“Con Mariana y mis hijas ya funcionamos como una familia” – GENTE Online
 

“Con Mariana y mis hijas ya funcionamos como una familia”

Actualidad
Actualidad

Antes, cuando estaba con mi ex, me despertaba y sabía todo lo que iba a pasar. No me vas a creer si te digo que vivía esperando la noche para irme a dormir. En ese momento estaba tranquilo, solo, conmigo mismo, en paz”, se sincera Jorge Rial (50) en una entrevista súper íntima, mientras descansa en el Delano Hotel de Miami. El conductor de Intrusos se pone más que serio mientras habla, y toma fuerte de la mano a su pareja, la modelo Mariana Antoniale (24), que lo acompaña a sol y a sombra. Acaban de llegar de Nueva York, donde aprovecharon para ver espectáculos, y ahora es turno de relax para ambos, “siempre unidos”, como cuando disfrutaron de la tranquilidad de Aruba, o en aquella escapada inicial por la romántica Venecia.

–Volviendo a lo que me contabas, ¿te sentías maltratado, olvidado?
–No es ésa la palabra... Es como que fui alargando la cosa, como que no me daba cuenta de lo que pasaba, o no me quería dar cuenta. Quizá sentía que de esa manera me iba a alejar de mis hijas. Tenía una salida, pero no la veía; no me atrevía a agarrar el picaporte para irme. Cuando lo hice, advertí que mis hijas estaban más cerca mío que nunca. El carácter de ellas cambió para bien... Es que la mala onda la percibís y afecta a todos. Ahora es todo lo contrario: la vida me sorprende a cada instante, y Mariana es gran artífice de eso. Quisiera enterrar aquella parte de mi vida.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

En medio de semejante confesión, una andanada de tuits cruzados entre Jorge Rial y su ex, Silvia D’Auro (46). Escribió ella en la red social con relación a la escapada a los Estados Unidos del periodista y su novia: “En la 1era de AA (American Airlines) hay piedritas para los pasajeros q viajan con gatos#arañalo”. Y subió aún más la apuesta cuando expresó, burlona: “Cuando fue a ver el Rey León, Fort no estaba, pero sí Chatrán! * #maullalo”. Rial fue contundente, pero también enigmático a la hora de redactar su respuesta: “Un día hermoso en este lugar del mundo. Con amigos y la mujer que me eligió y elegí. Lo otro es literatura barata”, arremetió. Y prometió munición gruesa para su regreso: “Recargando combustible para la vuelta. Que será caliente, se los aseguro”.

En medio de semejante batalla dialéctica hay un divorcio que se está resolviendo entre ambas partes, aunque no de la mejor manera, porque el conductor pidió la guarda provisoria de las hijas del matrimonio, Rocío (13) y Morena (14). Y D’Auro contraatacó judicialmente, esperando que el Juzgado Nº 76 dé lugar a su pedido de recusación. Siente que lo ocurrido entre ella y Jorge desde que empezó el juicio habría tenido una influencia negativa para sus hijas, y ve como responsable al magistrado que entiende en la causa. En el epicentro de la cuestión están las dos menores, absolutamente inocentes.

Leé la nota completa en la edición 2463 de Gente. Jorge y Mariana disfrutan del relax en la piscina del Delano Hotel, donde se alojaron. La pareja pasó por Nueva York y recaló en Florida. Otramini-luna de miel a puro mimo. “No nos estamos cuidando, así que...”, jugó el conductor cuando habló del futuro heredero.

Jorge y Mariana disfrutan del relax en la piscina del Delano Hotel, donde se alojaron. La pareja pasó por Nueva York y recaló en Florida. Otramini-luna de miel a puro mimo. “No nos estamos cuidando, así que...”, jugó el conductor cuando habló del futuro heredero.

Jorge no da vueltas cuando habla de ella: “Le trajo luz a mi vida y a mis hijas, Rocío y Morena”. Después de una tarde refrescante en la piscina, ambos decidieron salir a caminar por la playa. Y el periodista, de excelente humor desde que la conoció, la subió en sus brazos, como una novia. “Casamiento no, pero convivencia sí. Ponele el nombre que quieras: ya formamos nuestro hogar”, comentó.

Jorge no da vueltas cuando habla de ella: “Le trajo luz a mi vida y a mis hijas, Rocío y Morena”. Después de una tarde refrescante en la piscina, ambos decidieron salir a caminar por la playa. Y el periodista, de excelente humor desde que la conoció, la subió en sus brazos, como una novia. “Casamiento no, pero convivencia sí. Ponele el nombre que quieras: ya formamos nuestro hogar”, comentó.

Los enamorados jugaron con la complicidad del policía tucumano Jorge Waisman, que presta servicios en Bal Harbour, y la simpatía de Dave, uno de los hombres de seguridad del mall. Divertidos como nunca, aprovecharon el buen humor de los agentes para simular un cacheo. ¿El más mano larga de los dos? Rial, sin duda.

Los enamorados jugaron con la complicidad del policía tucumano Jorge Waisman, que presta servicios en Bal Harbour, y la simpatía de Dave, uno de los hombres de seguridad del mall. Divertidos como nunca, aprovecharon el buen humor de los agentes para simular un cacheo. ¿El más mano larga de los dos? Rial, sin duda.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig