Ahora leyendo
Crimen de Fernando Báez Sosa: “Fue una cacería humana”. Los detalles de la sentencia contra los rugbiers

Crimen de Fernando Báez Sosa: “Fue una cacería humana”. Los detalles de la sentencia contra los rugbiers

Avatar

Luego de más de dos meses de espera, la Cámara de Dolores confirmó la prisión preventiva de los acusados por el asesinato a Fernando Báez Sosa.

Siguen detenidos en Melchor Romero y por ahora no les pudieron hacer las pericias psiquiátricas.

La decisión original del juez David Mancinelli tomada a mediados de febrero queda ratificada: la detención de Luciano Pertossi, Lucas Fidel Pertossi, Enzo, Tomás Comelli, Ciro Pertossi, Máximo Pablo Thomsen, Matías Franco Benicelli, Blas Cinalli y Ayrton Michael Viollaz en la alcaidía de Melchor Romero se convierte definitivamente en prisión preventiva. Así, seguirán presos hasta que llegue el juicio, que aún no tiene fecha.

Los padres de Fernando Báez Sosa piden justicia y que no les den la prisión domiciliaria a los asesinos de su hijo.

La autopsia del cuerpo de Fernando Báez Sosa reveló la saña que con que actuaron los ocho rugbiers: dejaron en el cuerpo de Fernando extensas lesiones y una hemorragia masiva dentro del cráneo. Además, el fallo sostiene: “Hay peligros procesales. Se infieren no sólo de la pena en expectativa, sino que son personas frías y calculadoras (los rugbiers acusados), ya que no demostraron ni nerviosismo ante la intervención policial cuando los pararon”.

“Cuando los pararon y les preguntaron si habían estado en alguna pelea, ellos lo negaron. Se suma la conversación de chat de WhatsApp donde dicen ‘caducó’. Después, ningún mensaje de sorpresa o asombro por parte de ninguno de ellos”, agrega.

.

Puede interesarte

“No puede dejar de señalarse la cantidad de intervinientes contra una sola persona, la brutalidad de la golpiza, el motivo fútil que llevó al accionar de los imputados. Fue una cacería humana. Hubo desprecio total por la vida”, afirma el fallo de los camaristas Luis DefelittoMiriam Yaltone Fernando Sotelo, y esos fueron algunos de los motivos que el juez valoró para mantener a los ocho rugbiers de Zárate en la cárcel.

Los ocho rugbiers seguirán detenidos, mientras que Alejo Milanesi y Juan Guarino, los dos acusados excarcelados, seguirán libres por falta de pruebas en su contra; sin embargo, siguen vinculados al caso.

La confirmación de la prisión preventiva significaba muchas cosas. Los detenidos podrían pedir la prisión domiciliaria hasta que salga el juicio, pero para eso tendrían que hacerse las pericias psiquiátricas, suspendidas por la pandemia del Covid-19. Otra de las opciones que tendrían es el posible traslado de los acusados a otro penal más cercano a sus familias, donde se mezclarían finalmente con la población común. Su próximo destino podría ser la Unidad Nº 57 de Campana, una cárcel construida para jóvenes de 18 a 21 años, ofensores con un primer encierro como ellos. Sin embargo, fuentes penitenciarias aseguran que por la pandemia del coronavirus se frenaron en gran medida los traslados de detenidos. Al menos hasta el fin de la pandemia, los rugbiers seguirán en Melchor Romero.

Ir Arriba