Cuáles son los pueblos medievales más lindos y desconocidos de Europa – GENTE Online
 

Cuáles son los pueblos medievales más lindos de Europa y qué historia esconden

Pequeños poblados en España, Alemania y Francia, desvelan a los viajeros tanto por su pintoresca estructura, como por los paraísos naturales que los rodean. 
Actualidad
Actualidad

Europa se caracteriza por la enorme cantidad de pueblos y ciudades de encanto medieval. Nacidos siglos atrás, algunos de ellos han sabido conservar su esencia más genuina hasta nuestros días, siendo foco de un turismo ávido por conocer lugares con historia.

Calles pintorescas, trazados originales, casas de ensueño, iglesias, castillos, puentes y murallas. Todas estas características hacen únicos estos poblados.

Rothenburg ob der Tauber, en Alemania

En Baviera, Alemania, Rothenburg ob der Tauber se ha convertido en un imán para los viajeros gracias a su casco histórico medieval y su fantástico estado de conservación.

Con sus murallas, sus calles adoquinadas, sus tejados rojizos y sus casas con entramados de madera enamoran a los visitantes. Un lugar pintoresco que aún podría añadir un castillo a su lista de atractivos si no fuera porque un terremoto lo destruyó en 1356.

Besalú, en Girona

Basalú parece haberse quedado atrapado en la Edad Media. Cruzando El Fluviá, su principal río, a través de un puente que da acceso a un casco antiguo donde hay murallas, iglesias y sinagogas.

El origen de la ciudad fue el castillo de Besalú que ya se encuentra documentado en el siglo X, construido encima de un cerro donde están los restos de la canónica de Santa María, en la Alta Edad Media.

Son varias las edificaciones de corte medieval que distinguen a Besalú, entre las más importantes y bellas está el Puente Medieval, que es una construcción realizada aproximadamente entre los siglos XI y XII, refaccionado muchas veces a lo largo de la historia.

Las murallas levantadas para proteger la ciudad y el castillo también se constituyen como un gran esfuerzo arquitectónico. En el centro de la ciudad destaca la Plaza Mayor, también conocida con el nombre de Plaza de la Libertad, en la cual podremos observar a simple vista edificios importantes como el Ayuntamiento, la Oficina de Turismo y la Curia Real, construcción de hermosas ventanas góticas y de invaluable riqueza artística, y el cual hoy en día es un restaurante.

Con Pedro IV, ya en el siglo XIV y la guerra contra Castilla, se cierra el perímetro amurallado para defender la ciudad, restos que aun se pueden observar hoy.

San Gimignano, en Italia

San Gimignano, en la Toscana italiana, conserva 15 torres de las 72 que llegó a tener. Cada familia construyó su torre junto a su palacio y, cuanto mayor era su altura, más riqueza demostraba poseer.

Su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1990 y, como era de esperar, su belleza hace que sea un pueblo altamente turístico.

Castle Combe

A 162 kilómetros de Londres, está considerado por muchos como el pueblo más hermoso de toda Inglaterra.

Castle Combe forma parte del condado de Wiltshire y normalmente está incluido en toda ruta por los famosos Costwolds británicos. Cuenta con apenas 350 habitantes.

El pequeño pueblo ha servido en más de una ocasión de escenario de diversas películas y series. A veces, en el exterior de algunas de las casas, se pueden encontrar trozos de tarta y galletas para que el visitante pueda disfrutar de la repostería local. Una pequeña hucha junto a las bandejas deja en manos del cliente –y en su buena fe- el depositar en ella el dinero debido.

También se puede visitar su iglesia del siglo XIII, cuyo reloj, dicen, es uno de los más antiguos en funcionamiento de todo el país.

Carcasona, en Francia


Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997 y es tan turística que es difícil no haber oído hablar de ella. Un lugar que parece haberse quedado congelado en el tiempo con su imponente muralla, su Castillo Condal del siglo XII, su catedral de Saint-Michel y su basílica de Saint-Nazaire junto al canal de Midi.

tuvo su momento de mayor esplendor en el siglo XIII como centro del poder de los condes de Carcassonne. Fue fortaleza real, frontera entre Francia y Aragón y, hace apenas dos siglos, una de las mayores obras de restauración de Europa. Cuando la bella ciudad medieval que hoy se admira estuvo a punto de ser demolida, el prolífico arquitecto del siglo XIX Viollet-le-Duc la reinventó, reconstruyéndola durante 50 años para devolverle el aspecto que tuvo en el Medievo, a la que le añadió un toque romántico. El resultado fue una maravilla arquitectónica, la fortaleza más grande y mejor conservada de Europa, inscrita en la lista de la Unesco.

Fredrikstad, en Noruega


Fredrikstad es sin duda el pueblo más medieval de toda Noruega y uno de los mejor conservados del norte de Europa. De hecho es el único del país nórdico que mantiene intactas sus murallas.

Como mejor se aprecia su belleza es desde el aire pues llama la atención su enorme foso defensivo lleno de agua en forma de estrella, al estilo fortaleza. Calles de piedra, casas bajas de madera y numerosos establecimientos de artesanía esperan aquí al visitante.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig