“De chica jugaba a ser la Mujer Maravilla” – GENTE Online
 

“De chica jugaba a ser la Mujer Maravilla”

Actualidad
Actualidad

Todo vuelve, dicen por ahí. Y en un país tan adicto a la nostalgia, en el que las series ochentosas son programas de culto, no sólo los lentos están de regreso. Tiburón, Delfín y Mojarrita (Víctor Bo, Ricardo Bauleo y Julio De Grazia, respectivamente), los miembros de aquella bizarra agencia de seguridad Acuario que hizo historia en el cine nacional entre 1974 y 1986, también están de vuelta. Los Superagentes, la nueva generación, que se estrenará en vacaciones de invierno –producida por Carlos Mentasti y Luis Scalella y dirigida por Daniel De Felippo– tendrá como nuevos detectives a Fabián Gianola, Christian Sancho y Darío Lopilato. Pero eso no es todo. Enfundada en un enterito negro, al mejor estilo Gatúbela, Florencia de la V (32) se mete en el papel de la malvada Jimena. “¡Ay! Me siento como Jack Bauer en 24, diciendo cosas como secuaces, plan perfecto. Es vocabulario que uno no usa siempre. Es gracioso ¿no? Me divierte”.

Florencia –quien también está por grabar El exitoso señor Pells, la tira que reemplazará a Lalola en América, y que protagonizarán Mike Amigorena y Erika Rivas– acaba de luchar contra seis ninjas y habla con GENTE sobre su papel en el film. “Es la cuarta película que hago. Ya pronto voy a ser como Sofía Loren… ”, dispara y suelta una carcajada.

–Al final sos la mala de la película…
–¡Ay, nunca había hecho un papel de villana! Pero me gusta, está bueno. Quiero ver cómo reacciona la gente, porque ¿viste que tienen como otra imagen de mí? Creen que soy buena. ¡Ay, qué mal que suena que diga esto…!

–¿Por qué? ¿Qué percepción creés que tiene la gente de vos?
–Bueno, en la calle me dicen “sos divina” y todo eso… Aunque eso les dicen a todos los famosos, ¿no? (risas) Pero, hablando en serio, yo siento que conmigo tienen algo especial. Por ejemplo: ¿viste que Andrea del Boca siempre hace de buena, y Karina Zampini generalmente es bastante mala…? Bueno, con Jimena quizá sea el comienzo de una nueva carrera para mí.

–¿En qué te inspiraste para armar tu personaje?
–Simplemente leí el libro y fue naciendo sola… Al principio tenía ropa de varios colores, pero yo pensé: “No, una villana tiene que estar siempre de negro”. Que sea un solo color, para que tenga una identidad. Y bueno, me quedé con este traje, que está buenísimo, ¿no? Así tipo Gatúbela, aunque en realidad no pensé en ella. Pero Jimena es bastante seductora también, muy gatona...

–¿Y fuera de la ficción vos también sos así?
–¡Sí, me encanta! Igual ahora estoy más calmada… Pero me gusta estar arreglada siempre. Aunque esté sin maquillaje, estoy prolija... ¿Ves? Ahora estoy en zapatillas, pero con vestidito… La gente se forma muchas imágenes con nosotros, los actores, así que me encanta estar siempre bien. No quiero que se decepcionen si me ven. Y en la pareja también.... Una tiene que estar atenta, alimentando constantemente la seducción. Porque, mi amor, hay mucha yegua suelta….

–Mucha competencia…
–¡Claro! Y este año me cuido más que nunca. Me reencontré con mi cuerpo, volví al peso que tenía a los 20. Ahora me siento bien, que es lo importante. Porque si estás gorda y estás contenta, ¿qué te importa? Uno debe estar feliz con la imagen que el espejo le devuelve. No sólo por vos, también por la persona que tenés al lado.

–En esta película hacés de villana. ¿Cambiaron los papeles que te fueron ofreciendo en estos años?
–Sí, claro. Hay que entender que esto es un negocio y la sexualidad no cuenta. En Hollywood uno vale lo que vale su última taquilla. Con eso quiero decir que los productores buscan gente popular, que tenga llegada. Ahí se borra el tema de la sexualidad, no importa nada.

–¿Sentís que ya se borró el tema de tu sexualidad?
–Si, hace mucho tiempo. Quizás al principio mucha gente podía creer que yo era una paracaidista, pero ahora no. Si vos servís para un trabajo, si tenés potencial, no importa tu condición sexual.

–¿Qué pensaste cuando te llamaron para participar en Los Superagentes?
–Pensé: “¿Quién no vio una película de Los Superagentes en su casa los domingos, comiendo los ravioles con mamá?

–¿Los veías?
–Siempre, me encantaba. Mirá… El cine argentino tuvo diferentes etapas: la de Niní Marshall, Luis Sandrini, Leonardo Favio y otros, pero también la de Los Superagentes. Será cine kitsch o como lo quieran denominar, pero estas películas también nos representan, son parte de nuestra identidad. Nunca me hubiera imaginado que iba a terminar siendo la villana…

–Jimena tiene mucho de Gatúbela. De chica, ¿quiénes eran tus superhéroes preferidos?
–Yo soy de la época de He-Man y She-ra, Meteoro, Mazinger Z… pero mi superhéroe era la Mujer Maravilla, me encantaba. Todo el tiempo jugaba a eso, que vivía con las amazonas, usaba el lazo ése, los brazaletes… Y el primer concurso que gané, que fue cuando entré al espectáculo, fue de drag queen vestida de Mujer Maravilla.

–Te propongo un juego: si ahora vos sos la villana, ¿Nazarena Vélez quién sería?
–Y, no sé… Ella es tan blanquita... Da más para novela que para villana. Para mí tiene cara angelical, el pelito así rubio… Igual, no voy a opinar de ella, no me interesa. Aparte es como que todo gira en torno de algo que no tiene que ver conmigo. Yo trabajo. Lo del verano fue algo entre Gerardo Sofovich y ella. Yo no digo nada sobre eso…

–¿Y Gerardo qué personaje sería?
–Da para villano, ¿no? Pero también podría ser el Abuelito de Heidi.

–¿Te parece?
–¿No viste que es todo blanquito? Puede ser Popeye, el Marino, también… (risas)

–Los Superagentes se estrena en vacaciones de invierno. ¿Te imaginás convirtiéndote en ídola de los chicos?
–Siiií, está destinada al público infantil, seguro. Ya dije: “Chicos, me van a temer. Si no hacen la tarea, me voy a meter por la ventana de sus casas” (risas). A mí me encantan los chicos, ¿viste? No tienen filtro. A la sinceridad de un niño no hay con qué darle. Es blanco o negro, no tienen medias tintas.

–¿Ves que las chicas quieran vestirse como Jimena?
–Preparáte, porque ese traje lo veo en Halloween, obvio… Mirá: yo me vestía como la Mujer Maravilla y ahora las nenas se van a vestir como yo… ¡Qué fuerte eso, qué loco, ¿no?! Nunca lo soñé. Eso es lo increíble que tiene esta carrera. Que la vida te dé este tipo de regalos es una cosa maravillosa.

 pero Flor armó una malvada seductora y con identidad. Dice que se va a transformar en una ídola para las chicas, y que su disfraz hará furor.

pero Flor armó una malvada seductora y con identidad. Dice que se va a transformar en una ídola para las chicas, y que su disfraz hará furor.

“Hace mucho tiempo que se borró el tema de mi sexualidad. Al principio podían creer que yo era una paracaidista. Pero si vos servís para un trabajo, tu condición sexual no importa”

“Hace mucho tiempo que se borró el tema de mi sexualidad. Al principio podían creer que yo era una paracaidista. Pero si vos servís para un trabajo, tu condición sexual no importa”

“Mirá, yo me vestía como la Mujer Maravilla y ahora las nenas se van a vestir como yo… ¡Qué fuerte eso, qué loco, ¿no?! Ni lo soñé. Eso es lo increíble que tiene esta carrera”

“Mirá, yo me vestía como la Mujer Maravilla y ahora las nenas se van a vestir como yo… ¡Qué fuerte eso, qué loco, ¿no?! Ni lo soñé. Eso es lo increíble que tiene esta carrera”

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig