“Con Felipe estamos medio pololeando” – GENTE Online
 

“Con Felipe estamos medio pololeando”

Actualidad
Actualidad

El coqueteo fue mutuo, delante de las cámaras, como un guión ensayado casi a la perfección. Cerca del final de Animal nocturno, programa dominical de Televisión Nacional Chilena, el conductor, Felipe Camiroaga (42), le entregó a Cecilia Bolocco (43) un ramo de rosas, y arrancó: “Quiero decirte, Cecilia, que...”. No pudo terminar. El coro del público gritaba –exigía–: “¡El beso! ¡El beso! ¡El beso!”. Canchero, Camiroaga retomó mirando al público: “Viene la declaración”. Y luego, a Cecilia: “El beso ya se lo di... Se lo robé”. La conductora no se quedó atrás: “Eso no fue beso”. Apurado, él cerró los ojos y estiró la boca. Ella puso la mejilla. “La que está reculando ahora es ella, ¿no?”, chicaneó el conductor, buscando la complicidad de la gente. Y entonces, Cecilia Bolocco, ex de Carlos Menem (78), madre de Máximo (4) –hijo de ambos– lo tomó de la nuca y le estampó un beso mucho más apasionado que cualquiera que haya dado en su matrimonio, por lo menos públicamente.

La cosa no quedó ahí. Repuesto de la sorpresa, Camiroaga se acercó a su oído y le dijo: “Era sin lengua”. El programa tuvo su prólogo con un viaje que ambos hicieron a San Pedro de Atacama para hacer fotos de promoción. Durante el mismo, además, Bolocco presentó la línea de ropa que diseñó para la tienda Falabella, y dejó algunas confesiones. Sobre sus relaciones señaló: “Siempre me gustaron los hombres mayores. Me aburría con los más jóvenes”. Y habló también acerca de Luciano Marocchino, el empresario italiano con quien la pescaron in fraganti en Miami, en topless y a los besos: “Me sentí violada. Fue la primera vez que nos encontramos solos, y la última. No valía la pena para mí”.

El envío, su previa, había sido calentado con el título de tapa de la revista Caras de Chile, donde rezaba “Medio pololeamos con Felipe”. En la jerga trasandina, que un poco estaban de novios. Pero cuando en la entrevista le preguntaron si con Felipe podría haber algo más, se hizo la distraída, evitó una respuesta directa, y respondió entre risas: “Será un coqueteo eterno, platónico... Ambos disfrutamos mucho de nuestra soledad; él se va todos los fines de semana solo a su campo”. El ida y vuelta público entre ambos viene de lejos, y alguna vez ella le propuso a Camiroaga –siempre en cámara– practicar el baile del koala (que a ambos lados de la cordillera popularizó Rocío Marengo). No es secreto que en el quincho de la finca del conductor está colgado, como un trofeo, un soutine de la ex Miss Universo.

Por las dudas, después de estampar sus labios en la boca del conductor, Bolocco aclaró que “fue un juego”. Quién sabe. El ganador, en todo caso, fue Felipe Camiroaga: Animal nocturno –que venía de capa caída frente a su competencia– fue lo más visto del día, e hizo un “pico” de 35,2 puntos. Valga la redundancia…

Casi al final del programa Animal nocturno, fue la propia Bolocco quien tomó de la nuca a Camiroaga, lo acercó y lo besó. Luego quiso minimizar el momento y argumentó que “todo fue un juego”.

Casi al final del programa Animal nocturno, fue la propia Bolocco quien tomó de la nuca a Camiroaga, lo acercó y lo besó. Luego quiso minimizar el momento y argumentó que “todo fue un juego”.

La diva chilena mostró piel y su anfitrión no quiso quedarse atrás.

La diva chilena mostró piel y su anfitrión no quiso quedarse atrás.

En San Pedro de Atacama, en pleno desierto, Cecilia Bolocco y Felipe Camiroaga hicieron la producción fotográfica para la presentación de <i>Animal nocturno</i>, el programa que él conduce los domingos por la noche en TVN.

En San Pedro de Atacama, en pleno desierto, Cecilia Bolocco y Felipe Camiroaga hicieron la producción fotográfica para la presentación de Animal nocturno, el programa que él conduce los domingos por la noche en TVN.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig