“Con Gastón estamos muy bien, aunque por ahora no vamos a convivir” – GENTE Online
 

“Con Gastón estamos muy bien, aunque por ahora no vamos a convivir”

Actualidad
Actualidad

Digamos que el folklore, el chamamé y esas yerbas nunca fueron lo suyo. Ella, más bien, prefiere poner en el equipo un CD de Carla Bruni, Regina Spektor o, como ahora, uno de Natalie Merchant, algo más cosmopolita. Sin embargo, cuando la llamaron para conducir junto al Chino Volpato Coronados de gloria (el reality que buscará a la nueva Sole o al nuevo Luciano Pereyra del folklore nacional, en la pantalla de Canal 9 a partir de junio), y aunque estaba armando las valijas para irse de vacaciones a España con su hermana, dijo que sí. Viajó igual, pero con la cabeza ya puesta en el proyecto. “La verdad, andaba con ganas de hacer comedia. A fines del año pasado me habían llamado para Son de Fierro, pero estaba a mil grabando Bailando por un sueño y me quedé con las ganas. Después apareció esta oportunidad y no lo dudé”, dice la rubia modelo-actriz-conductora.

–Será tu primer programa en vivo, con el rating minuto a minuto…
–Sí, va a ser un desafío grande. Lo vivo como un paso más dentro de la conducción. Aunque en El ojo cítrico lo hacíamos casi todo en tiempo real, hacer vivo es otra cosa. Ahí aprendí mucho. Además, como todo salía desde el humor, era muy descontracturado. En la tele empecé siendo la Nena en Poné a Francella, después seguí con el humor en la conducción… Definitivamente siento que el humor es un poco lo mío.

–¿Prandi futura capocómica?
–(Risas) Naaá. Por ahora, una humilde conductora que debuta en vivo. ¿Okay?

Julieta Prandi vive en Núñez, en un luminoso tres ambientes que todavía no sabe cómo decorar. “En el living tengo un baúl antiguo de madera que me compré en Recoleta y todo está en ese tono; después, mi cuarto es una onda más hindú, y la cocina es bien moderna. Medio desequilibrada, ¿no?”, dice con una carcajada. Además, hay pirámides y esculturas compradas en sus viajes por Perú y México, unos elefantitos de la India, un cubrecama medio hippón y un perrito de cuarenta centímetros que no se va a quedar quieto: Malo. “Es un bulldog francés. Tiene cara de boxer y cuerpo de chanchito. Es divino”, evalúa Julieta. “Lo único es que a veces me olvido de abrirle la puerta del balcón, hace caca en el living y tengo que andar limpiando…”, cuenta.

–No te imagino limpiando la caca de tu perro…
–Ufff, sí. Cuando recién lo traje era peor, un asco… (risas). Desde los 15 años que quería tener a Malo. Pero en mi casa no me dejaban tener perro, ni ningún animal. Una vez tuve dos gatos y mi mamá los regaló. ¡Casi la mato! Así que recién ahora, a mis 26, tengo mi mascota. ¡Uy, qué raro sonó 26!

–¿Por?
–Y… Cumplí el 20 de abril y todavía no me acostumbro a que entré en la segunda mitad de los veinte. Y ahora se acercan los treinta, eh. Aunque sigo siendo igual de infantil que siempre.

–¿Cómo te queda el papel de ama de casa?
–Pésimo. ¡Soy un desastre! Se me pudren las cosas en la heladera, cuando cocino se me quema la comida, en el supermercado compro cosas que nunca uso… (risas) Pero, bueno, ya era hora de irme a vivir sola.

–¿Y cómo lo llevás?
–Genial. Ahora disfruto de ver sesenta películas seguidas tirada en el sillón de casa, poner algo de música y sentarme a escribir, jugar con mi perro, tener mis momentos de soledad…

–A propósito, hubo rumores de que te habías separado de Gastón Portal…
–No, nada que ver. Con Gastón estamos muy bien, aunque por ahora no vamos a vivir juntos. Somos novios con techo separado. En julio cumplimos dos años, y por ahora tener cada uno su lugar nos funciona bárbaro.

–¿Se plantearon convivir?
–Ehhh… Primero dejáme cumplir un año sola, y después vemos... Quiero vivir esa experiencia. Necesitaba mis tiempos. Cocinar yo la comida y que se queme, tener mi espacio, mantener mi casa…

–¿Gastón quiere?
–Ah, no sé. Eso tenés que preguntárselo a él.

–¿Te ves casada?
–Hoy por hoy estoy bien como estoy, y quiero seguir así. Pero sí, obvio. Todas queremos formar nuestra familia y tener hijos. La mujer que no quiere eso es una marciana. Igual, antes de casarme no me vendría mal hacer, por lo menos, un curso de cocina… (risas).

–¿Y con hijos?
–Todavía no. Y ninguna de mis amigas los tuvo todavía, así que no es que el tema esté muy planteado a mi alrededor. Supongo que cuando alguna empiece, ya me vendrá a la cabeza. Igual, siempre pensé que la primera iba a ser yo. Aunque por ahora seguro que no… Ah, ¿pero qué te estoy diciendo? Sí, voy a tener otro hijo más, porque Malo va a tener una hermanita, Teresa. Una perrita negra y blanca como una vaca, divina… Julieta tiene 26 años, 85-58-90 son sus medidas y una carrera cada vez más afianzada como conductora.

Julieta tiene 26 años, 85-58-90 son sus medidas y una carrera cada vez más afianzada como conductora.

“<I>Con Gastón somos novios con techo separado. En julio cumplimos dos años, y por ahora tener cada uno su lugar nos funciona bárbaro</i>”.

Con Gastón somos novios con techo separado. En julio cumplimos dos años, y por ahora tener cada uno su lugar nos funciona bárbaro”.

“<i>En la tele empecé como la Nena de Francella y seguí con el humor en la conducción… Definitivamente, siento que eso es un poco lo mío</i>”.

En la tele empecé como la Nena de Francella y seguí con el humor en la conducción… Definitivamente, siento que eso es un poco lo mío”.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig