te tentás?
–Evito los fritos y muchos dulces, pero me encantan. Mi merienda no es todos los días una porción de torta, pero tampoco voy a una cena con amigas con mi lata de atún y una manzana en la cartera. ¡Acepto una porción de pizza feliz! Trato de no quedarme con las ganas de nada porque si no después ataco la alacena.

Si bien parece tener una sonrisa patentada, Zaira Nara asegura que “la vida de las modelos es muy sacrificada”. Y confiesa que sin televisión, es muy difícil hacer carrera como top: “Las marcas prefieren las caras que están en la pantalla”.

Sus curvas son una excepción entre las hiperdelgadas chicas de pasarela. ¿El plan? Dejó lo aeróbico para trabajar la musculación con un personal trainer, todos los días, una hora y media. Cuenta: “Al tener músculos acelero el metabolismo y quemo más grasas que matándome una hora en la cinta o con los electrodos en la cola. ¡Veremos los resultados!”

–¿Diego te come con los ojos?
–Sí, me di cuenta que lo que más le gusta es verme con un jean y una camiseta.

–¿Te molesta la palabra botinera?
–Soy bastante prejuiciosa y confieso que me había jurado no estar nunca con un futbolista. Pero con Diego me cambió todo. No me molesta el término “botinera” porque es verdad que hay chicas que están buscando conocer a algún jugador, pero es una moda. Eso sí: no sé que hago si se presenta un séquito de botineras alrededor de mi novio, ¿eh?

<i>“Tengo una doble vida: en Buenos Aires soy como una hija única, y en Madrid soy toda una mujer: ordeno la casa, limpio, cocino… Estoy cien por ciento para Diego y me  adapto a su vida”</i>, dice la diosa de Multitalent.

“Tengo una doble vida: en Buenos Aires soy como una hija única, y en Madrid soy toda una mujer: ordeno la casa, limpio, cocino… Estoy cien por ciento para Diego y me adapto a su vida”, dice la diosa de Multitalent.

“No me molesta el término ‘botinera’ porque es verdad que hay chicas que están buscando conocer a algún jugador, pero es una moda”.

“No me molesta el término ‘botinera’ porque es verdad que hay chicas que están buscando conocer a algún jugador, pero es una moda”.

“Supongo que mi vida será cada vez más Madrid y menos Buenos Aires. Allá también puedo tener un hogar y trabajar”.

“Supongo que mi vida será cada vez más Madrid y menos Buenos Aires. Allá también puedo tener un hogar y trabajar”.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig