Ahora leyendo
“Cuando di el sí, sentí que nuestro bebé se movía de la emoción”

“Cuando di el sí, sentí que nuestro bebé se movía de la emoción”

Redacción Gente

Me imagino casándome y convirtiéndome en madre joven” (de Geraldine
Neumann a GENTE/Florencia, Italia; mayo de 2003)

………………………………………………………

Al mediodía del sábado 2 de julio, junto a su madre -Claudia-, su suegra
-Dolores Bordeu de Otamendi- y su mejor amiga -Lucrecia Pittaro-, puso primera
hacia el Four Seasons Hotel Buenos Aires. Minutos antes de las cuatro,
dentro de la habitación 606, pidió el almuerzo y empezaron a charlar. Entonces,
entre una hamburguesa rodeada de papas fritas y una gaseosa común (odia los
productos light), Geraldine Conti Neumann (21) lanzó la pregunta, esa
clase de pregunta que no espera respuesta: “¿Puede existir día más importante
para una mujer que el de la boda, llevando un hijo deseado en su vientre?
“,
consultó al aire y, acto seguido, entregó a los preparativos su metro setenta,
sus inquietantes curvas y su leve pancita de tres meses. Arrancó Mauricio
Catarain, maquillándola de manera “leve y distinguida“, y continuó Benito
Fernández, vistiéndola de forma “sencilla y elegante“: un traje de talle
bajo con tul color natural y flores bordadas de organza, faja drapeada en satén
y breteles de piedras doradas. Luego, tocado de mariposas de la casa Celedonio y
ramo de Silvia Neira. “¿Listo?“, lanzó Gegé delante del espejo y, también
sin esperar respuesta, partió acelerada hacia la iglesia Santo Domingo, en la
esquina de la calle Defensa y la avenida Belgrano.

Llegó a las 20, tan puntualmente como ella y el novio, Jorge Otamendi (24,
músico), habían acordado a pedido del padre Carlos Barreiro. Después, lo de
siempre: marcha nupcial, avance lento sobre la alfombra, ceremonia, anillos,
trompetas cerrando el compromiso ante Dios, lágrimas, abrazos y besos en el
atrio, una frase de la protagonista (“Cuando di el sí, sentí que nuestro bebé
se movía de la emoción
“) y un hecho inesperado, una ausencia imprevista que
nadie explicaba y que acecharía a la pareja hasta el Palacio San Miguel, lugar
de la fiesta: ¿dónde estaba Nicole, su hermana mayor?

Mientras tanto, la ansiada noche avanzaba en el salón ambientado por Firmin
Didot y Loly Otamendi, hermana del novio. Y aparecía una recepción con comida
mexicana y mediterránea y mesa de omelettes, popurrí de ritmos a cargo de la
banda Golden Boys, un menú de Beatriz Faba (lomo a las hierbas con papas
fondant y verduras salteadas, y postre nougat glacé con salsa de frutos
colorados y almendras; amén de que el agasajado central eligió para su mesa un
postre Bariloche de mousse de chocolate y dulce de leche) y hubo, claro,
emociones varias.

Lógico, ya que para el cierre se proyectó un video que contaba el par de
décadas de vida de los contrayentes e incluía fotos de Geraldine y Nicole (el
único instante en que se vio a la otra diosa de Multitalent Agency);
llegó el momento del vals, el de la cintita y el del ramo, el carnaval carioca y
la madrugada de música al ritmo del DJ Poppy Manzanedo, con Gegé reemplazando
los zapatos Ricky Sarkany por unas zapatillas Converse plateadas para saltar y
cantar hasta las seis, hasta que los esposos regresaron al cinco estrellas de
Recoleta. “Por precaución médica, vamos a esperar unas semanas antes de irnos
de luna de miel. Nos gustaría mar y arenas blancas, pero todavía no decidimos
dónde
“, comentó Geraldine a antes de confesar un último secreto: “Aunque
nos falta elegir nombre de varón, de nacer niña la llamaremos Helena
“,
concluyó, sin develar la duda de las dudas: ¿por qué no asistió quien sabemos? “Discutieron
en el Civil cuando Nicole llegó tarde y vestida poco solemne, y quedaron
resquemores
“, defendieron algunos a la recién casada. “Geraldine no la
invitó. Ni en la lista figuraba
“, defendieron algunos a Nicole. Sin embargo
la opinión de Claudia, madre de ambas, presente allí, resultó terminante: “Es
Nicole la que le debe una explicación a Geraldine, y no al revés
“.

Ocho días atrás, el viernes 24, habían pasado por el Civil. Y el último sábado, 2 de julio, Gegé y Jorge recibieron el sacramento matrimonial en San Telmo, desde donde partieron hacia el salón de Suipacha y Rivadavia.

Puede interesarte

Ocho días atrás, el viernes 24, habían pasado por el Civil. Y el último sábado, 2 de julio, Gegé y Jorge recibieron el sacramento matrimonial en San Telmo, desde donde partieron hacia el salón de Suipacha y Rivadavia.

Los novios bailaron sin cesar, siguiendo la música de Poppy Manzanedo. Comenzaron a salir un año atrás. No valía la pena esperar más… Si nos adoramos“, convinieron. Después de la entrega de los anillos, sellaron su amor con un beso. “>

Los novios bailaron sin cesar, siguiendo la música de Poppy Manzanedo. Comenzaron a salir un año atrás. “No valía la pena esperar más… Si nos adoramos“, convinieron. Después de la entrega de los anillos, sellaron su amor con un beso.

Comentarios de Facebook
© 2019 GENTE | Todos los derechos reservados | Desarrollo: MOnkey ARt. | Términos y Condiciones.

GENTE Y LA ACTUALIDAD de EDITORIAL ATLANTIDA S.A.
Director Responsable: Federico Poletto
Nº de Edición: - Fecha:
Domicilio Legal: Azopardo 579 - C.A.B.A.
Registro DNDA en trámite.

Ir Arriba