¿De quién es esta guitarra? ¡Es la guitarra de Lolo! – GENTE Online
 

¿De quién es esta guitarra? ¡Es la guitarra de Lolo!

Actualidad
Actualidad

Miranda! ya había tocado en lo de Susana como cuatro veces, con la diva diciendo que eran el nuevo grupo top, con mucho glamour, baile, desenfado, y otros adjetivos muy lindos. Pero faltaba otro duelo, otra diva. Hace un par de semanas fueron a lo de Mirtha, a su coqueto almuerzo. Entonces, la señora Legrand lo dijo: “¡Ay! ¡Qué linda la guitarra de Lolo…!”. Para Leandro Martín Fuentes –Lolo, bah, edad 31, crianza en Villa Devoto, hijo de Coco y Norma, ahora con novia y departamento en Palermo–, fue como la punta de un iceberg inmenso que emergió por casualidad. Eso de la guitarra, del solo, de Don –así se llama el tema– la verdad, no estuvo tan pensado. Porque además de Susana y Mirtha, con su guitarra se coparon todos. No hay edades ni restricciones. Es decir, vamos, no mienta: ¿usted no invocó alguna vez a la guitarra de Lolo?

Miranda!, con su divertidísimo monstruo pop, acaba de llenar dos Luna Park, y Sin restricciones, su último álbum, fue Disco de Oro en México: 50 mil copias. En el Estadio Azteca del Distrito Federal tocaron frente a 120 mil personas, y encima, después de Robbie Williams, al cual le gustó mucho el look de la banda. Digamos que subieron a Primera. Hace dos años se los podía ver por un par de pesos en el underground chic de Capital. Y Lolo –del que se dijo hace poco… ¡que había muerto!– llegaba a los shows al filo de la hora, de sus vuelos en Aerolíneas Argentinas, donde era auxiliar de a bordo. Ahora, en todo esto de la guitarra hay una dicotomía bastante extraña.

–Lolo, ¡tu guitarra terminó siendo más famosa que vos!
–¡Claro! Y es divertidísimo. Nunca lo pensamos así. Tampoco es un gran solo. Imito la melodía de la voz. Pero todo esto me encanta. Pegó con todo el mundo. Bueno, somos una banda Apta para Todo Público.

–¿Tenías una idea, una visión de todo este éxito?
–Para nada. Ni ahí. Pero llegar a lo de Mirtha o Susana fue increíble. Con eso sí soñábamos. Susana nos llamó como cuatro veces para tocar, y Mirtha nos trató super bien, fue encantadora. De chicos veíamos los almuerzos. Es un ícono.

–Tampoco te lo imaginabas de chico en el barrio.
–Claro. Yo era de Villa Devoto. Y de chico, no sé, jugaba a que tocaba en Queen, o a Kiss, que a mi mamá no le cabía, porque Kiss era muy diabólico, ¡ja, ja, ja! Y me encantaba. El fútbol me embolaba, en los partidos era aguatero. Y boludeaba con un piano que encontraba en lo de mi tía. No sé, me encantaba la música. A los 11 empecé a tomar clases de viola, y unos años después armé mi primera banda, Flores Negras, tipo Sumo. Al debut nos fueron a ver como 70 personas, un flash. Me pintaba la onda punk, pararme los pelos, andar en skate, pintarme los ojos….

–Debía ser complicado bancarse el make up en Villa Devoto.
–¡Uff! En mi barrio era jodido. Salía escondido de casa, a los 15, 16. Si mi viejo me pescaba, me mataba. Nunca le gustó mucho todo esto, hasta que vio que podía ser algo productivo. Los pibes de la cuadra me gastaban. Mi papá era comisario de a bordo en Aerolíneas. Me traía ropa de afuera y a mí me decían El Importado. Una vez salí maquillado y me mataron a piñas en banda. Fue muy jodido. Igual, siempre me planté. En el colegio había un pibe gordito que les pegaba a todos. Me vino a buscar y lo castigué con el cinturón.

–Bueno, ahora, más o menos, sos una estrella.
–No lo soy, ni me lo planteo. Soy músico. Estoy para entretener a la gente. Y en la banda somos muy pacíficos. Tengo fans, que adoro. Les tengo mucho respeto. Se compran el disco, el pin, la remera. Son como yo cuando era chico. Pude conocer a Charly, a Fito, a Cerati, tipos que siempre idolatré. Pero la de estrella no me va. Estoy acostumbrado a sonreírle a todo el mundo. Y si llego de noche a mi departamento y no tengo comida para recalentar, la pido al delivery.

–¿Y de la época de Aerolíneas?
–Laburé cinco años como auxiliar de a bordo. Y estoy muy agradecido. Pude comer y hacer música. A muchos shows llegaba raspando, con el traje de la empresa. Y rogaba que el plan de vuelo siempre me diera bien. Una vez sola falté a un show. En Aerolíneas, asistencia perfecta.

–También tendrás tus chicas.
–¡Ja, ja, ja! ¡Tampoco! Para empezar, estoy de novio, y las fans tienen 13, 14 años. Es un juego, más en el escenario que otra cosa. Me gritan: “¡Te parto!”, y yo les hago una carita, qué sé yo. Me tiran ositos, cartitas, ¡todo muy dulce! Pero nunca me pasó de elegir una mina y agarrármela; eso no existe. Bah, una vez una, para alcanzarme, pegó un tremendo salto y cruzó un vallado. ¡Muy atlética! Es más, algunas me tocan el timbre… ¡y preguntan por Ale, el cantante de la banda!

–¿No temés que el rock te queme la cabeza? Agotamiento, vicio y demás.
–No tengo una vida muy rockera. Entreno, voy a correr. Te podés achanchar mucho en esto.

–Hace poco se dijo que te habías muerto…
–¡Ja! Sí. Estábamos con la banda en México, en pleno huracán, y no sé quién salió diciendo por Internet que yo había muerto. Nada serio, por suerte.

–Un clásico subproducto de la fama.
–¡Ja, ja, ja! ¡Tal cual!

 Una Fender Stratocaster, y detrás, el amo del asunto. En México, Miranda! fue Disco de Oro, tocó frente a 120 mil personas en el Estadio Azteca y, para colmo, después de Robbie Williams. Acá, su hit está en boca de todos.

Una Fender Stratocaster, y detrás, el amo del asunto. En México, Miranda! fue Disco de Oro, tocó frente a 120 mil personas en el Estadio Azteca y, para colmo, después de Robbie Williams. Acá, su hit está en boca de todos.

 “<i>Las fans tienen 13, 14 años. Es un juego, más en el escenario que otra cosa. Me gritan: ‘¡Te parto!’. Y yo les hago una carita, qué sé yo. Me tiran ositos, cartitas, ¡todo muy dulce! Pero nunca me pasó de elegir una mina y agarrármela; eso no existe.</i>”

Las fans tienen 13, 14 años. Es un juego, más en el escenario que otra cosa. Me gritan: ‘¡Te parto!’. Y yo les hago una carita, qué sé yo. Me tiran ositos, cartitas, ¡todo muy dulce! Pero nunca me pasó de elegir una mina y agarrármela; eso no existe.

 Miranda! con los dos premios MTV que acaban de cosechar. Desde la izquierda, Lolo, Ale Sergi (voz y carisma), Juliana Gattas (coros), Bruno de Vicentis (programación) y Nicolás Monoto Grimaldi (bajo).

Miranda! con los dos premios MTV que acaban de cosechar. Desde la izquierda, Lolo, Ale Sergi (voz y carisma), Juliana Gattas (coros), Bruno de Vicentis (programación) y Nicolás Monoto Grimaldi (bajo).

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig