“Con el Rolex que le regalé, Marcelo entró al Mundo Fort” – GENTE Online
 

“Con el Rolex que le regalé, Marcelo entró al Mundo Fort”

Actualidad
Actualidad

Yo me banco una, me banco dos... pero a la tercera, exploto”. Así, sin eufemismos literarios, Ricardo Fort explicó su salida del jurado de Bailando por un sueño tras su cruce con José María Listorti, en Este es el show, y la mediática pelea que mantuvo con Fabio La Mole Moli, concursante de ShowMatch y autodeclarado –a esta altura– archienemigo número uno del chocolatero.

“¡Me ‘hirve’ la cabeza!”, pensó Fort, a la manera de Palmiro Caballasca en Jacinta Pichimahuida, y buscó remedio emprendiendo un inesperado viaje a Miami para acomodar las ideas.

Partió el lunes 26 a la noche, en medio de la polémica y junto a parte de su séquito de amigos. Sólo faltaba la dama de honor, su flamante novia, Erika Mitdank. “Ella no tiene visa; todavía se la tengo que tramitar”, explicó después. Ahora bien, el jueves 29, apenas tres días después de su llegada a Florida y enterado de la presencia de Tinelli en el W South Beach Hotel, Ricardo tomó su Rolls Royce Phantom y fue a su encuentro.

El mismo dio detalles de la charla íntima que mantuvo con el pope de Ideas del Sur: “Le pedí disculpas, porque estuve mal en irme, y también le acerqué mis inquietudes, las cosas que me estaban molestando. El me entendió, porque es un genio”.

Lo cierto es que selló la paz con un costoso regalo a Tinelli: un impactante Rolex de oro blanco, edición limitada, a la par que se compró otro para él, pero de color rosado. Con los ánimos más distendidos tras tantos días adversos, Ricky se permitió bromear: “Con este reloj, Marcelo entró al Mundo Fort”. Y regresó a Biei sintiéndose ganador.

Junto a su Rolls Royce Phantom, y al lado de otro de la familia. <i>“Estuve mal en irme, pero también le conté a Marcelo las cosas que me estaban molestando. Él me entendió, porque es un genio”</i>, explicó Ricky.

Junto a su Rolls Royce Phantom, y al lado de otro de la familia. “Estuve mal en irme, pero también le conté a Marcelo las cosas que me estaban molestando. Él me entendió, porque es un genio”, explicó Ricky.

Como en cada “escapada” al Norte, visitó el local True Religion, la firma que suele vestirlo, en plena Lincoln Rode

Como en cada “escapada” al Norte, visitó el local True Religion, la firma que suele vestirlo, en plena Lincoln Rode

En Miami, Fort compartió una cálida cena con Karin Lay, una amiga que reside en Norteamérica. “Dijeron que le fui infiel a Erika. Todas pavadas... No sé por qué inventan tanto”, explicó él, minimizando el tema.

En Miami, Fort compartió una cálida cena con Karin Lay, una amiga que reside en Norteamérica. “Dijeron que le fui infiel a Erika. Todas pavadas... No sé por qué inventan tanto”, explicó él, minimizando el tema.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig