Ahora leyendo
Cordobazo en el monumental

Cordobazo en el monumental

Redacción Gente

Hacer las cosas en forma brillante es un mérito que conduce hacia el éxito. Pero hacerlo en el momento y el lugar oportunos, una fórmula infalible. Esto que para la mayoría resulta un buen consejo, o una meta, para Oscar Córdoba (31) ya es casi una costumbre. Y ante River volvió a demostrarlo, sellando el arco para que el partido terminara 1 a 1.

Salta, se agazapa, se arrodilla, vuela… Cada movimiento, cada atajada es un ladrillo que se suma para erigir el muro, la tapia que este verdadero número uno construye frente al arco. Los hinchas de millonarios contienen el grito de gol. La Doce exhala el peligro que, ya las manos, ya los hombros, ya la cara del colombiano, hacen desaparecer.

Sus intervenciones hicieron recordar lo importante que resultó su figura para los grandes logros xeneixes en los últimos años. En La Boca ya nadie transpira cuando una final se define desde los doce pasos. Así lo atestiguan los penales que atajó en las últimas dos Copa Libertadores, contra el Palmeiras en Brasil -por la final del año pasado y la semifinal de éste-; y contra el Cruz Azul mexicano en la Bombonera -por la final de la última edición del certamen-. Hasta su compatriota, el Chicho Serna, se permitió un chiste en el vestuario: “En estos tres años, nosotros hicimos todo en la cancha y él aparecía en los penales. Ya era hora que le tocara trabajar a él. Para eso le pagan, ¿no?“.

Tampoco transpiran frente a un mano a mano, a los centros cruzados, o a los disparos de larga distancia. “Total, en el arco está Córdoba” repiten tanto en la platea como en la popular. Aunque Oscar, fiel a su perfil bajo, se quite méritos por su actuación. “Las cosas atrás salieron bien. Espero poder seguir con este buen momento personal, y que sigamos construyendo una defensa que nos permita estar tranquilos. Aunque cuando me hacen goles no duermo muy tranquilo que digamos, porque no pienso en los que evité sino en los que me hicieron “, explicó.

Martín Cardetti, Darío D´alessandro y Esteban Cambiasso no piensan lo mismo.


fotos: InfosicWalter Gaitán marca el empate faltando ocho minutos para el final y Oscar Córdoba estalla de felicidad

Walter Gaitán marca el empate faltando ocho minutos para el final y Oscar Córdoba estalla de felicidad

Cardetti trata por todos los costados de superar la muralla colombiana. Córdoba se cansó de atajarle pelotas.

Puede interesarte

Cardetti trata por todos los costados de superar la muralla colombiana. Córdoba se cansó de atajarle pelotas.

El <i>Monumental</i> sirvió de escenario para dos festejos dispares. Aunque empataron, al final la fiesta fue de Boca.”></p><div class='code-block code-block-10' style='margin: 8px auto; text-align: center; display: block; clear: both;'>
<div class=

El Monumental sirvió de escenario para dos festejos dispares. Aunque empataron, al final la fiesta fue de Boca.

Ir Arriba