“Con Sofía sé que voy a estar toda la vida” – GENTE Online
 

“Con Sofía sé que voy a estar toda la vida”

Actualidad
Actualidad

Cómo fue nuestra primera semana de casados? Lindísima. Tenía muchas ganas de que Sofía fuera mi mujer, con fiesta de boda, alianza y libreta. Pasar por el Civil, a los 72 años, fue una manera de decirle que estoy enamorado para toda la vida”, cuenta Gerardo Sofovich, mientras disfruta de un café recién preparado por su mujer, Sofía Oleksak (34). “La amo porque es una mujer maravillosa y sensible…Yo le había propuesto tres veces que nos casáramos. Y Sofi me decía: ‘Si estamos bien así, ¿para qué? Van a decir que lo hago por interés’. Finalmente me dio el ‘sí’. Se dio cuenta de que para mí también era muy importante dar este paso…”, confiesa.

En tanto, ella se sienta a su lado, en el enorme sillón que amuebla el dúplex que su marido tiene en el Palacio Alcorta –600 metros cuadrados, con terraza, piscina privada y ascensor–. La luna de miel es en Buenos Aires: una semana “casi a solas”, sólo interrumpida por los viajes de ida y vuelta que Sofía tiene que hacer hasta su casa de Pilar para estar con sus hijos (Agustín, de 11, y Joaquín, de 9 años), y por alguna comida con Flor de la V y Pablo Goycochea después de las funciones de La fiesta está en el Tabarís.

La recién casada explica cómo se las arregla durante esta semanita tan agitada: “Es que tengo dos vidas. Por un lado, me encanta estar con Gerardo. Y por el otro, sigo siendo mamá, quiero ayudar a mis hijos con los deberes, ir a verlos al rugby o prepararles la tortilla de papas que tanto les gusta”. Ambos saben que, en el futuro, su rutina no va a cambiar: casas separadas, vidas compartidas. “Ahora se alteró un poco, porque Sofi estuvo más en Buenos Aires conmigo. Pero después de que se vaya unos días a Miami con una amiga, todo va a volver a la normalidad”, anuncia él. Ella interrumpe: “Pero te dije que suspendo el viaje”. El insiste: “No, ya lo tenías arreglado desde el año pasado. Andá, te va a venir bárbaro descansar y tomar sol”, responde rápido Sofovich. “Van a decir que me fui de luna de miel sin vos”, hace una mueca Sofía.

“Me costó que entendieras que no me importa lo que piensan los demás. Acordate: para que aceptaras ser mi mujer tuve que decirte: ‘¿Por qué no nos casamos y nos dejamos de joder?’. No fue romántico, pero sí efectivo (se ríe). Ahora te digo lo mismo: ‘¿Por qué no viajás y nos dejamos de joder?’”, concluye firme. Ella le da un beso y se abrazan. Parece que es hora de dejar solos a los recién casados. Los primeros siete días (o noches) de casados los vivieron en el dúplex que Gerardo tiene en el Palacio Alcorta: 600 metros cuadrados, con pileta, terraza y ascensor.

Los primeros siete días (o noches) de casados los vivieron en el dúplex que Gerardo tiene en el Palacio Alcorta: 600 metros cuadrados, con pileta, terraza y ascensor.

Flor de la V y su marido, Pablo Goycochea, les propusieron repetir la despedida de solteros que les hicieron en el restó Krizia. Sofi mimó a Gerardo hasta en los mínimos detalles. Después, él la convenció para que viajara a Miami con una amiga. El  sábado la despidió  en Ezeiza.

Flor de la V y su marido, Pablo Goycochea, les propusieron repetir la despedida de solteros que les hicieron en el restó Krizia. Sofi mimó a Gerardo hasta en los mínimos detalles. Después, él la convenció para que viajara a Miami con una amiga. El sábado la despidió en Ezeiza.

El domingo, ya solo, se despertó cerca de las dos de la tarde. Café, sándwich de pan negro y lectura de mails. A las siete y media salió hacia Canal 9 para hacer La noche del domingo. Bromeó: “Yo trabajo y ella está tomando sol”.

El domingo, ya solo, se despertó cerca de las dos de la tarde. Café, sándwich de pan negro y lectura de mails. A las siete y media salió hacia Canal 9 para hacer La noche del domingo. Bromeó: “Yo trabajo y ella está tomando sol”.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig