“Con mi padre soy un bombero: si me necesita, apago el incendio” – GENTE Online
 

“Con mi padre soy un bombero: si me necesita, apago el incendio”

Actualidad
Actualidad

Desde chiquito estoy muy acostumbrado a ser una especie de Robocop o Terminator que resiste todo...

–¿Lo decís por la relación con tu padre?
–Lo digo en general. Soy como un bombero: si tengo que apagar un incendio, sobre todo si es importante y de alguien que amo mucho, lo hago. Y con mi padre soy igual: si me necesita, apago el incendio. Hago lo que puedo, trabajo día a día...

Migue (31) no tiene muchas ganas de hablar acerca de la intimidad con su padre. Bah, la verdad, no tiene ningunas ganas de hablar de la relación que hoy los une –¿o desune?–. Las noticias dicen que el generador de tantos éxitos sufrió el viernes una recaída. Había sido trasladado el día anterior desde la clínica neuropsiquiátrica Dharma, de Parque Patricios, a la casa de campo que Ramón Palito Ortega tiene en Luján. Más precisamente, hablan de una crisis nerviosa causada por su abstinencia de las drogas desde el 9 de junio, día en que fue internado en Mendoza –por protagonistar una serie de destrozos en un hotel–, y luego trasladado a Buenos Aires.

Pero como decíamos, Migue intenta esquivar algunas preguntas mientras cuenta que no para de trabajar: está por sacar su próximo disco. “Se va a llamar Bipolar y saldrá en septiembre u octubre. Es un segundo hijo (el anterior fue ‘Quieto o disparo’), más lanzado que mi obra anterior. Eso significa, en términos musicales, que vamos a encontrar momentos sonoros más fuertes y una lírica muy pensada. Hace dos años que estoy trabajando. Yo digo que si uno deja fluir la originalidad, la intuición, puede generar una obra muy profesional, con una calidad de audio total, muy fuerte, pero que al mismo tiempo no pierde complicidad y búsqueda de conexión con el que escucha. Ah, y estoy dando shows todos los fines de semana, incluyendo temas del nuevo trabajo, aunque los títulos son secretos. Me sirve mucho como ensayo mientras grabo. Me refiero a la frase ‘Haz lo correcto’, de la película de Spike Lee. Puedo estar equivocado, como lo estuve muchísimas veces, pero creo que encontré mi manera de grabar. Pienso que a nivel técnico estoy mucho más cerca de un analista de sistemas que de un bar de cerveza”.

–¿Es una autocrítica?
–Reconozco que muchas veces no hice lo correcto, que rompí mi propia ley moral.

–¿Hablás de tu tarea profesional, de tu vida privada, de ambas?
–No soy ni muy religioso ni nada, pero en la Biblia hay buenas historias con lindos mensajes. Si aceptás lo nutricio y no lo tóxico, te podés quedar con cosas copadas, que te enseñan cómo vivir día a día.

–¿Y eso es posible en el mundo del rock?
–Pomelo, el personaje de Peter Capusotto y sus videos, exalta muchas cosas que pueden ser poco interesantes y las diversiones baratas de nuestra profesión. Es difícil ser sano en el rock, un ámbito que te lleva a estar mal alimentado, más cerca de una botella de whisky que de una empanada.

–¿Creés que a tu padre le puede haber pasado algo de lo que describís?
–No lo sé. Todos los que estamos en el rock podemos ser sus víctimas. El tema es darse cuenta a tiempo.

–¿Te referís a lo que genera el ambiente?
–Y a la fama que provoca, que a veces no es fácil de soportar. Yo disfruto cuando camino por la calle Florida y me saludan con cariño. Me gusta, porque soy aceptado por todas las clases sociales.

–¿Te resulta difícil superar esta etapa de enfrentamientos con tu padre?
–Trato de hacer siempre lo correcto y todo lo que pueda, dentro de mis posibilidades. Uno ayuda siempre a quien más cerca tiene y a quien ama.

–Entonces me estás diciendo que amás a tu padre.
–Amor es una palabra muy fuerte y que me gusta. Igual, siento que la escribí tantas veces con él que no puedo decirla más.

–¿Cuando sufrió la crisis en Mendoza te acercaste a él por sentimiento o por obligación?
–Hice lo que tenía que hacer para evitar, para evitar... Dejalo ahí.

–¿Y hoy cómo sigue la relación? Porque se dice que lo visitaste el primer día en la clínica de Parque Patricios, se pelearon, y no lo viste nunca más.
–Son cosas personales.

–¿Hay diferencias pero el afecto existe?
–Sí, sí, pero no quiero quedarme en chismes.

–¿Te afecta que siga internado?
–Dentro de mi vida, que hoy está muy ocupada y complicada, es una preocupación más. Pero si empiezo a preocuparme demasiado, no trabajo, y entonces mañana no voy a poder comer. Yo soy mi propia empresa. Como te dije antes, cuando hay que apagar un incendio voy y lo apago. Aunque tenga que tomarme un jet.

–¿Qué opinas de su traslado de la clínica Dharma a la casa de Ramón Palito Ortega en Luján?
–No opino. Creo que yo tendría que cantar más y hablar menos.

–¿Si tuvieras que ponerle un adjetivo a la relación que hoy mantenés con él, cuál sería?
–Meterme en ese tema para decir blanco o negro, me parecería una falta de respeto hacia nuestra relación.

–¿Preferís no calificarla?
–Sí, la califico, pero decirlo públicamente en una revista, sobre un tema tan personal, te repito, me parecería una falta de respeto y va contra los códigos. Ahora se habla mucho sobre si Susana le tiró el cenicero, si el otro no sé qué... Basta de chismes.

–¿Querés preservar la familia?
–Es lo que también busco para mí país: actuar antes que hablar. ¡Hacer! Por eso yo hago mi trabajo todos los días, para aportar al país... Migue en la intimidad de su departamento frente a Alto Palermo. Dos pisos más arriba vivía su padre hasta que fue internado: “<i>Uno ayuda siempre a quien más cerca tiene y a quien ama</i>”, reflexiona.

Migue en la intimidad de su departamento frente a Alto Palermo. Dos pisos más arriba vivía su padre hasta que fue internado: “Uno ayuda siempre a quien más cerca tiene y a quien ama”, reflexiona.

“<i>No quiero definir cómo es hoy la relación con mi padre; sería una falta de respeto</i>”, señala Migue García. Sus detractores dicen que fue una sola vez a ver al ídolo internado, y que ahora no está dentro de la lista de quienes la Justicia autorizó a visitar a Charly en la casa de Palito Ortega, en Luján.

No quiero definir cómo es hoy la relación con mi padre; sería una falta de respeto”, señala Migue García. Sus detractores dicen que fue una sola vez a ver al ídolo internado, y que ahora no está dentro de la lista de quienes la Justicia autorizó a visitar a Charly en la casa de Palito Ortega, en Luján.

“<i>Pomelo, el personaje de Peter Capusotto y sus videos, exalta muchas cosas que pueden ser poco interesantes y las diversiones baratas de nuestra profesión. Es difícil ser sano en el rock</i>”

Pomelo, el personaje de Peter Capusotto y sus videos, exalta muchas cosas que pueden ser poco interesantes y las diversiones baratas de nuestra profesión. Es difícil ser sano en el rock

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig