“Como viene la mano, quizás me volvería a casar” – GENTE Online
 

“Como viene la mano, quizás me volvería a casar”

Actualidad
Actualidad

Las nenas de Jorge me adoran", le cuenta Mariana "Loly" Antoniale (24) a GENTE y suelta una sonrisita cómplice, como cada vez que habla del creador de Intrusos y conductor de Ciudad Goti-k en Radio La Red. Parece que es muy cierto, porque desde que empezaron a salir, hace casi tres meses, no se los había visto juntos, paseando de la mano con Morena (13) y Rocío (12), las hijas de Rial, como ocurrió el último fin de semana. El sábado por la mañana fueron las tres mujeres juntas a la maison del modisto Benito Fernández –el preferido de Loly, modelo del staff de Leandro Rud– a elegir el vestuario que lucirían por la noche en la fiesta de los quince años de Sol Sterlicchio, hija de Inés Pereira Duarte y Luis –dueño de Ossira y quien le compró a Marcelo Tinelli el campo que tenía en Baradero–, en el coqueto predio de la Sociedad Rural de Pergamino, ubicado en el Kilómetro 220,5 de la Ruta 8. Antes, todos siempre muy unidos, hicieron compras en Farmacity y luego fueron a almorzar a Gardiner, donde coincidieron con Marcelo Tinelli y sus hijas, Micaela y Candelaria, y Sebastián y Julieta Ortega, en el clásico restó de moda elegido por los famosos. Rial llegó al lugar híper sonriente en su flamante Mini Cooper y posó alegre abrazado por sus chicas: Loly, Morena y Rocío, que por lo visto se llevan de maravillas. Ambas hermanas están siempre pegadas a la nueva pareja de su papá y piden todo el tiempo por ella: "A veces estamos por salir con Jorge, y las nenas le piden que yo me quede un rato más con ellas. Entonces, él empieza a negociar. 'Se queda media hora más, ¿les parece?', concede. Y ellas le piden: 'Una hora más, papá'. 'Bueno, 45 minutos', cede él. Y las chicas aceptan. Así estamos todo el tiempo; son muy compinches conmigo, y yo con ellas. Se dio naturalmente, sin ningún esfuerzo. Tanto Jorge como yo sabíamos que si mi relación con Morena y Rocío no funcionaba, nuestro noviazgo tendría que terminar. Gracias a Dios se dio todo: por algo debe ser", explica Mariana mientras recibe un llamado de Jorge. "Ya voy, mi amor; termino la charla y voy para tu casa", responde melosa y enamorada.

Ya avanzada la tarde, pusieron proa rumbo a Pergamino, para asistir al cumple. Llevaron de regalo una cadenita con una medalla de Tiffany, la joyería más prestigiosa de los Estados Unidos y emblemática en el mundo. Jorge saludó con un beso a la cumpleañera y a su mamá, y estrechó en un fuerte abrazo a Luis Sterlicchio, su fiel amigo, el primero en enterarse de que el animador mantenía una relación amorosa después de separarse de Silvia D'Auro, con quien estuvo casado durante 22 años. Dicen que Luis fue tan discreto que ni siquiera le preguntó cuál era la mujer que había elegido.

Más tarde, después de degustar las exquisiteces del menú, llegó el turno de los arrumacos. Y Jorge y Mariana se mimaron de lo lindo. Besos apasionados, caricias: él que le tomaba la mejilla, ella que le agarraba la nuca, y vuelta a empezar: siempre con Loly sentada sobre sus rodillas. En medio de la más absoluta normalidad, el conductor no ocultó su felicidad actual. Por supuesto que también mimó a sus hijas, para las que tuvo siempre la mejor sonrisa y una carcajada para cada ocurrencia. Después sus nenas se perdieron en la pista, y él las siguió, desinhibido y feliz: bailó el vals con Sol, la agasajada, y se contoneó con la cumbia, el clásico trencito y el carnaval carioca. Y no podía ser de otra manera: como buena cordobesa, Loly se lució con el cuarteto, muy sensual con sus pantalones animal print. Después llegó el momento del corte de la torta, el apagado de las velitas y los deseos. El lunes, Jorge arriesgó en voz alta en Desayuno americano, el programa de Pamela David: "Como viene la mano, quizás me volvería a casar". Dicen que a Loly, su pareja, le sobran ganas. Cha, chan, cha, chan... Antes de ingresar a la fiesta celebrada en la Sociedad Rural de Pergamino, Jorge posó feliz, abrazado a sus hijas, Morena y Rocío, y a su pareja, la modelo Loly Antoniale, todos muy elegantes para la ocasión.

Antes de ingresar a la fiesta celebrada en la Sociedad Rural de Pergamino, Jorge posó feliz, abrazado a sus hijas, Morena y Rocío, y a su pareja, la modelo Loly Antoniale, todos muy elegantes para la ocasión.

La fiesta estuvo muy animada. Los flamantes novios, también. Después de la comida, Mariana se sentó sobre las rodillas de Jorge y hubo besos apasionados, mimos, caricias, manos entrelazadas y todo tipo de arrumacos. Claro que como buen padre, el conductor de Ciudad Goti-k en radio La Red, nunca desatendió a sus hijas: al contrario, siempre estuvieron todos juntos, divirtiéndose con las ocurrencias de Morena y Rocío.

La fiesta estuvo muy animada. Los flamantes novios, también. Después de la comida, Mariana se sentó sobre las rodillas de Jorge y hubo besos apasionados, mimos, caricias, manos entrelazadas y todo tipo de arrumacos. Claro que como buen padre, el conductor de Ciudad Goti-k en radio La Red, nunca desatendió a sus hijas: al contrario, siempre estuvieron todos juntos, divirtiéndose con las ocurrencias de Morena y Rocío.

Todos posaron junto  a Sol, la cumpleañera, y sus padres: Inés Pereira Duarte y Luis Sterlicchio –dueño de Ossira y gran amigo del periodista–. Le obsequiaron una cadenita con una medalla.

Todos posaron junto a Sol, la cumpleañera, y sus padres: Inés Pereira Duarte y Luis Sterlicchio –dueño de Ossira y gran amigo del periodista–. Le obsequiaron una cadenita con una medalla.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig