Covid-19: según un DT de la Superliga, con la suspensión de los partidos los futbolistas corren más riesgo de contagiarse – GENTE Online
 

Covid-19: según un DT de la Superliga, con la suspensión de los partidos los futbolistas corren más riesgo de contagiarse

Actualidad
Actualidad

Sergio Rondina, técnico de Arsenal de Sarandí, encendió el debate sobre la conveniencia de parar el fútbol en Argentina por el avance de la pandemia de coronavirus. Muchos creen que es una medida acertada, pero otros argumentan que no tiene sustento. En esta nota, las dos posturas.

Sergio Rondina, técnico de Arsenal, cree que el fútbol no debería pararse

“La pelota no se mancha”, dijo Diego Maradona el 10 de noviembre de 2001 en la Bombonera, el día que jugó su partido despedida. Claro que cuando el mejor jugador del mundo inmortalizó esa frase, el mundo no tenía coronavirus. Hoy esta pandemia que afecta al mundo provocó el cese de casi todas las disciplinas del deporte profesional. Pero hasta hoy, el fútbol argentino casi en su totalidad había decidido seguir. Y el fin de semana se jugó el 99 por ciento de los partidos y al parecer –hasta ahora nadie denunció síntomas de contagio– no hubo problemas.

Por pedido de Ponzio, Rodolfo D'Onofrio decidió que River no se presente a jugar ante Atlético Tucumán y por eso recibirá una multa económica y deportiva.

Tanto que el domingo, el presidente de la Nación, Alberto Fernández, dijo en conferencia de prensa: “Perfectamente el fútbol se podía jugar sin público”. El único equipo que decidió no presentarse fue River porque, según el comunicado que salió de Núñez, “los jugadores tenían miedo por su salud y la de su familia”. La comisión directiva de River, con D’Onofrio a la cabeza, aceptó el pedido de los jugadores de no presentarse ante Atlético Tucumán y marcó un precedente histórico en la institución: parte de los empleados que tiene el club –los jugadores y el cuerpo técnico, por más Copas que hayan ganado siguen siendo empleados–, tomaron una decisión  que a futuro va a perjudicar a River en lo deportivo, porque le van a quitar de 3 a 6 puntos; y en lo económico ya que deberá pagar 2.250 entradas generales, que significa 1.575.000 pesos.

El sábado, River decidió no presentarse a jugar ante Atlético Tucuman

La medida causó tanto revuelo interno que hoy son varios los dirigentes de la oposición que están leyendo con lupa el estatuto del club, porque creen que se violó el artículo 54 C que establece: “Las Asambleas Extraordinarias se celebrarán cuando las convoque la Comisión Directiva para –entre otras cosas– considerar cualquier otro asunto de relevante importancia a juicio de la Comisión Directiva”. Lo que muchos sostienen es que “los dirigentes de River quisieron torcerle el brazo a la Superliga y a la AFA, pero el mundo del fútbol les dio la espalda”.

Fútbol sí, fútbol no

Hoy el mundo de la pelota está dividido en dos. Por un lado están los que creen que “es una locura que el fútbol argentino se siga jugando a puertas cerradas”, y se desgarran las vestiduras ante una cámara o un micrófono de radio. En ese grupo está el capitán de River, Leonardo Ponzio, quien “no tiene problemas en parar de jugar el tiempo que sea necesario”. Hace unos días se filtró una carta que había sido escrita por un grupo de médicos de los clubes de Primera División, que les pedían a Claudio Tapia y Marcelo Tinelli, presidentes de AFA y Superliga respectivamente, “la suspensión de la primera fecha de la Copa de la Superliga para prevenir ante la propagación del coronavirus”.

El técnico de Banfield, Julio Cesar Falcioni, fue tajante: "Soy un paciente de riesgo y el viernes me obligaron a jugar".

Otro que se mostró en contra de seguir jugando fue el técnico de Banfield, Julio César Falcioni, quien el pasado viernes tuvo que viajar a la ciudad de La Plata para enfrentar al Gimnasia de Maradona y expresó: “Tuve neumonía, cáncer, recibí quimioterapia, rayos. Soy un paciente de altísimo riesgo y el viernes tuve que trabajar igual. Me toca estar al lado de la gente que me acompaña, los jugadores. Estamos citados para volver a entrenar mañana a la mañana. Todo dependerá de los jugadores, hay que escucharlos”, concluyó.

Hasta acá los testimonios son válidos y si tenemos en cuenta el contexto mundial y que está en juego y en riesgo “la salud de los jugadores”, pareciera que los argumentos son inapelables. Sin embargo, la cosa no es tan así. No todo es blanco o negro, o Boca o River, en el fútbol argentino. Y a favor de que sigan jugando se alzan voces tan válidas y respetables como por ejemplo la de Donato Villani, médico de la Selección Argentina, de AFA y de FIFA, quien expresó: “El fútbol argentino no tiene que suspenderse. Es casi nulo que haya un infectado por jugar a la pelota. Sí hay que jugar sin público, pero se puede seguir adelante si no entra nadie. Y a Rodolfo D’Onofrio me gustaría preguntarle: ¿Si estaba tan preocupado por la salud de sus empleados, por qué el domingo no cerró Dashi, el restó del cual es dueño? Unos amigos fueron a comer y no pudieron entrar porque había mil personas. ¿Esa gente no corre riesgo de contagio o solamente están en peligro si tenés puesta una camiseta de fútbol?”.

Donato Villani, duro con D'Onofrio: "Si estaba tan preocupado por sus empleados debería haber cerrado Dashi, el restó del cual es dueño".

Otro que cree que el fútbol debería jugarse es el técnico de Arsenal, Sergio Rondina, quien conoce como pocos todo el fútbol argentino en todas sus categorías, y hace un interesante análisis. “Hoy no se debería parar el fútbol, porque Argentina no tiene un brote descontrolado. Los jugadores están más seguros en los clubes que en sus casas. Y te doy un ejemplo. Los vestuarios están totalmente desinfectados y cada uno tiene sus elementos de higiene y personales a mano. Los clubes están cerrados y no hay gente que se acerque. Hoy, si se para el fútbol, hay que licenciar a los jugadores y darles un plan de entrenamiento personalizado. Porque los que están pidiendo que se pare el fútbol, jugadores y dirigentes, tienen que entender que si paran no pueden ir al club a entrenarse. Por ahí jugadores de Primera División y de clubes grandes tienen un gimnasio en su casa para entrenarse de forma personal. Y el que no tiene, ¿qué hace?”.

Para el Huevo Rondina, "si se para el fútbol muchos jugadores del Ascenso no van a tener plata para comer".

Acá, Rondina explica que es más fácil que un jugador se contagie si se para el fútbol: “Los jugadores se van a ir a correr al parque o a un gimnasio. Ahí están más expuestos, porque se cruzan con gente desconocida, que en muchos casos hasta los van a parar para pedirles una foto. Y después hay otro tema que hasta es más grave todavía. El fútbol argentino tiene 5 mil profesionales, y muchos de ellos viven al día. Si no juegan, ellos y sus hijos no comen. Te repito: no comen. ¿Quién les va a llevar plata? ¿Lo pensaron? En Argentina trabaja el basurero, el chofer de colectivo, el de taxi, el empleado del subte, los médicos y millones de personas. Qué yo sepa, el país no se paró. ¿Por qué debería parar el fútbol?”.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig