Coronavirus: qué es la ventilación cruzada y por qué es clave para evitar los contagios – GENTE Online
 

Coronavirus: qué es la ventilación cruzada y por qué es clave para evitar los contagios

Es fundamental en ambientes cerrados con presencia de varias personas, como puede ser un aula, una oficina o el transporte público.
Actualidad
Actualidad

Mientras los gobiernos de Buenos Aires y CABA definen nuevas medidas para intentar reducir el impacto de la segunda ola de la pandemia en el país, la ministra de Salud reconoció que hoy las principales fuentes de contagio “son las reuniones sociales” .

“La mayoría de los contagios no se da en los lugares con protocolo, las fábricas o las aulas. Hay que transmitir la atención y el cuidado en momentos donde estamos con alguien que luce sano y tenemos confianza y nos sale abrazarlo, besarlo”, enfatizó la funcionaria durante una conferencia de prensa esta mañana, acompañada por la directora nacional de Epidemiología e Información Estratégica, Analía Rearte, y por Juan Manuel Castelli, director nacional de Control de Enfermedades Transmisibles.

En esta línea, instó a “tener los ambientes ventilados, con ventilación cruzada y constante. Tiene que haber corriente de aire, tiene que ser un viento fuerte que vuele los papeles, ejemplificó la funcionaria.

El coronavirus, así como el resto de las enfermedades respiratorias, se transmite principalmente por aerosoles, tal como se conoce a las partículas que se emiten al respirar, toser o hablar y que en las personas infectadas son portadoras del virus.

Se busca generar corrientes de aire natural dentro de los espacios cerrados.

Por esta vía, las cargas virales pueden ser directamente conducidas a la zona baja de los pulmones o al aparato respiratorio, debido a su reducidísimo tamaño. Para evitar que esto suceda es necesario mantener puertas y ventanas abiertas constantemente, a pesar de las bajas temperaturas que traerá el otoño/invierno. 

Qué es la ventilación cruzada y cómo se produce

La ventilación cruzada busca generar corrientes de aire natural dentro de los espacios cerrados, que permitan no sólo ventilar, sino también renovar el aire.

“Ventilar es una medida muy efectiva, porque evita que se acumulen aerosoles en el aire y reduce el riesgo de tener un evento de súper contagio, que ocurre cuando una persona contagia a muchas otras, incluso estando a más de dos metros de distancia”, resaltó por su parte la investigadora adjunta del Conicet en el Centro de Investigaciones del Mar y la Atmósfera (CIMA-FCEyN-UBA), Andrea Pineda Rojas. 

Es clave para ambientes cerrados con presencia de varias personas, como una oficina.

La experta detalló que el contagio se puede dar tanto respirando una alta concentración de aerosoles infectivos en poco tiempo (contagio en proximidad) o una baja concentración durante mucho tiempo de exposición (contagio a distancia).

Para lograr que se produzca la ventilación cruzada no basta con abrir una sola ventana o puerta, sino por lo menos dos, que deben estar opuestas, lo que permitirá que el aire circule desde la zona con alta presión a la de baja. Eso generará una corriente de aire interior, que permite la ventilación y renovación del aire que se respira.

La ventilación cruzada es clave para ambientes cerrados con presencia de varias personas como puede ser un aula, una oficina o el transporte público.

La clave es favorecer la circulación de aire exterior a partir de la apertura de puertas o ventanas en lados opuestos.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig