“De padre trabajo siempre; las horas extra las hago como actor” – GENTE Online
 

“De padre trabajo siempre; las horas extra las hago como actor”

Actualidad
Actualidad

La mítica avenida Corrientes en un sábado de julio. El teatro Opera convoca media cuadra de padres con sus chicos en fila, listos para ver a Piñon Fijo. Hace frío y está nublado, pero la temperatura se soporta con un saco gris y una camisa leñadora, como viste el joven de 35 años que aguarda en la puerta. Una bufanda negra le cubre la garganta y los borceguíes completan el look. Su peinado es de lo más acorde con el espectáculo que está por comenzar: esos rulos atados hacia arriba son un homenaje al más insurrecto de los payasos: un tal Bob Patiño, de la ciudad ficticia de Springfield. Luciano Cáceres carga en brazos a su hija Amelia, que el próximo 7 de octubre cumplirá tres años. Es rubia como su mamá, Gloria Carrá (41), y heredó el desordenado pelo de su padre; tiene la piel muy blanca y los mismos ojos de su progenitor, que toma de la mano a Paul (10), el hijo de la señora que colabora con ellos en su casa y que también es parte del programa familiar.

Luciano espera. Gloria aparece desde adentro del teatro con las entradas. Reconoce al fotógrafo de GENTE y lo saluda. Es el mismo que la noche anterior le hizo fotos en el show que protagoniza junto a Antonio Birabent, Qué será de ti, un musical dirigido por Javier Daulte (jueves y viernes a las 23.15 y sábados a las 0.15 en Maipo Kabaret). Macarena (33), hermana menor de Luciano, llega sobre la hora con su marido, Claudio (36), y su hija Valentina, de tres años. Se saludan todos con entusiasmo e ingresan al Opera. La función está por comenzar. El protagonista de Graduados, nada menos que la ficción más vista de la televisión argentina (que emite Telefe de lunes a viernes a las 21.15), es el último en entrar, previa escala técnica en el toilette.

POR EL VINO QUEDE YO ASI. Piñón Fijo sale a la cancha acompañado de sus dos hijos: Sol y Jeremías. Los tres interactúan con el público, cantan, bailan y juegan con un vasto repertorio. También participan del show los ácidos amigos del payaso cordobés: Cabeza de Papa Frita y Gnomi. La familia Cáceres-Carrá mira el espectáculo desde la fila del medio y a un cuarto de distancia de la salida. Amelia está con ellos, pero bastarán 30 minutos para que se una a la multitud de niños que bailan en el pasillo. La tía Macarena cuida de las primas. El show entra en su clímax. A Cabeza de Papa Frita se le escapa el nombre Luciano, y en el momento en que Piñón llama a cinco padres para subir al escenario, el matrimonio de actores sabe que no tiene escapatoria. Suben de buena gana: los dos nacieron para enfrentar al público sobre las tablas. La única novedad para ellos, claro, es la corta edad de la audiencia. Eso no será un inconveniente: el cordobés los presenta y les hace cantar una canción de la infancia. Gloria es la primera que canta: "Por el vi/ por el vi/ por el vino quedé yo así". Su risa no le permite continuar. "Canción educativa", remata el payaso, y pasa el micrófono. Luciano mira a Gloria con un gesto en el que parece pedirle auxilio y arranca su versión: "Había una vez una gata/ con una manchita negra en la trompa...". Las risas y aplausos alivian la vergüenza. Piñón propone un juego y los padres compiten por un cero kilómetro que nadie verá. Se van entre aplausos y sigue el espectáculo. Luciano se queda con su hija y su sobrina en el pasillo. Baila con Amelia, ahora subida a sus hombros. Gloria baila sola en su butaca. Chuchuwá es el último de los bises. Termina la función, pero para ellos todavía hay más.

COMPAÑIA. Piñón los atiende puertas adentro de su camarín. Mientras se maquilla para recibirlos, algunos asistentes se acercan a Gloria y le mandan especiales saludos a su primogénita, Angela Torres Carrá (13), hija de Marcelo Torres, sobrina de Diego y nieta de Lolita, la única ausente con aviso. "Trabajó el año pasado acá, en La novicia rebelde; por eso la conocen", explica Luciano teniendo todavía en brazos a Amelia, que aparece disfrazada de hada. "¿Este es tu camarín, má?", pregunta sin inocencia. "El año pasado contratábamos a una baby-sitter en el teatro, para poder estar más tiempo con ella y acortarnos tiempos". Amelia es atenta y curiosa. Se cansa de estar alzada y se aleja con la madre.

–¿Cómo te sentís con este tan buen momento de Graduados, Luciano?
–Muy bien. Estoy muy contento (responde siempre pausadamente, sin apuro). Si bien estoy trabajando mucho, disfruto de lo que hago... Es una bendición, porque eso uno lo transmite en casa. Si bien todos tenemos horarios muy distintos, encontramos la manera de estar conectados. A Graduados lo vemos siempre en familia.

–¿El trabajo de padre es más desgastante que el de actor?
–Siempre trabajo de padre; las horas extra las hago como actor. Ser padre no tiene pausas. Pero las dos cosas son cansadoras. Por eso es una bendición estar difrutándolo tanto con mis seres queridos.

–¿Qué genera en la gente tu personaje malo de la ficción?
–Es interesante... La verdad es que aunque Pablo sea el supuesto malo de la serie, la gente reconoce cosas buenas en él. Me gusta eso, que el bueno no es todo el tiempo bueno y que el malo no es todo el tiempo malo. Es más real, ¿no?
...................................................

Piñón Fijo irrumpe y se presenta con cada miembro de la familia. Les pregunta el nombre a los chicos, uno por uno, y se sacan la foto prometida. Luciano le agradece y lo felicita por el espectáculo. Insiste en el reconocimiento, como para dejarle bien claro que él también disfrutó del show. Las fotos se multiplican con distintas variantes: Piñón también saca su cámara para tener su recuerdo y finalmente el payaso termina como fotógrafo de su asistente y el émulo de Bob Paitiño. Culmina la salida familiar. Gloria se lleva a su tropa en auto, mientras su marido va a ensayar para la obra en la que actúa todos los miércoles a las 21, Los asesinos de Ramírez, en el Teatro del Abasto. Se dan un beso en la boca e intercambian adioses. "Chau, mi vida, chau, mi amor".

Luciano con Amelia en brazos –fascinada con su ídolo–, Gloria y el personaje infantil. Postal de una familia feliz.

Luciano con Amelia en brazos –fascinada con su ídolo–, Gloria y el personaje infantil. Postal de una familia feliz.

Amelia disfrazada de hada, en brazos de Luciano.

Amelia disfrazada de hada, en brazos de Luciano.

Luciano, orgulloso, felicita a su mujer luego de una exitosa función de <i>Qué será de ti</i>, el musical dirigido por Javier Daulte, que protagoniza Carrá junto a Antonio Birabent.

Luciano, orgulloso, felicita a su mujer luego de una exitosa función de Qué será de ti, el musical dirigido por Javier Daulte, que protagoniza Carrá junto a Antonio Birabent.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig