«Después de mucho tiempo, volví a sentir miedo» – GENTE Online
 

"Después de mucho tiempo, volví a sentir miedo"

Actualidad
Actualidad

-¿Qué te pasa que tenés esa cara?
-No sé, me agarró de repente. Es un dolor acá
en la espalda, acá atrás, ¿ves? Ahí, en el costado izquierdo... Debe ser una
contractura. Ya se me va a pasar...

Facundo Arana prefirió ignorar aquella puntada, hizo todo lo posible para
restarle importancia. Nunca imaginó que el calvario recién empezaba. Nunca
imaginó que ese síntoma sería el primero de los muchos que padecería.

LA INTERNACION. Ese miércoles -21 de julio- tenía su jornada perfectamente
calculada: se despertaría a las seis y media de la mañana, pondría la pava a
calentar para tomarse unos mates junto a su perra Pampa y partiría hacia los
estudios de Pol-ka. A las 7.30 de la mañana comenzaría a grabar las primeras
escenas de Padre Coraje, la novela de Canal 13 que lo tiene de protagonista.
Después, a las 18, llegarían los chicos de CQC para filmar un especial que iría
al aire en el programa de Mario Pergolini. Por último, antes de regresar a casa
para reencontrarse con su mujer, Isabel Macedo, pasaría por el gimnasio -la
rutina obligada de todos los días- para hacer algo de fierros antes de la cena.

Sus planes se abortaron a las 20.30, no bien terminó de cumplir su promesa con
"los hombres de negro". Las conjeturas de Arana fracasaron cuando, al dolor de
espalda se le sumó un fuerte malestar estomacal y quedó encorvado de dolor en
medio de su camarín.

-Che, esto es más que una contractura -advirtió Marcelo Rey, su representante, y
no dudó en llamar a emergencias médicas del CEMIC para que lo revisara un
profesional.

-Me atrevería a prediagnosticar un cálculo renal. Para más seguridad, va a tener
que hacerse unos estudios -aconsejó el enviado de emergencias.
Antes de las nueve de la noche, sin gym ni cena, entraba en ambulancia a la
guardia del CEMIC de Barrio Norte, ubicado sobre la avenida Las Heras al 2900.
Isabel, su pareja desde hace ocho veranos y Javier Ureta Sáenz Peña -su médico
de cabecera desde los 17 años- ya estaban ahí. Menos de una hora más tarde, la
ecografía lo había confirmado: era un cólico renal, "una piedra" (4 milímetros
por 2 de diámetro), como lo llaman en la jerga médica.

LA ANGUSTIA DE SUS FANS. Tras los análisis, Ureta dio su propio dictamen: "Facu,
acá hay dos opciones: una, intervenir con una operación endoscópica que es muy
sencilla, ya que tarda a lo sumo unos veinte minutos; o bien darte unos sedantes
muy fuertes para calmar el dolor y esperar a que elimines la piedra
naturalmente
". Arana no lo dudó: optó por los calmantes y esperar para expulsar
el cálculo. Suero mediante, así pasó la noche del miércoles, todo el jueves y
viernes.

Mientas tanto, cientos de e-mails llegaban a su correo personal, y otro tanto
inundaban las radios, canales de televisión y redacciones de los principales
medios gráficos. Sólo a nuestro sitio, en GENTE, entraron más de 350. Fans de la
Capital Federal, del interior del país, de Chile, Uruguay, Puerto Rico, México,
Europa y hasta de Israel escribieron suplicando información sobre el estado de
salud de su ídolo. "Si le pasa algo, juro que me muero", decía una fanática que
lo sigue desde que hizo Yago, pasión morena. Durante el día, sus padres y sus
más íntimos -como Marcelo Rey, Fabián Mazzei y Marcelo Cosentino- fueron los
responsables de visitarlo y entretenerlo con chistes y todo tipo de bromas sobre
lo que se decía y lo que se dejaba de decir relacionado con él. Por las noches,
Isabel Macedo -"la mala" de Floricienta- se encargaba de mimarlo y vigilar sus
sueños. "El no se queja, no dice nada, pero el dolor se le refleja en la cara.
Los propios médicos admiten que los cálculos son más dolorosos que un parto",

contó uno de sus amigos. "Matilde, su mamá, es especilista en reiki desde hace
unos años; está yendo todos los días para ayudarlo a mejorar"
, comentó otra de
las visitas, en relación a la técnica japonesa de transferencia de energía
curativa que se activa mediante la armonización. Otro reveló: "Facundo reza para
poder expedir el cálculo naturalmente. Por menos riesgosa que sea la operación,
¿a quién le gusta pasar por el quirófano?".

LA OPERACION. La noche del viernes fue decisiva: Arana no despedía el cálculo y
estaba siendo más invasiva la dosis de morfina que recibía que la intervención
en sí. Los médicos decidieron operarlo en el CEMIC del barrio de Saavedra, donde
la hotelería ofrece baño privado y cuartos más amplios. Lo trasladaron a las
cinco y media de la madrugada del sábado (24 de julio). Doce horas más tarde,
entraba al quirófano. Recién ahí, por primera vez, Facundo lo reconoció:
"Después de mucho tiempo, volví a sentir miedo".

Nadie se animó a decirlo, a mencionarlo, pero todos pensaron en aquellos años de
lucha que debió pasar en plena adolescencia, cuando un cáncer lo puso frente a
frente con la muerte. Esto era distinto. Completamente distinto. Pero todos
respetaron y comprendieron los fantasmas que podía tener en ese momento.
"Coraje, macho, que El Barba está siempre de tu lado", le disparó uno de los
camilleros, logrando arrancarle una sonrisa. En menos de una hora, el cirujano
se quitó el barbijo para notificar que la intervención había sido un éxito. "En
todo momento sentí que el amor de Isabel me daba fuerzas
", confesó a los
médicos. Si todo marchaba bien, al día siguiente podría irse a la casa.

El domingo, ya sin suero ni calmantes ni molestias, Arana despertó de excelente
humor. Pidió que le dieran el alta para ver el partido de Argentina y Brasil en
su casa. Dijo que el lunes (pasado) quería estar en los estudios de Pol-ka
grabando y contó que se sentía preocupado porque los guionistas de Padre Coraje
habían tenido que cambiar parte de las escenas hasta su recuperación definitiva…
No quería retrasar un día más la filmación. Adrián Suar en persona se encargó de
tranquilizarlo. "Decile que se deje de hinchar. Que se ponga bien, que nosotros
lo esperamos", fue el mensaje que le envió a través de Rey. "Creo que esta misma
noche o el lunes al mediodía, a más tardar, le dan el alta. Supongo que el
martes lo tenés por ahí",
le anticipó Rey a El Chueco.

Pero ese mismo domingo, cuando se puso el sol, volvieron los dolores.

OTRA VEZ EL DOLOR. Arana, que se había pasado el día suplicando ir a casa, ahora
pedía por favor que le enviaran otra vez a los médicos. La enfermera de guardia
intentó calmarlo: "Es normal, mi vida, debés estar eliminando las últimas
arenillas"
, adivinó antes de correr a pedir ayuda. Ante la duda, se decidió
hacer una nueva tomografía para chequear que no hubieran quedado vestigios de
cálculo alguno. Y, efectivamente, las molestias se debían a esa expulsión
natural. Volvieron a darle calmantes. Sólo quedaba esperar.

El lunes 26, a las 17, uno de los administrativos del CEMIC repartió un
comunicado a los medios que aguardaban desde temprano el alta del actor. Allí se
informaba: "El paciente Facundo Arana, que se encuentra internado en el Hospital
Universitario CEMIC, sede Saavedra, ha presentado un cólico renal secundario a
litiasis uretral. Su evolución ha sido favorable y se encuentra asintomático en
estas últimas doce horas. De persistir sin síntomas se prevé el alta sanatorial
dentro de las próximas 48 horas".

Mientras todos esperan verlo sonreír otra vez y con su pulgar en alto, en su
Forum las chicas no se privan de nada.

- "Facu, hay que cuidarse más. Reponete prontito, amor. Te quiero. Pamela."
- "Urgente. Llamado a la solidaridad: Necesito psicóloga. No puedo creer lo que
le está pasando a Facu. Anita."
- "Te dejo un puñado de buenas ondas y pronta recuperación. Te quiero. Vea."
- "Coraje Padre, que tus fieles te adoramos. Marcela."

En su entorno, alguien recordó lo que respondió hace poco, cuando le preguntaron
qué música ponían para hacer el amor: "¿Música? No me hace falta. La música es
ella, Isabel".

por Mariana Montini, con Pablo Procopio
fotos: Estudio Machado-Cicala, Julio Ruiz, Leandro Montini, Diego Soldini, Martín Fernández y Walter Papasodaro
producción: Gabriela Díaz

Fue sólo un susto, pero no puedo negar que se me cruzó alguna pesadilla del pasado"">

"Fue sólo un susto, pero no puedo negar que se me cruzó alguna pesadilla del pasado"

El miércoles pasado debía terminar entre risas, como estas que animaron la sátira de Padre Coraje, que le propuso hacer Mario Pergolini para emitir al otro día en CQC, junto a sus

El miércoles pasado debía terminar entre risas, como estas que animaron la sátira de Padre Coraje, que le propuso hacer Mario Pergolini para emitir al otro día en CQC, junto a sus "socios" de conducción, Eduardo de la Puente y Juan Di Natale. Antes de la grabación, Facundo había sentido los primeros avisos. Justo al final, un fuerte malestar estomacal lo dejó doblado de dolor en su camarín. Esa misma noche era internado en el CEMIC de Barrio Norte.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig