Ahora leyendo
“Metegol humano”: un argentino encontró la alternativa para el regreso a las canchas de fútbol en tiempos de distanciamiento social

“Metegol humano”: un argentino encontró la alternativa para el regreso a las canchas de fútbol en tiempos de distanciamiento social

Avatar

Lejos de la “nueva normalidad”, pero en busca de una “solución”, Gustavo Ciuffo –que tiene tres complejos de canchas en Pergamino– pensó una estrategia para volver a jugar al fútbol en tiempos de distancia social.

“El fútbol es vital para los argentinos”, dice Gustavo Ciuffo. Y explica que el Metegol humano recién es posible en Fase 5 del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio. “Porque permite que se reunan hasta 10 personas haciendo actividad física“, explica.

Señala que antes de lanzar este juego sus canchas -tiene tres complejos en Pergamino- estuvieron cerradas durante tres meses. “Los primeros meses convertí los complejos en un lavadero de autos y la gente que no podía jugar al fútbol me llevaba los autos, con eso podíamos juntar algo como para pagar los sueldos“, explica. Y agrega: “No todo, pero para mí era un aliciente. Estamos endeudados, se hizo muy extrema la situación“.

Avisé al Municipio para que no me multaran, pero yo sabía que no iba a pasar nada porque no infringía ninguna ley: eran 10 personas, con distancia delimitada por las líneas y esta es una actividad recreativa“, dice todavía impactado por la repercusión que tuvo su creación.

Si bien esto funcionó en primer momento, él sabe el amor que tienen los argentinos por el deporte y por eso señala: “La gente quiere jugar al fútbol, se banca el metegol por un tiempo“, dice.

Puede interesarte

Cuenta que Pergamino estuvo en Fase 5 pero debió volver a Fase 4. Cree que “el metegol humano sirvió para que la gente perdiera el miedo, vuelva a sociabilizar, a hacer actividad física, a encontrarse”.

El modelo fue imitado por muchos otros complejos, pero Ciuffo está convencido de que es sólo un reemplazo del fútbol real, que no quedará más que como un recuerdo de la cuarentena. “A la gente le gusta jugar al fútbol“, insiste.

Gustavo Ciuffo en la cancha.

Logramos demostrarle a las autoridades de mi ciudad que era mejor tener a 10 personas jugando en el complejo, con medidas sanitarias: limpieza de manos, pies, uso de barbijo al entrar, manteniendo un registro de trazabilidad y sin posibilidad de quedarse en el lugar, que dejar a 20 jugando en un parque sin ninguna medida. El futbol clandestino no tiene control“, dice.

Ir Arriba