“Con Matías transitamos juntos este mal momento” – GENTE Online
 

“Con Matías transitamos juntos este mal momento”

Actualidad
Actualidad

Dice que no puede estar sola, que trata de estar acompañada todo el tiempo, que su hermana Florencia es su principal sostén. Victoria Vanucci (27) está pasando por uno de los momentos más duros de su vida. Perdió el hijo que esperaba junto a Matías Garfunkel (36), su pareja desde agosto de 2010 y con quien convivió hasta hace quince días, cuando el estrés y el dolor los impulsaron a tomar distancia. “Los dos perdimos un bebé y estamos transitando este mal momento juntos, hablando, apoyándonos”, resume Vanucci para explicar la situación por la que pasa hoy su relación con Garfunkel, heredero de Aluar y BGH, dueño del grupo que controla las radios Rock & Pop y Metro, y uno de los empresarios más ricos de Latinoamérica.

En su loft de San Isidro, a pocas cuadras del hipódromo, recibió a GENTE sólo dos días después de dejar la clínica en la que se sometió a una intervención para interrumpir el embarazo ectópico que, de avanzar, hubiera puesto en riesgo su vida. Es un moderno dos ambientes de generosas medidas, decorado por su dueña con muebles de anticuario, con muy pocas evidencias de uso. Contra una pared del living hay cajas, una bolsa con raquetas, cuadros y fotos; para conectar la luz y el agua caliente hay que llamar al encargado, y las macetas del balcón que da al jardín central del edificio están vacías. “Nunca viví acá todavía”, se disculpa Vanucci, que llegó apenas unos minutos antes, flanqueada por su hermana, su cuñado y sus dos sobrinos.

–¿Llegaste a ilusionarte con la idea de tener este bebe?
–Sí. Yo nunca fui de estar pensando mucho en el tema de los hijos, y no era una idea que me estuviera revoloteando en la cabeza. Pero pasó, y estaba muy contenta. Hubo entusiasmo por parte de los dos. Después fue un proceso largo, hasta que supimos que era un embarazo ectópico, inviable, y que me tenían que operar. Estaba de siete semanas.

–No es el primer embarazo que perdés.
–No. Yo tuve peritonitis aguda hace diez años. Estuve muy grave y me dejó una secuela, una complicación en mi lado derecho. Ahora descubrieron que tenía un problema en la trompa derecha y decidieron sacarla, para evitar más problemas.

–¿Cómo estás después de esa intervención? ¿Con el tiempo podrás volver a intentar ser mamá?
–Sí, los médicos dicen que voy a poder. Pero obviamente necesito un tiempo largo. Se manejaron muchas ilusiones y va a pasar mucho hasta que lo intente de nuevo. Yo con mi salud me llevé varios sustos y aprendí que cada día vale mucho. Me cuesta imaginarme en el futuro, no me veo.

–¿Cómo fue que llegaste a sufrir una peritonitis aguda a los 18 años?
–Tenía que jugar un Masters y me empezó a doler muchísimo la panza. Aguanté tanto el dolor que explotó y terminó en lo que terminó. Por eso tuve que dejar el tenis. Fue un momento muy duro: estaba segunda en el ranking y el tenis era mi vida.

–Pero después de ese momento difícil de tu vida pudiste empezar de nuevo en otro medio, te reinventaste.
–Tengo muchas heridas de guerra. Vivo peleando conmigo misma. Pero cada vez que me caigo vuelvo con muchísima más fuerza. Me la paso dándome golpes contra la pared. Tengo toda la pared abollada ya...

–Parece algo propio de la psicología de una tenista, casi de libro. ¿Qué te queda de esa vida?
–La garra. Eso de perder y levantarme, de ganar y querer seguir ganando. Quiero siempre más y me exijo como nadie.

–¿Cómo fue el salto de tenista a modelo?
–Empezó como un chiste. Yo estaba entrenando en el Vilas... Colgué una pelota y alguien me gritó: “Dedicate a ser modelo”. Siempre me decían que era la chica linda del tenis. De pronto, el chiste no me pareció tan chiste.

–¿Y cómo te definirías hoy? ¿Modelo, actriz, conductora...?
–No lo sé todavía: estoy investigando. No me puedo poner ningún rótulo. Cuando arranqué no tenía todos los recursos, tuve que hacerme de a poco. Eventitos, pasarelas, campañas buenas, malas... No reniego de nada, porque todo eso me llevó al día de hoy. Pero ahora quiero otra cosa: me bajé de los tacos. Ya no quiero mostrar más el culo. Estoy buscando otro camino, y el libro de fotos que voy a presentar tiene que ver con eso, con una búsqueda más artística.

–¿Matías tuvo que ver en la decisión de hacer ese giro en tu carrera?
–Sí, claro... Mucho que ver. Pero el clic fue en mi cabeza. Partió de preguntarme “¿qué querés ser? ¿hacia dónde querés ir?”. Pero Matías me ayudó a cumplir el sueño del libro, una idea que hace mucho tenía en la cabeza pero de la que él participó con sugerencias. Es un hombre muy inteligente. Aprendo mucho a su lado. Lee un montón y me di cuenta de que yo necesitaba leer más. Leer hace que tomes conciencia de lo poco que sabés.

–¡Qué perfil diferente respecto de tu pareja anterior, Cristian “El Ogro” Fabbiani...! Del asadito y los ravioles mirando el partido con tu suegra, a jugar al golf vestida de señora...
–¡Cómo me criticaron con lo del golf...! ¿Por qué una no puede estar en un link y después ir a comer un asado? Yo hago lo que quiero y cuando quiero. Y no pierdo el barrio.

–¿Y con cuál de los dos papeles te sentís más identificada: con el de la chica de barrio o con el de la mujer del empresario que se codea con la alta sociedad?
–Yo nunca me fui del barrio. Si habré pateado... Si mis All Stars hablaran, sería peligroso (risas).

–Tenés una vida muy pública. Como Susana o Moria, parece que te acostumbraste a contar en los medios todo lo que te pasa, a responder cuando se habla de vos, a no callarte nada.
–Mi vida es mi carrera y mi carrera es mi vida. Al principio me costó aceptarlo. Decía: “No soy mala arriba de un escenario ni haciendo fotos”. Quería que se hablara de mi trabajo. Pero después me di cuenta de que había hecho de mi vida mi carrera, de que en un punto estaba entregando mi vida.

–¿Cómo hacés para resguardar tu intimidad?
–Lo que no querés mostrar lo guardás en un cofrecito, como si fuese oro. Muchos de los golpes más fuertes que sufrí los viví puertas adentro: lo más íntimo nunca se supo, ni se sabrá.

–Pero momentos fuertes, como el episodio de violencia doméstica con Fabbiani, por ejemplo, tuvieron mucha exposición.
–Jamás hablé del tema. Si se enteraron fue porque hice la denuncia en una comisaría. Pero nunca me escucharon a mí hablar de eso. Lo único que hice fue una producción de fotos con la que sentí que estaba demostrando que se puede salir de una situación así. Y muchas veces me replanteé el haber posado para esas tomas, por el nivel que tomó la discusión pública. Jamás me burlaría de ese tema, porque entiendo mejor que nadie a las mujeres que lo sufren. Porque fue muy doloroso.

–Ahora mismo estás atravesando en lo personal una situación difícil que tomó estado público...
–Es que pasa lo mismo: cuando entrás en una clínica, enseguida se filtra. A las tres horas de estar internada ya se sabía en los medios. Es un momento de mucha fragilidad, y más allá de lo que pueda decir, claro que lo más duro de todo esto lo vivo puertas adentro.

–¿Sos mediática?
–Soy muy polémica. Y la polémica te lleva a lo mediático. Hoy, si no buscás hacer algo nuevo, no te diferenciás. Yo amo lo que hago, y me gusta que se vea lo que soy. Me banco todas las críticas, porque sé que todo el tiempo hago lo que siento.

–¿Corre los límites el hecho de que aparezcan personajes como las hermanas Pombo (que se hicieron públicas al contar que participaron de una fiesta con Fabbiani), que lo que se cuenta y el lenguaje con que se lo cuenta sea cada vez más zafado?
–Yo creo que en un punto la tele es lo que queremos que sea. Todos la hacemos. Hay un doble juego de dar espacio para eso y después criticarlo. Yo con la prensa tengo una relación muy especial, nos queremos mutuamente. Nunca podría expresar lo que me pasa sin la prensa.

–¿Y cómo vive Matías, un empresario que está menos acostumbrado a manejar su intimidad de una manera tan pública, esta alta exposición tuya?
–Somos mucho más parecidos de lo que se ve. Tenemos los mismos gustos, nos reímos y lloramos por lo mismo. El sabe con quién se juntó, y yo sé con quién estoy. Siendo inteligentes, creo que podemos encontrar una buena manera de llevar la vida.

–¿Ahora están juntos?
–Estamos transitando juntos este momento. Los dos sufrimos mucho con todo esto, los dos perdimos un bebé. Y el estrés de vivir todo el proceso fue muy fuerte. Hace quince días decidimos tomar distancia, para cuidarnos. Pero estamos juntos y nos acompañamos en esto; hablamos, nos apoyamos. No estamos viviendo bajo el mismo techo, pero no le bajamos la persiana a nuestra relación.

–¿Dónde estás viviendo?
–Voy de un lugar a otro. Vivo en el aire. Pero trato de estar en compañía todo el tiempo. No puedo estar sola en este momento. Estoy con mi hermana, que es mi motor. Si ella no estuviera, sería peligroso. Y Matías también está muy cerca.

–La tristeza que se te nota al hablar y en la mirada pasó a un segundo plano cuando pusiste música y te concentraste en hacer esta producción de fotos para GENTE.
–A veces, las fotos son una forma mucho más sutil y delicada de desnudar el alma. Yo juego a todo o nada. Y creo que estas fotos muestran que pese a todo lo que pasé, esta que soy hoy es la que se quiere quedar. Y que van a tener mucho más de mí. “Tengo muchas heridas de guerra. Vivo dándome golpes contra la pared”, confiesa la ex tenista en su loft de San Isidro, donde recibió a GENTE.

“Tengo muchas heridas de guerra. Vivo dándome golpes contra la pared”, confiesa la ex tenista en su loft de San Isidro, donde recibió a GENTE.

“Mi vida es mi carrera y mi carrera es mi vida. Soy muy polémica, y eso te lleva a lo mediático”

“Mi vida es mi carrera y mi carrera es mi vida. Soy muy polémica, y eso te lleva a lo mediático”

El domingo 8, Vanucci y Garfunkel pasaron la tarde en el barco de él. En la tranquilidad del río buscaron relajarse y reencontrarse después del trance que les tocó atravesar como pareja.

El domingo 8, Vanucci y Garfunkel pasaron la tarde en el barco de él. En la tranquilidad del río buscaron relajarse y reencontrarse después del trance que les tocó atravesar como pareja.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig