Ahora leyendo
El día que Guillermo Vilas debutó en Hollywood… ¡y ganó Wimbledon!

El día que Guillermo Vilas debutó en Hollywood… ¡y ganó Wimbledon!

Avatar

Hace 40 años, el mejor tenista argentino de todos los tiempos hizo su debut en cine en una película protagonizada por la gran actriz norteamericana Ali Mc Graw. Allí, el jugador argentino consiguió algo que no figura en ningún libro: ser campeón en la Catedral del tenis.

Guillermo Vilas en la Catedral junto a Ali Mc Graw y el otro actor, Dean Paul Martin.

Fue el mejor tenista que dio la historia de Sudamérica. Su garra, su potencia y su mentalidad ganadora, marcaron a millones de personas que, gracias al talento y a los títulos de Guillermo Vilas (67), comenzaron a jugar al tenis. Mucho se sabe de su vida deportiva superlativa que incluye 62 títulos de ATP como singlista y 16 como doblista, una marca que difícilmente algún tenista argentino pueda alcanzar. Su debut en el circuito internacional de mayores fue en 1969 y cinco años después, luego de perder una maratónica final con Björn Borg, comenzó su proyección internacional. Y en 1977, luego de haberse consolidado como una de las figuras del deporte mundial, acarició el cielo con las manos. Tuvo 130 victorias, 14 derrotas y de los 31 torneos que disputó, se quedó con 16.

Ese mismo año, marcó su nombre en letras doradas cuando ganó Roland Garros, el primer Grand Slam de su carrera y el primer que ganó un tenista argentino. Ese año también llegaría su otro título importante, el Abierto de Estados Unidos. Un año después consiguió su tercer Grand Slam, el Abierto de Australia, título que volvería a conseguir en 1979. Pero el que nunca pudo lograr, es el Campeonato de Wimbledon. Ahí fue cuando acunó la famosa frase “El pasto es para las vacas”, ya que nunca pudo pasar cuartos de final en el British Open. Y aunque las estadísticas marcan que nunca en la historia un argentino pudo ganar este torneo, Vilas lo hizo hace cuarenta años, en septiembre de 1979, cuando hizo su debut en Hollywood.

El 17 de agosto Guillermo cumplió 67 años y lo celebró junto a su familia que lo homeneajeó con la torta que más le gusta al ídolo.

Nace una estrella. Hacía dos años que Guillermo Vilas, era uno de los deportistas más importantes del mundo. El destino quiso que la actriz norteamericana Ali Mc Graw, quien saltó a la fama cuando protagonizó junto a Ryan O’Neal Love Story –película que fue considerada una de las más románticas de todos los tiempos según el American Film Institute–, decidiera terminar con sus cinco años de vacaciones y decidiera volver al ruedo. La película se llamó Amor en Juego (Players) y contaba la histroia de una ascendente estrella del tenis internacional que se enamora de una mujer mayor de edad, cuyo compañero es un millonario que parece no gustarle.

Exclusivo, Guillermo junto a la actriz Ali y su entrenador Ion Tiriac.

Allí, Vilas se personifica a sí mismo y enfrenta en la final de Wimbledon al protagonista, Chris Christensen (Paul–Dean Martin, hijo de… sí, Dean Martin), un jugador norteamericano del montón que, en medio de un romance con una enigmática señorita, empieza a jugar bien y termina en la final del Abierto Británico. En Players, el Gran Willy es el monstruo a vencer en el partido decisivo. Todo arranca mal para Chris que ve como los dos primeros sets se van 6–1 y 6–4. Pero cuando llega Ali Mac Graw cambia el partido y el protagonista se queda con el tercer y cuarto set gracias a un doble 7–5.

El afiche de la película que cinco años antes protagonizó Ali Mc Graw y la convirtió en una celebritie.

Y cuando parece que el hijo de Dean Martin se va a quedar con el Grand Slam, Guillermo le arruina la fiesta. A pesar de dos globos muy cortos, poco dignos del verdadero Vilas, Christensen la deja en la red y el argentino gana el set definitivo 7–5. Ahí en Players, consigue el Grand Slam esquivo de su carrera. Previo al estreno de la película, revista GENTE envió a México a la periodista Gabriela Cociffi ­–quien unos años después llegó a ser directora de la revista y hoy es directora editorial del portal Infobae– para entrevistar a Ali Mc Graw quien confesó sobre Vilas: “Guillermo es un actor excelente. Pudo haber actuado más. Nunca tuvo miedo de estar frente a las cámaras. Además como persona es muy amable y tiene una conversación interesante. Yo quedé fascinada con él. Todos quedamos encantados. Creo que puede ser un buen actor”. 

Puede interesarte

Una imagen de la película en el momento en el que Guillermo gana Wimbledon.

Ese fue el debut y despedida del tenista argentino. La película generó más de 7 millones de dólares en taquilla, pero nunca llegó a verse en las salas de la Argentina, a pesar de tener a Guillermo como protagonista secundario. Hoy Vilas hace años que está alejado de las canchas y se ocupa de compartir la pasión con su familia, ya que es el profe de sus tres hijas y su pequeño heredero. Junto a su esposa Phiangphathu Khumueang con quien se casó en 2005 tienen a Andanin de 13 años, Lalindao de 9, curisosamente a Intila quien nació el mismo año pero 10 meses después, y al varoncito de la familia, Guillermo Junior quien llegó al mundo en 2017 y ya con dos años juega al tenis con sus hermanas. Y cuando todos los historiadores confirmen que Wimbledon es una deuda pendiente en su carrera, en su interior Guillermo sabe que su triunfo en la Catedral, fue de película.  

El crack hoy, junto a su esposa Phiangphathu Khumueang y sus 4 hijos: Andanin, Lalindao, Intila y Guillermo Junior

Fotos: Archivo Atlántida

Comentarios de Facebook
© 2019 GENTE | Todos los derechos reservados | Desarrollo: MOnkey ARt. | Términos y Condiciones.

GENTE Y LA ACTUALIDAD de EDITORIAL ATLANTIDA S.A.
Director Responsable: Federico Poletto
Nº de Edición: - Fecha:
Domicilio Legal: Azopardo 579 - C.A.B.A.
Registro DNDA en trámite.

Ir Arriba