“Cuando una pareja pierde la intensidad, ¿para qué sostenerla?” – GENTE Online
 

“Cuando una pareja pierde la intensidad, ¿para qué sostenerla?”

Actualidad
Actualidad

Definitivamente, ella no fantaseaba con ser actriz. “De chica me gustaba pintarme, disfrazarme, cantar. No pensaba terminar el colegio y estudiar teatro”, cuenta Calu Rivero (24). ¿Pero? “Me atraía el diseño de indumentaria. Como en Córdoba no existía la carrera, pensé en vestuario y terminé estudiando teatro en la Universidad de esa provincia”, rememora esta mujer de ojos azabache –¿tanto o más atractivos que su boca?–, que creció en La Docta, aunque había nacido y vivido hasta los seis años en Recreo, “el pueblito de Catamarca que me hace única”.

Hija, claramente, de un cordobés y una catamarqueña, se crió entre ropa y vendedoras. “Mi mamá tenía un local en Catamarca que se llamaba Yanina, como una de mis primas, la primera nieta de la familia. Mi papá trabajaba en un banco. Les iba bien, y tan perseverante era mi mamá que nos mudamos a Córdoba y terminó siendo gerente regional de Angelo Paolo, y después pasó a Vitamina y John Cook. Con Maru, mi hermana –dos años mayor que yo–, nos la pasábamos en el shopping, jugando en las vidrieras. Conocí la moda desde la industria, que de frívola no tiene nada”, asegura hoy, cuando se luce como actriz –Natasha de Dulce amor, la nueva novela de Telefe–. Además es trend setter, creadora de tendencias –“con lo que te ponés decís mucho”–.

Detrás de la Calu (@riverocalu en twitter) con presente en Palermo, aparece la Carla Soledad que el 5 de abril de 1987 estampó las huellitas digitales de su pie izquierdo en el Registro Sanitario del único hospital de Recreo.

–En tu web (www.calurivero.com) contás bastante de tu infancia catamarqueña. Mucha gente llega a Buenos Aires, triunfa y se olvida del pueblo que dejó. No pareciera ser tu caso...
–Soy lo que soy por haber nacido en Recreo, donde todo era carnaval, alegría, jugar con barro y cosas reales como charlar con mi abuelo. Tengo una, dos, tres cicatrices (las cuenta y señala) que me hice jugando. No entra en mi cabeza no acordarme de mis raíces. Las valoro grosso. Mi infancia de pueblo me hace única... Además tengo ese no sé qué del Norte.

–¿Volvés seguido a tu pueblo y a Córdoba?
–A Córdoba sí, porque allí están mis padres y amigos. A Recreo también, aunque no voy desde mayo, cuando falleció mi abuelo... Es que Recreo es mi abuelo. Ya veré cuando sea el momento, porque quiero ir con tiempo.

–¿Cómo te llevás con la vida cool de Buenos Aires, llena de fiestas y eventos sociales?
–Tengo algo que me enseñaron en casa: poder de adaptación. Es una de mis mejores herramientas. Un día puedo estar en mi pueblo, dormir la siesta o andar descalza, y al siguiente, en Punta del Este con amigas. Estoy harta de los rótulos, de que te tilden de hueca por ir a tal o cual lugar. No me creo el VIP; soy despojada. Los que se creen superiores no entienden que lo mejor pasa abajo.

–¿Qué es la actuación para vos?
–Tener otras vidas, para involucrarse en ellas, y hacer de cada personaje la extensión de uno mismo. Muchas veces hice de mala, y a lo mejor te da no sé qué, porque vos deseás que la gente quiera a tu personaje. Pero los malos también generan atracción: son quienes van al quiebre. Cuando algo viene por guión, hay que aceptarlo.

–Es decir que sos dócil para trabajar.
–Tengo conducta. Me gusta llegar a horario y habiendo estudiado mis escenas con Eliana Migliarini, mi coach. Tengo ritual. Me lo tomo en serio. Estudié dos años y medio con Norman Briski y cursé seminarios con Joy Morris. Me encanta hacer a Natasha y contar un amor prohibido por la diferencia de edad y clase social. Un tema muy actual y un personaje con muchos matices.

–No bien terminaste El elegido ya tenías la propuesta de Dulce amor. ¿Valorás la continuidad?
–La celebro. Recopilo experiencia. Disfruto de este elenco, que es más de novela que el de El elegido. Trato de buscar diversidad.

–¿Serías una heroína clásica?
–Ehhh... no sé. Cada personaje que encaro tiene una vuelta de rosca. Mi heroína tendría que tener un buen mensaje. La Erica de El elegido sufría la trata de personas y en su matrimonio, cuando había merca de por medio: todo era un horror. Busco hacer personajes con contenido. Capaz en mis comienzos, cuando hacía Patito Feo, Emma era caprichosa porque sí, y ya. En las tiras teen no hay demasiada profundidad. En Dulce amor la vuelta de rosca pasa, precisamente, por el amor. Y es impresionante cómo la gente ya se siente identificada, a pesar de que entre mi personaje y el de Juan Darthés todavía no pasó nada.

–¿Cómo llevás la soltería? (N. de R. Después de dos años juntos, a fines del año pasado se separó de Emmanuel Horvilleur, músico de Illya Kuryaki –ex de Celeste Cid, con quien tiene un hijo, André–)
–Sola estoy muy bien.

–¿Te divertís así?
–En realidad, no quiero que pongan: “Calu disfruta de su soltería”. Trato de que mis días sean felices y de que haya alegría. Cuando dejó de haberla estando de novia, decidí estar sola.

–¿Hay que ser valiente para terminar una relación?
–Hay que ser real... Por ahí te cuesta, porque uno se acostumbra. Pero la vida continúa. Uno tiene que estar con alguien porque tiene ganas de hacerlo. Cuando una pareja pierde la intensidad, ¿para qué sostenerla? A mi abuelo le impresionaba que yo pudiera decir “¡ya está!” y listo. Con Emma tuvimos una charla. Nos separamos y no hubo drama ni nada oscuro, porque nos queremos y nos respetamos. Es mejor así que hacerlo mal y a los gritos.

–¿Sos intuitiva para el amor?
–Lo soy para la vida, en el amor, el trabajo y las amistades. Siento la energía. Si conecto, me aferro. si no, me bloqueo.

–¿No sos racional al tomar decisiones?
–Si no me cierra, no lo hago. Será porque no tiene que ser... Soy muy respetuosa de mi sentir. He tenido propuestas y dicho que no sin que me importe lo que diga la gente.

–Sin embargo, estás en un gran momento de tu carrera, en el que tal vez te convendría decir que sí a todo, porque “es ahora”...
–Nunca fui así. No tengo planes de abarcarlo todo por plata. Prefiero hacer cosas que me llenen, contundentes, que queden en mí y en la gente.

La lluvia que amagaba se decide a caer de lleno sobre Mar del Plata. En la Personal Beach Peralta Ramos ya no queda nadie. De Calu me despido sorprendida por su sinceridad, su forma de abrirse sin un casete y agradecida por la buena voluntad con que lidió con el frío para hacer las fotos.

Sólo entonces reparo en sus varios tatuajes que, me explica, “son chiquitos, porque no quiero que invadan demasiado mi cuerpo y afecten a mis personajes”. Entre el codo y las manos, los marca: ”Este lunar rojo es símbolo de alegría, según Yayoi Kusama, una artista japonesa. Este otro dice ‘Niña mágica’; acá tengo un corazón y este último dice ‘Música por favor’, pero tiene un significado oscuro...”. Entonces, le pregunto por ese significado oscuro. “El día del velorio de mi abuelo no había música. Le decían Don Gustavo. Era poeta y escuchaba chacareras todo el día. Escribía letras para sus amigos músicos. Es el autor del himno de Recreo. Despidió a todos sus amigos con música. Fue el último en irse. Lo velábamos y yo estaba ahí con mamá y mi prima, desesperada, pidiendo ‘¡Música, por favor!’ Hasta que me iluminé y pensé en un músico del pueblo, que por fin vino con su guitarra a tocar. Pensé: ‘El día que me muera quiero música y me lo voy a tatuar, para que se sepa’”.

Aunque sin fecha de estreno aún, debutará en cine con “Tesis sobre un homicidio”. ¿Compañero de elenco? Ricardo Darín. Nada menos.

Aunque sin fecha de estreno aún, debutará en cine con “Tesis sobre un homicidio”. ¿Compañero de elenco? Ricardo Darín. Nada menos.

“Soy intuitiva para la vida, en el amor, el trabajo y las amistades. Soy muy respetuosa de mi sentir. Si conecto, me aferro. Si no, me bloqueo”.

“Soy intuitiva para la vida, en el amor, el trabajo y las amistades. Soy muy respetuosa de mi sentir. Si conecto, me aferro. Si no, me bloqueo”.

“Actuar es tener otras vidas, para involucrarse en ellas y hacer de cada personaje la extensión de uno mismo”.

“Actuar es tener otras vidas, para involucrarse en ellas y hacer de cada personaje la extensión de uno mismo”.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig