“Conmigo todo resulta peligroso“ – GENTE Online
 

“Conmigo todo resulta peligroso“

Actualidad
Actualidad

"Así se barrena en Mar del Plata, man. ¡Esto tiene un power total, es bien popular!”, grita Fabio Posca y se deja arrastrar por una gigantesca ola que lo hace desaparecer unos segundos. A la una, a las dos, a las tres, a las… ¡Posca reaparece! Largando agua por la boca, claro. Pero hay más... Ayer, casi “se mata” con su hijo Rocco (5 años) paseando en cuatriciclo. “Agarré un médano con todo, así como iba, y del otro lado… ¡la nada! Decí que el pibe es más piola que el padre y se tiró a tiempo. ¿Yo? No, no zafé”, cuenta y muestra un moretón en su pierna derecha.

“Conmigo todo resulta peligroso, hasta caminar con mi ‘jermu’ por la playa”, bromea. O, quizás, hable muy en serio. Porque Manuela (su hija de once), que lo conoce bien, pero muy bien, asegura: “Con papá todos los deportes resultan extremos”. Sin embargo, Posca no se da por vencido: con tal de que su familia lo deje meterse mar adentro otra vez, se contrató un profesor de surf. Esa fue la condición que le puso su mujer María Luisa (psicóloga ella) para poder sumergirse en los libros de Lacan, Nietzche y Freud sin preocupación alguna por la salud e integridad física de su marido.

El histriónico personaje protagoniza todos los viernes y sábados en el teatro Roxy otra temporada de su exitazo Alita de Posca, que ya recorrió casi toda la Costa Atlántica y también inundó cada fin de semana las butacas del teatro La Plaza en Buenos Aires. “Es increíble la energía de la gente con esta obra. El teatro es terrible, tiene un feedback especial. Esta onda que emano me la transmite la gente”, cuenta el actor antes de levantar campamento (eso incluye reposeras, heladera, bronceadores y demás adminículos playeros). Entonces, mientras su familia viaja en camioneta para llegar segura a casa, él enciende el cuatriciclo de la caída e invita: “¿Querés que te acerque a algún lado…? Mirá vos, yo pensé que los periodistas eran más osados… Bueno, lo dejamos para otro día”. Y solito, como un Quijote modelo 2006, se pierde tras las dunas.

Fanático del mar, el protagonista de Alita de Posca -obra con la que recorrió toda la costa- decide darse un chapuzón, y casi terminan llamando al guardavidas. “<i>Sólo me enloquece el vértigo</i>”, bromea,  a salvo, el actor.

Fanático del mar, el protagonista de Alita de Posca -obra con la que recorrió toda la costa- decide darse un chapuzón, y casi terminan llamando al guardavidas. “Sólo me enloquece el vértigo”, bromea, a salvo, el actor.

Posca se llevó a su mujer (María Luisa) y sus hijos (Manuela y Rocco) de “trabaciones” (“<i>Una mezcla de trabajo y vacaciones</i>”, explica) a la Costa Atlántica. En Mardel, se anima a las prácticas más intensas, “<i>como mimar a mis hijos, pasear en cuatriciclo y caminar con mi ‘jermu’</i>”, contó.

Posca se llevó a su mujer (María Luisa) y sus hijos (Manuela y Rocco) de “trabaciones” (“Una mezcla de trabajo y vacaciones”, explica) a la Costa Atlántica. En Mardel, se anima a las prácticas más intensas, “como mimar a mis hijos, pasear en cuatriciclo y caminar con mi ‘jermu’”, contó.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig