Ahora sólo evoluciono hacia lo que vine a hacer a este mundo: cantar bien"." /> «Dejé los vicios; hoy lo que más me puede es una torta con dulce de leche» – GENTE Online
 

"Dejé los vicios; hoy lo que más me puede es una torta con dulce de leche"

Actualidad
Actualidad

Único requisito para la nota: un radiograbador. Llega puntual, con dos guitarras, algunos discos -Fatboy Slim, Oasis, The Offspring-, sus dos managers, que la cuidan al borde de la sobreprotección, y su estilista. Fabiana Cantilo es una rocker que ya usa lentes para ver de cerca. No parece, nadie lo diría, pero tiene 46 años, y los lleva con orgullo. La ex Twists, ex de Fito Páez, la de Mi enfermedad y Nada es para siempre, la chica de la familia célebre -mire qué lista de primos: los rockers Miguel y María José Cantilo, el más popero César Banana Pueyrredón y la política Patricia Bullrich- está de regreso. En Inconsciente colectivo, su último disco, eligió diecisiete canciones para contar -o cantar- su versión del rock nacional. Justamente por ahí empezamos…

-¿Cómo creés que entrás vos, Fabi, en el inconsciente colectivo de los argentinos?
-Yo empecé a entrar por los Twist, pero logré permanecer, pese a todos y a todo.

-¿A pesar de qué, por ejemplo?
-Sobre todo de mí, que siempre huí del éxito. Era más loca e histérica y hasta maltrataba a las personas.

-Como muchos rockeros, durante años tu vida estuvo ligada a los excesos… ¿Esa etapa ya fue?
-La verdad, el rocanrol descontrolado fue hasta el '95, cuando me decidí a encarar una búsqueda espiritual. Mi tema Ya fue habla justamente de eso. Ahora sólo evoluciono hacia lo que vine a hacer a este mundo: cantar bien.

-¿Hubo algún click en especial para desengancharte de esa vida?
-Cada vez que llegaba tarde o me mandaba cualquiera, lo único que pensaba era: "No quiero terminar así". Sobre todo si eso afectaba mi laburo.

-¿A qué edad empezaste a tocar?
-A los ocho. Lo recuerdo perfectamente: fue en la escuela, con una canción de Leonardo Favio. A los once ya tenía todos los discos de los Beatles. Después conocí a Fernando Zamalea y a Charly García, que me dio el empujón para empezar a grabar. Ahí comenzó mi magical mistery tour (tour mágico y misterioso) personal… Con montañas rusas, trenes fantasmas y todo lo que puedas imaginar (se ríe).

-¿Qué cosas te desalentaron en el camino?
-Escucharme horrenda en algunas grabaciones. Hasta llegué a dudar si podía seguir en esto. Tocar en vivo se me había vuelto casi imposible. Pero siempre aplico una frase: "Llega el que no se cansa".

A Fabiana la deslumbran algunas frases, que escucha y atesora como dogmas. Resulta fácil decir cosas como: "No juzgués si no querés ser juzgado", "La queja te detiene", "Tarda en llegar y al final hay recompensa". Por momentos le habla al grabador como si buscara llegar directo al lector. "Quiero que esta nota le sirva a la gente", dice. "Ya que estamos en un medio, digamos algo que sirva, ¿no?". Se saca los lentes, juega con sus mechas rojas.

-Tenés 46 y estás más linda que nunca. ¿Es resultado de tu búsqueda interior?
-Sostengo que lo espiritual se irradia, pero igual me cuido muchísimo con la comida, la piel, el pelo, me hago masajes, entreno y, además, dejé los vicios…

-¿Todos? ¿No hay nada que te pierda?
-Sin duda lo que más me puede hoy es una torta rogel con mucho dulce de leche.

-¿Te molesta cumplir años?
-Me molesta, como a toda mujer, pero jamás mentí con la edad.

-¿Y cómo influye tu signo, Piscis?
-Y, es mucha agua, mucha creatividad. Una vez dije que soy como muchas olas, casi un tsunami, y titularon así la nota. Sin embargo, en estos momentos diría que más bien soy un agua calma.

-Veo muchas frases de cabecera...
-Totalmente. Y me falta la de Fito: "Es sólo una cuestión de actitud".

-Hablando de Fito, después de aquel público romance, ¿cómo es la relación entre ustedes hoy?
-Se volvió como un hermano para mí. Estuvimos juntos desde el '83 al '90, con dos años de convivencia y otros varios de descontrol: él con otras minas y yo con otros tipos. Ahora es mi hermano y amigo. Además es un excelente poeta y una persona muy sensible.

-¿Sos de llorar mucho?
-Sí, pero hace un tiempo ya que mis lágrimas son de sanación, no de tristeza. Una linda música o una película me pueden hacer llorar. Mis últimas lagrimitas me las arrancaron Stevie Wonder y los Beatles.

-Una vez dijiste que no querías casarte ni tener hijos. ¿Fuiste consecuente o se dio así?
-Es una decisión, aunque sólo por hoy. Me obsesioné mucho con mis relaciones sentimentales y no con mi carrera, y creo que por eso lo profesional anduvo bien. (Vuelve a acercarse al grabador) Así que, chicas, mi consejo es: no se obsesionen, las cosas llegan solas.

-También dijiste que a cada amor le componías un tema... ¿A quién le dedicaste el último?
-Creo que estamos en llamas es el título y es sobre nuevos amigos y una nueva época.

-¿Pero no hay nadie especial por ahí?
-Sí, haber hay, pero no es conocido. Alguien con quien me relaciono de una forma diferente. Puedo parar y decir: "Okay, hasta acá llegamos; nos vemos luego…"

-¿Y eso no te saca un poco de pasión?
-¡Noooo! Tengo exceso de pasión. Más que demasiado ego, como diría Charly, yo tengo demasiada pasión.

-¿Y estás viviendo en pareja?
-Por primera vez estoy viviendo sola. Siempre vivía la vida de otro, pero ahora tengo la mía. Incluso dejé de creer en la convivencia. Sólo hay que juntarse a compartir cosas lindas.

-Solían gustarte los hombres más chicos. ¿Le llevás muchos años a tu novio?
-No, a éste algunos poquitos nomás (se ríe).

-¿Con qué te conquistan?
-La inteligencia ante todo. También el humor, y el sex appeal. Y si es lindo, mejor, obvio.

-Y vos, ¿cómo seducís?
-Con el sex appeal también. Lo noto recién ahora, porque antes era linda y no me daba cuenta.

-La lunes pasado cantaste en el primer programa de Maradona; ya en 1992, para su cumpleaños en Sevilla, lo homenajeaste en la tele. ¿Qué es Diego para vos?
-Un santo. Cuando fue lo de Sevilla nos unían ciertos códigos... Ahora que todo cambió nos unen otros. Creo que ambos buscamos, y encontramos, serenidad.

-Después de este disco, ¿qué se viene?
(Le habla por última vez al grabador, como anunciando algo) -Quiero hacer cine, atrás y adelante de la cámara.

-¿Y cómo sería tu película?
-Sí o sí cómica. Seguramente sería una buena comedia.

Así se expresó en la sesión de fotos para GENTE: bailando con alegría y orgullosa de su figura. Creo que lo espiritual se irradia. Me estoy cuidando muchísimo. Me hago masajes y entreno", dice.">

Así se expresó en la sesión de fotos para GENTE: bailando con alegría y orgullosa de su figura. "Creo que lo espiritual se irradia. Me estoy cuidando muchísimo. Me hago masajes y entreno", dice.

Creo que conquisto con mi sex appeal. Es algo que noto recién ahora, porque de chica era linda y no me daba cuenta"">

"Creo que conquisto con mi sex appeal. Es algo que noto recién ahora, porque de chica era linda y no me daba cuenta"

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig