«Con Pablo decidimos no escondernos más» – GENTE Online
 

"Con Pablo decidimos no escondernos más"

Actualidad
Actualidad

Estudio Jurídico - Soledad Fandiño - Abogada”. Apenas había cursado un par de meses, pero mamá Liliana ya lustraba la chapa de bronce que colgaría en algún local de Villa Lugano. Sí, la nena de 18 recién cumplidos salía todos los días a las ocho de la mañana para la Facultad de Derecho. Carpeta bajo el brazo, ojitos celestes y rizos húmedos. Sólo le faltaba la pollerita escocesa para parecerse (aún más) a la colegiala que veríamos años después por Canal 9. El camino era seguro, y garantizaba el ideal de la clase media argentina del hijo profesional. Hasta ahí todo bien, pero un día de octubre de 2000 las cosas cambiaron: “El primer cuatrimestre había sido bárbaro: metí todas las materias. Pero había algo: no sentía que pudiera trabajar de abogada toda la vida. Y un día me saltó la térmica: me levanté de la clase, me fui a casa y le dije a mi mamá: ‘Hasta acá llegué; me la quiero jugar por la actuación’”. Así nomás, de frente, sin vueltas y a cachetazo limpio, Soledad Fandiño (que en marzo cumple 25), cambió su propio destino.

El resto llegó rápido y sin muchas complicaciones: el típico casting (Súper M, en este caso), primera experiencia actoral en Rebelde Way y salto a la fama con la popular Felicitas que patentó la frase “Tipo naaah” en No hay 2 sin 3. Lo que también surgió en los pasillos del canal fue el amor, pero a eso vamos en un rato. En este momento, la actriz que hoy brilla en Son de Fierro, el programa éxito del 13, termina la sesión de fotos en Personal Beach Peralta Ramos. Se la nota cómoda ante la cámara, aunque ahora y más tarde se va a encargar de aclarar que “no soy modelo”. Igual, posó naturalmente sus impecables 92-60-90, que hacen un mix explosivo con su carita de nena fatal y esos ojitos celestes.

–Soledad, se empeña en diferenciarse de las modelos. ¿Teme que la tilden de “chica linda un poco tonta”?
–Desde que empecé en Súper M no tuve la intención de ser reconocida como modelo consagrada. Sólo fue un trabajo que me daba independencia. Me siento una actriz a la que le gusta la comedia. En No hay 2 sin 3 descubrí una faceta cómica que yo no conocía y no había practicado.

–Supongamos que los productores no la conocieran. ¿Cómo demostraría que su talento excede sus contornos?
–No tengo que explicarle nada a nadie. Cuando hice tele, al toque me nominaron para los premios Clarín y después a los Martín Fierro. Se dieron cuenta de que jugaba a actuar. No hacía hincapié en ser linda o tener un buen cuerpo. Nunca estuve en pose histérica ni tuve problemas en ponerme peluca y rozar el ridículo. Es más: ¡me encanta!

–En Internet ofrecen “Fotos de Soledad Fandiño desnuda”. ¿Le sorprende?
–(Ríe) No me importa, porque yo sé qué hice y qué no, y nunca estuve desnuda… ¡al menos delante de una cámara! Eso sí, por las dudas no me meto en la página, porque puede aparecer una foto montada y prefiero ni verla. Por ahora no se me cruza por la cabeza hacer un desnudo. No me llama la atención sacarme la ropa. No me llamaron de ninguna de las revistas que desnudan chicas, y si eso ocurría, la respuesta hubiese sido un “no” rotundo.

–¿Se puede preservar la intimidad estando en el medio?
–Al comienzo me molestaba estar tan expuesta. Que hablen de tu vida, de qué hiciste, qué comiste o qué te pusiste. Pero con el tiempo me fui adaptando porque siempre va a estar presente, más cuando estás trabajando en la televisión. Siempre van a decir algo, y si no te relajás vivís paranoica.

–Por lo visto se esconde muy bien: los paparazzi aún no tomaron una buena foto de Fandiño y su pareja…
–¡Ja, esperaba esa pregunta! Trato de preservar mi intimidad. Si hubo fotos o no, está todo bien. No quiero ocultar nuestra historia, pero no me interesa hablar de mi pareja.

–Okay, entonces los rumores de noviazgo son ciertos…
–Sí, sí. Podemos confirmarlo: estoy en pareja, y muy feliz.

–Si hasta Pablo Granados se animó a blanquear la relación. Y en su programa bromea: “Soy el representante de Fandiño”.
–Con Pablo decidimos blanquear lo nuestro y no escondernos más. Igual, no hace falta que salgamos diciendo en una revista: “Nos amamos” (lo dice con la exageración que tanto le gusta). ¿Qué más? Ya está todo dicho.

–Algunos dicen que los cómicos en la vida íntima son un poco amargos. ¿Cómo definiría a Granados?
–No, nada que ver. Todo depende de la persona. Y, para ser clara, nunca saldría con una persona amarga.

–¿Y qué tuvo él para seducirla?
–Algo clave para mí: inteligencia y mucha actitud.

–¿Pensó que cuando llegue a los 40, Pablo tendrá casi 60?
–¡No, pará! Vivo el presente y hoy estoy bien, muy enamorada. Uno nunca sabe lo que puede pasar. Capaz que no llegás a la semana que viene. No me puedo poner a pensar en lo que va a ocurrir dentro de veinte años.

–O sea que por ahora no piensa en el casamiento…
–No tengo el sueño de casarme de blanco, como muchas de mis amigas. Quizá el hecho de tener padres divorciados y que mi viejo esté re enamorado de su nueva pareja me haga pensar así. El día que decida unirme a alguien vamos a hacer una fiesta con todos mis amigos, pero sin vestido.

–Sigamos con Alfredo, su padre. ¿Cómo tomó la relación de su hija con un hombre que casi la duplica en edad?
–Mi viejo es un divino, pero no es el más indicado para pedirme explicaciones. Tras separarse de mamá, volvió a casarse y… ¡su mujer es 16 años menor! Con Pablo somos una pareja común y corriente. El tiene 41 y yo 24. Cualquier similitud con el árbol genealógico es pura coincidencia.

Soñaba con ser abogada, pero terminó en la televisión. Fue Felicitas en <i>No hay 2 sin 3</i> –el programa que la lanzó a la fama y le presentó a su amor–. Hoy brilla en <i>Son de Fierro</i>, el nuevo éxito de <i>Canal 13</i>.

Soñaba con ser abogada, pero terminó en la televisión. Fue Felicitas en No hay 2 sin 3 –el programa que la lanzó a la fama y le presentó a su amor–. Hoy brilla en Son de Fierro, el nuevo éxito de Canal 13.

“Pablo me sedujo con inteligencia y mucha actitud. No pienso en la diferencia de edad. Vivo el presente y hoy estoy bien, muy enamorada”

“Pablo me sedujo con inteligencia y mucha actitud. No pienso en la diferencia de edad. Vivo el presente y hoy estoy bien, muy enamorada”

Junto a Pablo Granados, el ex hombre de Tinelli que la supo conquistar. La diferencia de edad, dice ella, no les importa nada.

Junto a Pablo Granados, el ex hombre de Tinelli que la supo conquistar. La diferencia de edad, dice ella, no les importa nada.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig