“Después de que nazca nuestro hijo, nos casamos” – GENTE Online
 

“Después de que nazca nuestro hijo, nos casamos”

Actualidad
Actualidad

Hoy, un fin de semana del mes de noviembre, en Roma está soleado y el invierno a punto de caer, aunque el sol hace que el frío no se sienta. Como siempre, la Fontana di Trevi está repleta de esos pequeños hombrecitos llegados desde el Lejano Oriente con la última cámara digital, de marca japonesa, claro. Una chica rubia que a pesar de su embarazo conserva medidas impecables, de espaldas, tira una moneda en las famosas aguas y pide un deseo en silencio. No es muy difícil saber por dónde pasa el pedido. O tal vez sólo sueñe con que todo siga igual.

Ahora, la conocida fuente se despeja y Evangelina Anderson (24, con cuatro meses de embarazo) junto a Martín Gastón Demichelis (27) logran esa misión imposible que es sacarse una foto casi limpia en esta obra construida en 1732.

“Esta es nuestra luna de miel adelantada… En realidad, desde hace un tiempo vivimos una luna de miel eterna”, cuenta Evangelina, quien conoció al defensor del Bayern Munich en enero en Keops, un boliche top de Villa Carlos Paz. Desde entonces, la rubia le hace una marca personal como si en realidad fuera ella el back de la Selección argentina de fútbol.

La pareja aprovechó que Martín tenía una molesta lesión en la pantorrilla –y que su DT le dio unos días libres– para conocer la capital italiana. Además del barrio de Trevi, visitaron la Piazza Navona –donde se levanta el imponente edificio de la embajada de Brasil–, tomaron las postales más clásicas del Coliseo y la Plaza San Pedro, corazón del Vaticano, donde también admiraron la bóveda pintada por Miguel Angel en la Capilla Sixtina. “Nos anticipamos a la luna de miel. Ojo, que cuando nazca nuestro hijo pensamos casarnos”, planifican Eva y Martín en Roma.

HOGAR, DULCE HOGAR (ALEMAN). Desde que supo que espera un hijo junto a Martín Demichelis, Evangelina se instaló en Munich: “Mientras podamos, queremos pasar la mayor cantidad de tiempo juntos”. Después de cada partido, Eva lo espera con la comida lista. La especialidad de la rubia son las milanesas de soja. “Es que en Europa no se consiguen…”, explica ella, vegetariana. Es cierto que no se puede calificar a la modelo como una experta ama de casa, pero hay que aceptar que voluntad no le falta. “Nunca voy a entender las cafeteras alemanas. Un día teníamos gente en casa y toqué un par de botones que enloquecieron a la máquina. Cuando vino Martín, me mostró un botón que tenía un dedo tachado: ‘¿Ves? En ese lugar no hay que tocar’, me explicó”.

ESPERANDO ABRIL… O MAYO. Durante su viaje por Roma, los chicos pararon en un resort con vista a los hermosos parques que lindan con las afueras de la ciudad. Allí estuvieron pensando dónde tendrán a su primer hijo, “que si es varón se llamará Martín y si es mujer… veremos”, y llegará entre los últimos días de abril y los primeros de mayo. En la mayoría de las fotos, Martín le toca la panza a su mujer, como un papá chocho. Es que él está muy entusiasmado con el bebé, al punto que hace diez días, cuando marcó su primer gol de la temporada ante el Energie Cottbus, tomó la pelota, la puso debajo de su camiseta y la besó con mucho amor, como si fuera la pancita de Evangelina.

Tan enamorados están que casi no se separan. Días atrás, Eva visitó Buenos Aires para cumplir con su última campaña de lencería antes de ser mamá, y en menos de una semana regresó a Alemania. “Me encantaría que Martín esté a mi lado durante el parto. También, que mi familia esté cerca mío, pero cuando estoy lejos de Martín lo extraño mucho. Durante los dos últimos meses no voy a poder viajar en avión, y analizando todas esas circunstancias veremos dónde nace”, dice Evangelina, que seguramente tendrá su hijo en Alemania, bien cerquita de Martín, quien entonces, seguramente también, estará peleando por un nuevo título con el Bayern Munich. Con el Coliseo de fondo, el férreo defensor, orgulloso, abraza la pancita de Eva. Una pareja que cada día está más afianzada.

Con el Coliseo de fondo, el férreo defensor, orgulloso, abraza la pancita de Eva. Una pareja que cada día está más afianzada.

Demichelis está muy feliz con el hijo que vendrá; por eso, hace diez días le dedicó su primer gol en la temporada alemana.

Demichelis está muy feliz con el hijo que vendrá; por eso, hace diez días le dedicó su primer gol en la temporada alemana.

Cuando salían por las calles de la ciudad, les pedían a otros turistas que les tomaran fotos, porque “teníamos muy pocas de los dos juntos”.

Cuando salían por las calles de la ciudad, les pedían a otros turistas que les tomaran fotos, porque “teníamos muy pocas de los dos juntos”.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig