Cristina deslumbró y habló – GENTE Online
 

Cristina deslumbró y habló

Actualidad
Actualidad

Secador en una mano, cepillo de cerda en la otra y ¡listo! A esta altura del partido (tres años acompañando a su marido a todo evento oficial y cinco ocupando su banca de senadora), Cristina Fernández (de Kirchner, por supuesto) no anda con tiempo para pasar por la peluquería. Y, se sabe, detesta los séquitos de cualquier tipo. Aquel brushing (improvisado y preciso), desde su suite del hotel Ritz, fue elogiado hasta por la mismísima reina Sofía. Se comentó en los pasillos del Palacio que en esta tercera visita la monarca española la notó mucho más joven y renovada. Hasta, cuentan, piropeó su look.

No todo es superficialidad en la vida de la Primera Ciudadana argentina (como adora que la llamen). Sin embargo, no son pocos los que conocen sus manías y costumbres respecto de su imagen: gimnasia a diario en la quinta de Olivos, diseños exclusivos y a medida confeccionados por Susana Ortiz, zapatos (casi siempre stiletto) de Claude Bernard, todas las chaquetas de cuero de Gloria López Sauqué y el pelo by Alberto Sanders (quien le enseñó todos y cada uno de los trucos para lucir una melena impecable lejos de su presencia).

“No bien me visitó tuvimos una gran charla, en la que acordamos no depender el uno del otro”, cuenta hoy el estilista, responsable también de los looks de Araceli González, Romina Gaetani y Celeste Cid. “Ella es una mujer muy independiente, que sabe perfectamente qué quiere. Por eso creamos juntos un corte con algunas extensiones para que pueda usar con o sin brushing; algo bien práctico, que le facilite la tarea del peinado esté donde esté. Siempre digo que el secreto no está cuando la clienta se va de la peluquería, sino a la mañana siguiente, cuando despierta en su casa. Lo que nuestra Primera Dama logró es eso: llevar una melena larga y elegante sin la necesidad de depender de un peinador”.

Y su agenda madrileña tampoco le dejó tiempo más que para cumplir en horario y forma con sus citas oficiales: almuerzo en la Zarzuela (huevos escalfados, lomo de lubina a la casera, bizcochos feteados de chocolate con naranjas amargas, vino Viña Mein 2005 y cava Jaume Codorníu para el brindis) junto al rey Juan Carlos I, la reina Sofía y los príncipes de Asturias (a quienes felicitó por el nacimiento de la infanta Leonor), y partido mundial Argentina vs. Holanda en la residencia del presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero. “Por hoy, fue suficiente”, se la escuchó decir a última hora del miércoles 21, cuando regresaba al Ritz. El jueves lo dedicó a custodiar de cerca a su marido y el viernes se codeó con la comunidad argentina que reside en la Madre Patria. En la embajada argentina en Madrid charló animadamente con los actores José Sacristán y Federico Luppi y con María Kodama. También conversó con la prensa, aunque eludió hablar de su candidatura a la presidencia. “Nunca pensé en términos de escalafón…”, enfatizó.

–¿Pero la fantasía, las ganas…?–insistió una periodista.
–Nunca. Estoy grande para fantasías. Eso era cuando tenía 15 años…

Hubo almuerzo en una parrilla argentina y debió sumarse a la aburrida televisación del partido España vs. Arabia Saudita en el Palacio del Prado. Después emprendió la vuelta a casa: en Olivos la esperaba un reconfortante baño de inmersión.

El príncipe Felipe de Asturias, la reina Sofía, Cristina Fernández, el presidente Néstor Kirchner, el rey Juan Carlos I de España y Letizia Ortiz. Sonrisas y halagos en el Palacio de la Zarzuela.

El príncipe Felipe de Asturias, la reina Sofía, Cristina Fernández, el presidente Néstor Kirchner, el rey Juan Carlos I de España y Letizia Ortiz. Sonrisas y halagos en el Palacio de la Zarzuela.

Los zapatos, siempre stiletto, son de Claude Bernard. Los diseños, exclusivos y a medida, de Susana Ortiz, la misma que la viste desde la asunción presidencial del 2003. Las camperas de cuero que llevó en el viaje, de Gloria López Sauqué. El martes, en el aeropuerto de Barajas, llevó una falda chocolate de corte irregular y una chaqueta cruda. Junto al presidente español José Luis Rodríguez Zapatero (derecha), usó un pantalón ciruela, top y saco en verde.

Los zapatos, siempre stiletto, son de Claude Bernard. Los diseños, exclusivos y a medida, de Susana Ortiz, la misma que la viste desde la asunción presidencial del 2003. Las camperas de cuero que llevó en el viaje, de Gloria López Sauqué. El martes, en el aeropuerto de Barajas, llevó una falda chocolate de corte irregular y una chaqueta cruda. Junto al presidente español José Luis Rodríguez Zapatero (derecha), usó un pantalón ciruela, top y saco en verde.

Llevó el pelo largo, suelto y al natural, como le recomendó su estilista personal, Alberto Sanders. Izquierda: Junto a la reina Sofía y a la princesa Letizia en la Zarzuela, con tapado de satén color ciruela y vestido lila. Abajo: Con José Sacristán en la embajada argentina, lució una remera sin mangas color maíz bordada con canutillos.

Llevó el pelo largo, suelto y al natural, como le recomendó su estilista personal, Alberto Sanders. Izquierda: Junto a la reina Sofía y a la princesa Letizia en la Zarzuela, con tapado de satén color ciruela y vestido lila. Abajo: Con José Sacristán en la embajada argentina, lució una remera sin mangas color maíz bordada con canutillos.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig