«Con Diego nos dedicamos a vivir el presente» – GENTE Online
 

"Con Diego nos dedicamos a vivir el presente"

Actualidad
Actualidad

La producción fotográfica se pretendía generosa al ojo masculino. Algo atrevida, quizá. Angélica María Cepeda Jiménez reunía todas las condiciones para semejante empresa: una exquisita piel morena y medidas exuberantes (que luego jurará desconocer , claro). Sin embargo, frente al vestuario sugerido, la colombiana exclamó sorprendida: "¿Acaso ustedes pensaban encontrarse con una chica sexy?". La entrevista comenzó, entonces, antes de lo pautado.

-¿Acaso usted no se considera una chica sexy, Angie?
-Los que dicen que doy la imagen de una mujer sexy me dan risa. Puedo serlo en algún momento, pero no me creo tan, tan, tan… ¿Puede ser que la gente me vea así de sexy?

-Puede ser, por supuesto.
-Gracias. Lo que pasa es que acá hay muchas mujeres que son hermosas, tienen unos cuerpos muy lindos y no tienen problemas en hacerse fotos con poca ropa. A mí eso me causa incomodidad…

-¿Acaso no está conforme con su cuerpo?
-Sí, a mí me gusta como me veo. Pero no me encuentro bien haciéndome la sexy. Aunque puedo serlo sin proponérmelo.

-Para seducir a un caballero, por ejemplo.
-No, entonces no actúo: cuando seduzco a un señor, soy sexy, definitivamente.

-¿Se reconoce entonces "una mujer pudorosa"?
-Mira, cuando trabajo en una película dicen "acción" y me olvido del mundo. Pero en la vida normal, sí soy pudorosa (piensa).

Finalmente, la producción resultó impecable. Frente a cámaras, Cepeda se cubrió hasta las rodillas, exhibió hombros perfectos y ofreció una acotada vista de su escote. Aunque demostró un dominio total de sus ojos, y le bastó con un juego de miradas para derretir la lente. Suficiente. Luego, otra vez frente al grabador, confesará que vino al país para presentar en sociedad Samy y yo, una comedia romántica que rodó hace unos meses junto a Ricardo Darín y aún hoy no ha sido proyectada para el público. "Fue una experiencia increíble -completará Angie-. Nunca había rodado una película en la Argentina y toda la gente me trató bien".

-¿Cómo vivió el rodaje junto a Ricardo Darín, quien luego de Nueve Reinas y El hijo de la novia se convirtió en una suerte de Tom Hanks criollo?
-Excelente, tuvimos una muy buena conexión. Ricardo es una persona superdivertida y solidaria, un actor increíble. En Samy y yo está alucinante. El no se pone en estrella, al contrario, ayuda mucho: no trabaja solo, sino que prefiere hacerlo en equipo. Me llevo muchas anécdotas de mis días con él.

-¿Samy y yo no incluye desnudos suyos?
-No, lamentablemente no puedo prometerles un desnudo esta vez, como ocurrió en Pantaleón y las visitadoras.

Angie Cepeda interrumpe ahora el curso natural de la entrevista y propone una reseña: "Déjame aclararte una cosa -dice-: soy pudorosa, pero normal. Tampoco pretendo que me crean la Santa de Cartagena…".

-Tampoco le íbamos a creer…
-Iá.

-¿Se ha buscado alguna vez en Internet, Angie?
-Muy poco. Generalmente, sólo uso la computadora para escribir mails. Sé que hay algunas páginas que hablan de mi carrera, y muchas de ellas de los países del Este, donde se han vendido varias novelas mías. Pero no mucho más.

-¿Acaso no reparó jamás en que hay decenas de páginas de tipo "Nude Famous" que responden a su nombre?
-Jamás. ¿Y cómo me veo?

-Ninguno de estos sitios colma las expectativas. Sólo los más osados reproducen su exquisito topless en Pantaleón…
-(Ríe). Bah, ahora recuerdo que un amigo encontró una foto mía desnuda en la ducha. Era una foto trucada, claro. Si te acercabas lo suficiente, notabas que mi cabeza estaba pegada a otro cuerpo.

-Por lo menos puede decir que se encontró favorecida.
-Creo que estaba bien, pero esa no era yo. Lo que más me preocupó fue pensar qué estaba buscando mi amigo…

-¿Qué ocurre con las colombianas que como usted, su hermana Lorna Paz (N. de la R.: la rubia malvada de Soy Betty, la fea) y Shakira han caído en las redes de muchachos argentinos?

-No lo sé. Conozco muchos otros casos, así que parece que la mezcla Colombia-Argentina está funcionando bien. Es una buena cruza.

-¿Qué han encontrado las colombianas en los argentinos?
-En mi caso particular, mi novio es una persona muy dulce, muy cariñosa. Y tiene una manera de ser que me gusta. Quizá los argentinos sean un poco más cariñosos… ¿Será el acento?

-No creo que resulte tan fácil…
-No, no. Si no habría una importante emigración de argentinos hacia Colombia… Sinceramente, no sé.

-¿Cómo entiende que justo cuando usted llega a la Argentina su novio, Diego Torres, haya viajado a España?
-Se dio así. Diego no estuvo cuando llegué, pero vino a verme dos días. Siempre buscamos la forma de encontrarnos. El va, viene, yo voy, vengo, él vuela, yo vuelo…

-Imagino que su romance implica un presupuesto importante.
-Sí, sale caro en teléfono y pasajes aéreos. Pero para eso trabajamos.

-¿Es posible proyectar un futuro juntos de esta forma?
-Sí, obviamente. Nosotros vivimos el presente. Yo no pienso "me tengo que casar en dos años" porque yo no sé qué va a pasar en dos años. La fantasía de casarnos y formar una familia la tenemos los dos. Pero en este momento, ni él ni yo vamos a renunciar a nuestras carreras. Hoy estamos bien así. El problema se discutirá cuando uno de los dos necesite mayor contacto.

-¿Cómo se ve la Argentina desde Los Angeles?
-Es una situación muy triste. Los Estados Unidos están más preocupados con el mierdero de Oriente Medio y no se detienen a contar lo que pasa en nuestros países. Pero los latinoamericanos siempre tuvimos la impresión de que la Argentina estaba un paso más adelante que el resto de Sudamérica y ahora encontramos a un país en crisis.

por Jorge Martínez Carricart
fotos: Santiago Turienzo. Asistente: Matías Campaya
producción: Inés Azumendi
(Agradecimientos: Ricky Sarkany y especialmente a Design Suites por el lugar prestado para esta producción. Peinó Néstor Pumer)

No me considero sexy -insiste Angie-. En realidad soy una chica pudorosa, aunque tampoco me pretendo la Santa de Cartagena".">

"No me considero sexy -insiste Angie-. En realidad soy una chica pudorosa, aunque tampoco me pretendo la Santa de Cartagena".

 Su romance con Diego Torres ya cumplió cinco años. Fantaseamos con un futuro juntos", confiesa Angie. ">

Su romance con Diego Torres ya cumplió cinco años. "Fantaseamos con un futuro juntos", confiesa Angie.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig