“Cuando sos conocida, los hombres no se te acercan tanto” – GENTE Online
 

“Cuando sos conocida, los hombres no se te acercan tanto”

Actualidad
Actualidad

Hay que decir la verdad: las únicas estrellas de la casa de Punta Piedras son las medialunas. “Un veneno... ¡No paramos de comer!”, dicen sus fans declaradas (personal trainers: sabrán comprender). Pileta, mate, asados con amigos, chistes, tardes en la barra (más precisamente en Medialunas Calentitas), risa, noches de bar y dancing, charlas nocturnas y de madrugada, más risa, nada de trabajo, puro relax. Lo que se conoce como unas vacaciones (aunque breves) muy bien aprovechadas.

Las protagonistas de la escena, en este caso, son Vanesa González (21, ex de Mariano Martínez) y Sabrina Garciarena (27, ex de Pepe Monje), aunque bien podrían ser dos personajes absolutamente desconocidos, a juzgar por su simpleza y sus nulos aires de divas. Bellas, jóvenes y talentosas, es la descripción obvia. Chicas bien de barrio, como se suele decir, de familias sin vetas artísticas, que un día eligieron la actuación como carrera y no les fue nada mal. Las dos vienen tocando puntos bien altos. Amante de las tablas por sobre cualquier otra cosa, Vanesa brilla en el teatro como protagonista de El diario de Ana Frank (obra que le valió el premio Clarín Revelación 2008) y se ganó un lugar destacado en las tiras de Pol-ka. Con más trayectoria en el cine, Sabrina dedicó el año que pasó a cosechar elogios en España, con su participación en Cuestión de sexo (donde también recibió galardones), se ganó el protagónico de la película Felicitas, de Teresa Costantini, y otro en Pagafantas (producción española).

Nunca trabajaron juntas, aunque coincidieron alguna vez –“¿Dónde nos conocimos? No sé, de cruzarnos, de eventos, en algún bar, por gente en común, ni idea…”, se extrañan–, hubo buena vibra y se fueron haciendo amigas. ¿Resultado? Un viaje a Nueva York programado sin fecha cierta, unas mini-vacaciones en Punta del Este (en la casa de unos amigos de Sabrina) y hacer por primera vez una nota de a dos.

–¿Ya se critican los trabajos?
Sabrina: No llegamos a eso todavía. Nos estamos conociendo como amigas y nos llevamos bien; no tenemos una amistad de años. Pero, no… Bah, de mi parte tengo sólo halagos para Vane. Fui a ver El diario… y está increíble.
Vanesa: Está bueno tener un colega amigo, porque es aprendizaje. Yo sé que si un día hago algo que a Sabri le parece que lo podría hacer de otra manera, me lo va a decir y estará todo bien. Uno reconoce cuándo te dicen las cosas con buena leche, por experiencia, y cuándo no… Se siente. Sabrina: Cuando te lo dice alguien que respetás profesionalmente, está bueno. En ese sentido yo estoy abierta.

–¿Es difícil hacer amistades en el medio artístico? Sabrina, vos siempre contás que conservás a tus amigos de toda la vida...
Vanesa: Hacerse amigos siempre es difícil, en cualquier ámbito.
Sabrina: Hay personas con las que te ves una vez y ya sabés que está todo bien. Yo tengo buena onda con mucha gente, pero amigos del medio son pocos. Con Vane nos sentamos una vez y enseguida hablamos de hacer un viaje a Nueva York para estudiar teatro e inglés, y después surgió esto de venirnos para acá. Y está bueno poder hablar con alguien que tiene la misma observación que vos. Anoche, por ejemplo, estábamos mirando a una gente, y nos reímos mucho, pero por ahí son cosas que entendemos sólo nosotros, los actores.
Vanesa: Como que observás realidades diferentes.
Sabrina: Claro. Es que el trabajo en sí te da la posibilidad de hacer otras vidas, de hablar de otra gente. Por ejemplo, ayer mirábamos a un tipo y decíamos: “¿Ves? Si hacés un personaje así, te dicen que estás sobreactuando”.
Vanesa:
¡Ah, sí, la realidad supera a la ficción! Yo también tengo pocos amigos colegas. Igual, la amistad se va consolidando cuando compartís cosas como éstas, unas vacaciones.

–Acá, por ejemplo, ¿cómo viene la convivencia? Comparten habitación. ¿Quién es la más desordenada?
Vanesa: ¡Yo, seguro! ¡Soy un despelote total! Un desastre, es que no sé… no me dan los tiempos.
Sabrina: Igual, estamos de vacaciones. Yo tengo mis momentos. A veces ordeno, otras no. Soy bastante relajada igual con eso, porque vengo de una familia muy numerosa. Ahora estoy esperando que venga una amiga de España, que se va a quedar en casa. Es un lío, pero me encanta. Vivo sola, pero soy bastante desprendida con mi casa.

–¿De la cocina quién se ocupa?
Sabrina: Yo ayer hice pollo y una ensalada de fruta. Igual, estamos comiendo mucho afuera. En mi casa últimamente cocino sólo para sobrevivir, pero me gustaría tomarme en serio el tema, tener tiempo para prepararles cosas ricas a los demás.
Vanesa: Yo sí cocino para sobrevivir. Entre las cacerolas soy sumamente insulsa... ¡A mis comidas les pongo de todo y no tienen gusto a nada! Le voy a poner más voluntad cuando tenga hijos, supongo.

–¿En el baño quién tarda más?
Vanesa: Uy, me parece que yo… ¡Qué desastre! ¡Vengo mal!
Sabrina: Hoy tardaste, sí...
Vanesa: Es que estaba dormida….
Sabrina: Sí. Yo le hice de madre: la desperté, le dije que se tome el desayuno…

–¿Las charlas nocturnas cómo vienen?
Sabrina: Anoche hablamos un montón, de laburo, nos colgamos horas.

–¿Y los hombres? ¿Qué porcentaje de la conversación ocupan?
Sabrina: ¿Cien? Jaja. No... ¡Mentira!
Vanesa: No, hablamos mucho de trabajo, en serio.
Sabrina: Todo tiene una cuota de importancia. No es cien por ciento la pareja ni cien por ciento el trabajo. Hemos hablado de todo. De amor también, obvio.

–¿Estado civil, chicas?
Vanesa: Me considero sola. Sin pareja, está claro, porque después, soy como Roberto Carlos.
Sabrina: (Risas) ¡Ese es el título! Nos consideramos solas. No sé... Yo novio no tengo…
Vanesa: Disfrutamos de la vida y de la juventud. Ya está.

–¿Y cómo son con los hombres? ¿Tímidas? ¿Van al frente? ¿Dan trabajo?
Vanesa: Todo depende del sentir que tenga. Cuando no me importa demasiado, soy de ir más al frente (uy… está mal lo que estoy diciendo, ¿no?) Cuando hay algo más fuerte, soy de “administrar” mucho lo que me pasa. Es un término que estoy usando muy seguido. Lamentablemente, uno a veces se pone una coraza y piensa: “Voy a tratar de regular, porque esto es demasiado”. A veces está bueno demostrar mucho interés pero no tanto amor… Soy un poco eso… Soy de Acuario, muy racional.
Sabrina: Yo, cuando quiero de verdad, soy bastante entregada. Siempre digo lo mismo, pero creo que cuando aparece el amor es algo bastante mágico. Tener un sentimiento fuerte por alguien y que el otro sienta lo mismo, está buenísimo.

–Viven en una casa llena de hombres. ¿Cómo manejan el tema de la amistad con ellos?
Sabrina: Yo tengo muchos amigos varones, y me llevo bárbaro. Cuando podés dejar claro el mensaje, funciona.
Vanesa: La amistad entre el hombre y la mujer es posible… siempre y cuando la mujer diga “no”. Mientras exista la posibilidad de emborracharte y que le des bola, los tipos aprovechan.

–¿Sos de encarar?
Sabrina: No, jamás. Me parece genial las chicas que lo hacen, pero yo no. Además, nunca tuve que hacerlo.

–¿Esa es la ventaja de ser lindas?
Vanesa: ¿Sabés que eso no tiene nada que ver? Porque los hombres se ponen muy nerviosos con una chica linda o famosa. No se te acercan tanto cuando sos conocida.

–¿Les pasó alguna vez?
Vanesa: Sí. Después te lo dicen, cuando está todo el trabajo hecho… Creen que para acercarse tienen que hablarte sólo de trabajo. Como si a mí me gustara un abogado y le dijera: “Che, la ley tanto…” ¡No hay chance! Ahí tenés que decir: “Pará, ¡no soy un extraterrestre!”.

–La última: cada una tiene que definir a la otra.
Vanesa: A mí lo que me impacta de Sabri es esa fórmula “paciencia + paz” que tiene. Increíble: nada la supera. Nunca la ves alterada.
Sabrina: Vane es muy divertida, me hace reír mucho, y muy inteligente.
Vanesa: Nos llevamos muy bien, nos complementamos bastante. Hace poco que somos amigas, pero estamos como en sintonía. Simples, espontáneas, chicas de barrio, lindas y talentosas actrices. El mundo del teatro las juntó, se hicieron amigas y compinches.

Simples, espontáneas, chicas de barrio, lindas y talentosas actrices. El mundo del teatro las juntó, se hicieron amigas y compinches.

Nacimiento:  El 3 de febrero  de 1987.<br /> Lugar: Banfield. <br />  Ultimos trabajos: Socias, (Canal 13, 2008) y El diario de Ana Frank, (teatro Regina 2008 y 2009).

Nacimiento: El 3 de febrero de 1987.
Lugar: Banfield.
Ultimos trabajos: Socias, (Canal 13, 2008) y El diario de Ana Frank, (teatro Regina 2008 y 2009).

Nacimiento:  El 19 de julio  de 1981.<br /> Lugar: Ramos Mejía.<br /> Ultimos trabajos: Cuestión de sexo (en España, 2008), Felicitas (cine, estreno 2009), Pagafantas (cine, España, estreno 2009)

Nacimiento: El 19 de julio de 1981.
Lugar: Ramos Mejía.
Ultimos trabajos: Cuestión de sexo (en España, 2008), Felicitas (cine, estreno 2009), Pagafantas (cine, España, estreno 2009)

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig