“Con Pablo, sus tres hijos y mis dos perros tengo la familia que siempre soñé” – GENTE Online
 

“Con Pablo, sus tres hijos y mis dos perros tengo la familia que siempre soñé”

Actualidad
Actualidad

Hoy es el cierre del mejor verano de mi vida”, dice Flor de la V delante de su torta, una docena de funciones antes de que culmine su exitosa temporada de El champán las pone mimosas en Carlos Paz (más de 50 mil espectadores). Y he ahí la doble explicación de por qué la actriz y vedette decidió despedirse de la ciudad festejando a lo grande. Primera razón, la profesional. El reconocimiento del público, prueba de que su personalidad y talento arrasan con todos los prejuicios. Segunda razón, la personal: viene compartiendo el verano con la familia que eligió. Léase Pablo Goycochea (41), su pareja desde hace más de una década, y Gonzalo (19), María Pía (17) y Martina (15), los tres hijos de él. “¿Qué más puedo pedir?”, será la pregunta que acompañará a Flor durante las próximas seis horas de música y alegría. “Ayer”, había comentado poco antes, “sentada en el camarín, levanté la vista hacia mis dos planchas de corcho cubiertas de fotos y descubrí reflejada toda mi vida. Aparecía junto a mis compañeros de teatro, a Marcelo (Tinelli), a Gerardo (Sofovich), a Sebastián Ortega, a mis compañeros de Los Roldán, a amigos que ya no están… ¡Incluso colgué una imagen del 10 de diciembre de 1997, la noche en que conocí a Pablo en Gualeguaychú! Yo había viajado por un show en el boliche El Angel. El me vio, intercambiamos teléfonos y nunca más nos separamos”, desanda. Hora de preguntarle:

–¿Cuál es el balance, entonces?
–No puedo creer cómo me encuentro en este momento, sólida artísticamente y tan plena. Es increíble la forma en que la vida premió todos mis esfuerzos… ¿Puedo contarte un recuerdo?

–¡Por favor!
–Cuando hace poco volví al Tabarís –en ese teatro debuté diez años atrás–, con El champán…, me acordé del espectáculo que hacía con Juan Acosta, en el que yo trabajaba por comisión. Y, en especial, la noche en que cobré un peso. ¡Un peso! ¡Una moneda! Por eso, cuando no me va bien, igual pongo buena cara. Aprendí a buscar el lado positivo de la vida.

–¿Creés que ése es tu imán?
–Sí, y el humor, que es fundamental. También creo que la gente percibe que soy natural, espontánea, y que hablo su mismo idioma. Yo era un pibito de Zona Sur y hoy soy Florencia de la V, respetada por toda la Argentina. Me aplaude el verdulero, el camionero, el portero, el policía… Y nunca dejé de ser esa persona que fui.

–¿Qué conservás de tu infancia?
–Sigo queriendo confiar en la gente y la palabra. Así como abro mi casa, el lugar más íntimo que uno puede tener, abro mi corazón. Así logré transgredir prejuicios. A mí no me miran como un travesti, sino como Flor de la V y pagan una entrada para ver a Flor de la V. Eso es genial. A veces me pregunto: “¿Estaré soñando?

MOVIDITO, MOVIDITO. Con riguroso look blanco, los más de 70 invitados llegaron después de la medianoche a la casa que alquiló en la zona de Costa Azul, en Villa Carlos Paz, donde la música reggae y los sillones al tono invitaban a disfrutar de la vista al lago San Roque. La anfitriona eligió un conjunto de Trosman y sandalias sin taco para danzar hasta la madrugada. La gastronomía quedó a cargo del personal de Club 0 del Casino de Carlos Paz: fiambres, empanadas, langostinos, mollejas, croquetas y ravioles. Y como una torta de cumpleaños le pareció poco, cortaron dos, con la combinación preferida de la homenajeada: vainilla, dulce de leche, merengue y baño de crema.

¿Regalos? Muchos. ¿Los más impactantes? El de Sofovich (un exclusivo reloj Cartier) y los de Pablo (la fiesta, un próximo viaje a Buzios y un anillo de platino y brillantes de dos quilates y medio, diseñado por Fernando Repiso). El odontólogo que la conquistó le cantó Amándote, de Jaime Roos, al son de la banda LF Salsa, y se animó: “Gracias a todos los que acompañaron a la número uno, a mis hijos, y a vos, Flor. Te amo”. A la hora del baile, Florencia retomó la charla con GENTE:

–¿Alguna vez soplaste las velitas pidiendo éxito?
–Un día, cuando tenía quince años. Me recuerdo en una ventana, llorando. Pensaba qué iba a hacer con mi vida, algo que les sucede a muchos adolescentes en un país como el nuestro, que estuvo devastado económicamente… Sentía que no había salida. En ese momento ni siquiera pensaba en ser artista. Esta carrera me eligió a mí.

–¡Hablás como si se tratara de un milagro!
–Es que he trabajado tanto, nena... (risas). Además, supe elegir hacia dónde quería ir. Ya no me inquieta pensar en el futuro. Tampoco existe algo de lo que me arrepienta. Mi instinto fue buen consejero (Nota de la Redacción: Nació el 2 de marzo de 1976, en la provincia del Chaco, como Roberto Carlos Trinidad, pero al cumplir 18 tomó una decisión determinante: ponerse las lolas). Vestirme de mujer y salir de mi casa fue fuerte. ¿Después de eso qué me puede importar? Y si me fue bien es porque la vida te devuelve lo que das.

–A propósito, ¿se viene el casamiento?
–En septiembre, sí o sí. Fiesta grande, chica, o como sea. No necesito papeles para reafirmar lo nuestro, pero igual un poco de miedo tengo, porque ¿viste que todas se casan y al año se separan? Pero esto será diferente, especial.

–En tu cumpleaños también están los hijos de Pablo...
–Sí, ¡los quiero tanto! Son divinos. Compartimos un verano maravilloso. Con Pablo, ellos y mis dos perros, García y Cayetano, tengo la familia que siempre soñé. No necesito hijos propios, al menos por ahora.

Agradecemos a la familia Testi, a la Disco Cebra y al Club Zero

Además de Pablo, su pareja desde hace más de diez años, Flor compartió el verano con los hijos de él (Gonzalo –19–, María Pía –17– y Martina –15–) y los perros de ella (Garcíay Cayetano). “Fue maravilloso”, afirma la diva.

Además de Pablo, su pareja desde hace más de diez años, Flor compartió el verano con los hijos de él (Gonzalo –19–, María Pía –17– y Martina –15–) y los perros de ella (Garcíay Cayetano). “Fue maravilloso”, afirma la diva.

Flor apaga las velas con la gente de El champán… Con ella,  Darío Arellano, Mariano Iudica, Pablo Goycochea, Sofovich, Juan Acosta, Victoria Vannucci, Mariana Antoniale, Valeria Archimaut y María Eugenia Ritó. Gerardo, que viajó a Córdoba para el cumple de su figura principal, le regaló un exclusivo y costoso reloj Cartier. Pablo, su futuro marido, un anillo de platino y brillantes de dos quilates y medio Arriba: Junto a Nacha Guevara, y en pleno trencito, con Acosta, Archimaut, Iudica, Ritó y el joyero Fernando Repiso (derecha).

Flor apaga las velas con la gente de El champán… Con ella, Darío Arellano, Mariano Iudica, Pablo Goycochea, Sofovich, Juan Acosta, Victoria Vannucci, Mariana Antoniale, Valeria Archimaut y María Eugenia Ritó. Gerardo, que viajó a Córdoba para el cumple de su figura principal, le regaló un exclusivo y costoso reloj Cartier. Pablo, su futuro marido, un anillo de platino y brillantes de dos quilates y medio Arriba: Junto a Nacha Guevara, y en pleno trencito, con Acosta, Archimaut, Iudica, Ritó y el joyero Fernando Repiso (derecha).

Pablo le cantó Amándote, de Jaime Roos, y se animó a decirle en público: “Te amo”. Hubo más de 70 invitados.

Pablo le cantó Amándote, de Jaime Roos, y se animó a decirle en público: “Te amo”. Hubo más de 70 invitados.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig