«Cuando nazca nuestro hijo, espero que Alan y yo sigamos siendo amigos» – GENTE Online
 

"Cuando nazca nuestro hijo, espero que Alan y yo sigamos siendo amigos"

Actualidad
Actualidad

La panza casi no se ve. Apenas una curva y las ganas de que se note. Leticia
está embarazada de casi tres meses. Y como artista que es, su vida transcurre
entre la realidad y la ficción. Pero a diferencia de Simona, el personaje que
encarnó durante todo el año 2004 en Locas de amor, la actriz está bien de
la cabeza y muy feliz por su maternidad.

"Leticia está embarazada, y es de Alan", se dijo por lo bajo. El rumor
enmudeció a más de uno, empezando por el propio Faena, quien en principio -y no
sin una sorprendente frialdad-, negó de plano su paternidad. La pareja emblema
del fashion glam, Faena-Brédice, se había terminado a principios del
2004, luego de varios años de amor. El había rehecho su vida junto a una bella
colombiana, y ella se había dedicado sólo al trabajo. De romances oficiales, ni
hablar. Pero en los últimos meses, los reencuentros privados con Alan Faena -a
espaldas de la flamante relación de éste- iluminaron a la actriz. Incluso, ya se
los había visto juntos en la inauguración del hotel de Puerto Madero, que con
gran pompa -y muchos silencios sobre el origen del dinero para construir
semejante edificio- abrió este enigmático e imprevisible personaje, mascarón de
proa del faraónico proyecto. Leticia, cual reina, había paseado su estampa con
un vestido de satén largo, con la palabra Amor bordada en strass.

EL AMOR DESPUES DEL AMOR. Leticia y Alan se seguían encontrando. Y de
esos encuentros llegaron los frutos: un bebé. "Estoy feliz. Con Alan hoy
somos amigos. Esa es la relación que tenemos. Cuando nazca espero que sigamos
siendo amigos para siempre. Ahora sólo pensamos en disfrutar el momento
",
cuenta Brédice. La amistad como vínculo eterno, esa es la premisa. Bajo una
filosofía que reúne dosis de flower power y gotas de new age en
una particular versión siglo XXI, la pareja mantiene una relación civilizada
pero con cama afuera, lejos de cualquier compromiso, y abiertos a la posibilidad
de conocer nuevas amistades amorosas, siempre con la amplitud que muchos les
reconocen. Razón esta última -entre otras- por las que muchos amigos del
indiscutible ícono de la metrosexualidad porteña se han alejado de su derredor.
"Alan duerme en su habitación de siempre, y Leticia está ocupando una del
piso de arriba
", oficializó un asistente a modo de vocero, al grupo de
periodistas que montó guardia en La Boyita.

MADRE HAY UNA SOLA. Cuando la actriz se enteró de la noticia, se
sintió plena. Siempre había querido tener un hijo, pero esta situación no era la
mejor. Embarazo sí, pero sin pareja a la vista. Y como si esto fuera poco, la
buena nueva no la pudo compartir con el padre de la criatura, ya que él había
partido rumbo a la India con su ex novia colombiana, experta en esas latitudes.
El viaje iniciático de Faena, siempre afecto al eclecticismo pseudo religioso,
había sido programado con varios meses de anticipación, a pesar de la separación
de la que fuera su novia hasta hacía poco tiempo. Después de veinte días de
retiro espiritual hindú, seguramente cansado de codearse con verdadera pobreza y
pidiendo a gritos un baño de relajante frivolidad, Faena llegó a Buenos Aires y
se enteró de la novedad. La primera reacción fue negar su paternidad, y sus
allegados hasta se animaron a hablar de ADN. Quizá tras evaluar las
consecuencias hasta financieras de un examen así, Faena dio vuelta la situación,
y llegó a Punta con la futura madre de ¿su hijo? No aterrizaron solos. Trajeron
a Charly García a modo de gurú, quien festeja el embarazo a serenata limpia. El
rocker tiene un refugio en la planta alta de la casa, donde permanece
prácticamente retenido por la pareja.

AMOR, ROCK Y FANTASIA. Alan se presentó al primer almuerzo en semi
familia enfundado en un excéntrico conjunto de saco de lino con arabescos
bordados, pantalón y turbante amarillo. El expresa así su felicidad, y para
demostrarlo también vive junto a la madre de su hijo pero en cuartos separados.
Leticia sólo sonríe, plácida, y cuida la dieta hasta en los más mínimos
detalles. Mucha proteína y verduras. No engordó ni un gramo. Tal vez esté un
poco hinchada. La actriz vive un embarazo sin complicaciones. Nada de mareos ni
vómitos y sí largas siestas. Atrás quedó el proyecto teatral junto a Norma
Aleandro. Ahora la prioridad es el vástago Faena.

Como si fueran actores, y sus días estuvieran manipulados por un preciso
guión, ellos viven su película día a día. Alan continúa con su papel, a pesar de
no ser la paternidad una prioridad suya. Y Leticia logró su sueño de ser madre.

Leticia y Alan llegaron a Punta del Este con su amigo Charly García. La estrella de rock ameniza las tardes con sus canciones, cuando no toma menta en la pileta.

Leticia y Alan llegaron a Punta del Este con su amigo Charly García. La estrella de rock ameniza las tardes con sus canciones, cuando no toma menta en la pileta.

Leticia Brédice pasea su embarazo por la chacra de su ex pareja, Alan Faena, que supo desmentir su paternidad y hasta dudar de quién sería la pareja de Leticia al momento de quedar embarazada.

Leticia Brédice pasea su embarazo por la chacra de su ex pareja, Alan Faena, que supo desmentir su paternidad y hasta dudar de quién sería la pareja de Leticia al momento de quedar embarazada.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig