«Cuando busco paz me gusta ir a un lugar donde nadie me conozca» – GENTE Online
 

"Cuando busco paz me gusta ir a un lugar donde nadie me conozca"

Actualidad
Actualidad

Puerto de Río de Janeiro. Si bien se extiende mas allá del horizonte, aún le
faltan algunos diques para ser "o mais grande do mundo". La escena recrea un
partido de fútbol entre camioneros. Es el comienzo de la película, dicen. Pablo Echarri -devoto de Ricardo Bochini- ensaya ahora sus mejores gambetas. La
claqueta resume todos los detalles técnicos de la toma: "Peligrosa Obsesión.
Día, exteriores. Secuencia 03/22, toma 3. Fecha 04/06/04. Rollo 321, chasis 2"
.
Luego del grito de acción, un fornido brasileño golpea a Echarri con saña en su
tobillo derecho. Es un cruce digno de Eber Ludueña. A orillas de la cancha,
Mariano Martínez dispara algunas voces de aliento en portugués: "¡Argentino babaca!", "¡Gringo viado!". Está rodeado por un puñado de morenas de curvas
generosas. Se suceden entonces los gritos de "¡Corten!", "¡Muy bien, chicos!",
"¿Lo hacemos una vez más?".

Peligrosa Obsesión es una producción de Patagonik Group Film, Telefé Cine y
LedaFilms. Su trama es un verdadero misterio. "Es una película de acción y
aventuras, al mejor estilo Arma Mortal"
, resume Carlos Mentasti, uno de los
dueños de la idea original. Su gacetilla de prensa ofrece una breve sinopsis:
"Un hombre que regresa para consumar una venganza. Un aventurero dispuesto a
todo por amor al peligro. Una bella mujer cansada de la traición de los hombres.
La vida los une, el amor los separa. Son distintos, son opuestos. Lo único que
tienen en común es el honor, la obsesión. El destino los enfrentará a una
peligrosa organización criminal, proponiéndoles una aventura tan intensa como
salvaje en la que se apuesta a todo o nada: lograrán sus sueños… o morirán".

Minutos antes de comenzar la entrevista, un asistente de producción sugiere:
"Mariano prefiere hablar sólo de la película, que no le pregunten de su vida
privada…".

Requiem para el Rey Sol. Ya no quedan rasgos de Martín Marquesi sobre la piel de
Mariano Martínez. Su cabeza ya no luce las extensiones de los tiempos de Son
Amores, sino que exhibe un peinado más moderno. "Quería cambiar la imagen para
despegar a los personajes. Quise probar con el pelo lacio y terminé con este
peinado, estilo Mambrú. Mi personaje se llama Tony Corsini, es un argentino,
descendiente de italianos, que vive en Río de Janeiro. Un tipo de mundo, un
atorrante que sabe de informática y vive pendiente de la moda"
, asegura Mariano.
Tampoco sobrevivió la verba florida de El Rey Sol, que hoy mudó a un portugués
precario. "Tomé clases de fonética para aprender el idioma y me costó muchísimo.
Después entrenaba con un grabadorcito: me grababa y escuchaba. También traté de
hablar mucho con la gente, repetía como un loro. Y hoy creo que ya sé más de una
docena de malas palabras"
, jura Martínez y ensaya algunos improperios irreproducibles.

-Quizá esta vez nos sorprenda en la pantalla improvisando algunas canciones al
ritmo de samba…
-No, ya no canto más. Pero tuve que aprender a bailar un ritmo muy brasileño,
que todos llaman Revoleo.

-Entonces es cuando la película vira a la comedia, imagino.
-Desde la producción pretendían que fuese una escena seria, pero ni siquiera yo
podía dejar de reírme mientras la grabábamos.

Doble de cuerpo. Como toda película de acción que se precie, Peligrosa Obsesión
recrea persecuciones automovilísticas, explosiones varias y tiroteos de todo
calibre. Un camión cae desde lo alto del puente Niterói (parece que esta vez sí
cabe la muletilla de "o mais grande do mundo") y los protagonistas intercambian
trompadas con más énfasis que Mauro Viale y Alberto Samid. Para las escenas más
riesgosas, Mariano Martínez y Pablo Echarri cuentan con dobles de cuerpo,
especialistas en el arte de arriesgar la vida para redondear el trabajo ajeno.
En este mismo momento, el doble de Mariano (N. de la R.: un brasileño llamado
Javier que ahora luce una ridícula peluca sobre la cabeza
) graba algunas escenas
sobre una cancha de fútbol junto a Echarri.

-Mariano, ¿no le parece una exageración tener un doble para grabar las escenas
de fútbol?
-(Ríe.) No me dejaron jugar porque tengo un desgarro en el muslo derecho. El
tema de los dobles tiene que ver con una cuestión de seguridad, porque si nos
lastimamos, ¿cómo sigue la película? Yo no arrugo, hay cosas que no tengo miedo
de hacer. Pero no me dejan porque parar la película supone un costo enorme. Los
dobles están para eso, son FX, asumen los riesgos.

Dos galanes en pugna. Mariano Martínez y Pablo Echarri se disputan el corazón de
Carol Castro, un carioca de curvas exuberantes. "Son mucho más que galanes, son
dos garotos muy educados", asegura Carol en un español forzado. La pulseada,
finalmente, se dirimirá a los tortazos. "Peleamos a lo bestia, aunque cada
movimiento responde a una coreografía determinada. Mi personaje domina las artes
marciales…
", jura Mariano.

-¿Cómo manejan sus egos dos actores que, en teoría, compiten por el número uno
entre los galanes argentinos?
-Con mucho humor. Recién conocí a Pablo cuando empezamos a filmar la película,
hace poco más de tres meses. Y hoy ya puedo decir que es mi amigo. Tenemos
muchas cosas en común, que encajan. Toda esta competencia que instalaron desde
los medios no existe. Nosotros nos reímos mucho de nuestra condición de galanes.
Y hacemos bromas, claro. El me dice que tiene más pinta que yo, que tiene más
arrastre entre las mujeres… Y yo, de a poco, le estoy haciendo entender que ya
está un poco mayor para competir conmigo (ríe).

-¿Qué cosas tienen en común Pablo Echarri y usted?
-En principio, el barrio. Los dos somos de la zona Sur: Pablo es de Villa
Domínico y yo de Avellaneda. Crecimos en las mismas calles y fuimos a los mismos
boliches: Lagarto, Hollywood… En realidad, algunas veces no llegaba a entrar
porque me rebotaban en la puerta.

-Deben ser los mismos boliches que hoy lo reciben con una alfombra roja.
-No, lamentablemente ya no existen más. Ni siquiera tuve esa revancha… Creo que
con Pablo compartimos muchos códigos porque somos del mismo barrio. Pero no nos
conocíamos porque él es más grande, por no decir que está más viejo…

-Dicen que su amigo Echarri trajo dos sungas en su equipaje…
-(Interrumpe.) Juro que no sé nada, jamás lo vi. Yo usé sunga alguna vez pero no
me es cómodo, prefiero las bermudas.
Oda al anonimato. Faltan tan sólo algunas horas para el final del rodaje.
Mariano Martínez se reconoce exhausto. En tan sólo algunos días, viajará a San
Martín de Los Andes para grabar Sangre Fría, el nuevo unitario de terror de
Ideas del Sur.

-Durante estos días en Brasil, ¿pudo descansar del asedio de la prensa y de sus
fans?
-Acá soy anónimo, no me conoce nadie. A mí me gusta mi trabajo y todo lo que
implica, pero cuando salgo de vacaciones me vengo para Brasil, adonde soy uno
más.

-¿Es cierto que pudo disfrutar también de un romántico fin de semana junto a su
novia, Marcela Kloosterboer, en Angra dos Reis?
-Sí, tuve unos días libres y ella vino a acompañarme. Estoy bien… ¿Está bien?

Amo mi trabajo y todo lo que implica: la exposición, el público, la prensa… Pero cada vez que salgo de vacaciones me escapo para Brasil: aquí soy anónimo, uno más, y eso me encanta", insiste Mariano.">

"Amo mi trabajo y todo lo que implica: la exposición, el público, la prensa… Pero cada vez que salgo de vacaciones me escapo para Brasil: aquí soy anónimo, uno más, y eso me encanta", insiste Mariano.

Quería cambiar de imagen para despegar de El Rey Sol. Me corté el pelo, me saque los rulos… Quise probar con el pelo lacio y terminé con este peinado, estilo Mambrú"">

"Quería cambiar de imagen para despegar de El Rey Sol. Me corté el pelo, me saque los rulos… Quise probar con el pelo lacio y terminé con este peinado, estilo Mambrú"

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig