¿Cómo sobrevivir al Mundial? Fingiendo que nos importa… ¡y mucho! – GENTE Online
 

¿Cómo sobrevivir al Mundial? Fingiendo que nos importa… ¡y mucho!

Actualidad
Actualidad

No le importa nada: ni Pekerman, ni la Copa, ni la FIFA, ni Alemania. A María José Lozano (nada que ver con Verónica) sólo le interesan los jugadores (“como para ratonearme un poco viendo sus piernas, nada más”, confiará). Sin embargo, en esta nota nos hablará de fútbol. “¿Con qué autoridad y siendo mujer?”, se preguntarán muchos. Bueno, hay que reconocer que la chica actuará un poquito cada respuesta (después de todo, tiene un papel en Juanita, la soltera, la comedia romántica de Canal 13 que producen Pol-ka y Dori Media Contenidos), meterá algunos tips (su especialidad en las columnas que hace para RSM, el magazine de Mariana Fabbiani), y también nos conducirá caprichosamente hacia la libertad femenina (un derecho que usa y abusa como conductora de Adelantadas, el ciclo de Fox Life dedicado exclusivamente a las mujeres en estos tiempos de pelotas, goles y partidos).

Además, ya lo dicen todos: “Maju es la nueva mujer chispita de la tevé”. Y lo suyo son puros récords: en sólo nueve meses (es todo lo que lleva su fama), está lista para competir cabeza a cabeza con otras grandes de la espontaneidad y la risa, como Anita Martínez o Laura Oliva.

No viaja a Alemania (“por suerte”), pero su histrionismo no escapará al síndrome futbolero que hoy padece el Planeta Tierra. Ahora se pone la celeste y blanca y aconseja: “¡Festejemos chicas, el Mundial viene con el pasaporte a la libertad femenina! Volvemos a experimentar cómo es vivir sin hombres sobre esta Tierra”.

–¿Y cómo es eso?
–Fantástico: tenemos un mes y medio para descubrir un mundo de sensaciones. Mirá si no: podés ratonearte con Crespo y ¡hasta tocarte con tu marido al lado! Jamás te mirará. Cuando se viene el gol, es la oportunidad de confesarle tus más atroces infidelidades. Por ejemplo: “Negro, ¿te acordás del Ruso, tu amigo del colegio? El otro día me lo encontré y terminamos en un telo…”. Y su reacción será genial: te abrazará, te alzará, te besará y te dirá: “¡Vamos Argentina, carajo!”. Quizá más tarde le caiga la ficha y te pregunte: “¿Qué me decías del Ruso, que te lo qué…?”. Entonces, improvisá, total, ya te sacaste el demonio de encima. No hace falta decir las cosas dos veces, y todos saben bien que no oye el que no quiere escuchar…

–¿Y las que no tienen pareja…?
–No hay mejor momento para encontrarla: si la Argentina gana, sólo tenés que ir a cualquier bar, que ahí estarán todos, ya borrachos, festejando. Un consejo que les doy a las más tímidas es que aprovechen a hacer lo que nunca se animaron antes durante los noventa minutos que duran los partidos. Por ejemplo: si tu materia pendiente era aprender a estacionar, cosa que nunca lograste porque a cada intento ellos te mandaban a lavar los platos, ahora tendrás la ciudad vacía de dictadores vehiculares. ¡Es ahora o nunca, muchachas!

–Qué pasa con el sexo, doctora: ¿la libido aumenta o disminuye en épocas mundialistas?
–Bueno, yo diría que depende de la pareja que una tenga. Olvídense de intentar seducirlos en las horas previas, porque estarán concentrados. Pero si su equipo gana, después todo será una fiesta. Y hasta quizá inviten a algún amigo y les cumplan aquella vieja fantasía de ser el jamón del medio… Todo puede suceder... La base está, eso es lo importante.

–A todo esto… ¿piensa ver los partidos?
–De a ratitos, supongo, como para espiarles las gambas de los jugadores. ¡Qué buenos están! ¡Con tanto entrenamiento se ponen re-fuertes para estos tiempos! Encima, como una sabe que tienen que tener resistencia física y guardan abstinencia sexual, es imposible no hacerse el bocho con ellos. ¡Cuando vuelvan de Alemania nos vamos a encontrar con una delegación de toros en celo, unos machos latinos y argentinos en potencia!

–Ahora que está en Fox, ¿nos puede explicar qué es un penal?
–En realidad no me llamaron del canal por lo que sé de fútbol, sino por las recomendaciones que puedo darles a las mujeres. En mi grupo de amigas, queremos creer que un penal es la falta que nos hacen los hombres dentro de nuestra área.

–¿El offside…?
–Cuando estás a punto, en esa posición que tanto te gusta, ellos se te adelantan y te dejan fuera de juego.

–¿Foul?
–Algo así como que te corten el rostro, una falta gravísima, casi imperdonable. Amerita una roja.

–Y usted, Lozano, ¿se animaría a hacer su propia ficha técnica?
–¡Cómo no! Te hago una breve síntesis: Yo pasé mi vida en el banco de Sacachispas, hasta que un día apareció mi Coco Basile y me puso a jugar en la Primera de Boca. Si bien hoy soy una estrella, me siento entre las elegidas de Pekerman… ¿Qué más? Tengo 34 años, nací en Paraná, Entre Ríos, y estoy de novia desde hace tres años con un sociólogo muy copado… Y hay una cuota cholula en mi historia: fui compañera de la mismísima Valeria Mazza en el jardín de infantes y su amiga hasta hoy. De adolescentes pertenecíamos al grupo de los ¨patitos feos¨: ella era enorme y completamente chata, yo muy flaca pero con un trasero tan gigante que parecía sacado de otro cuerpo. Con los años, ella se convirtió en cisne y yo en lechuza. Quería ser actriz y me vine a Buenos Aires a cumplir mi sueño: pasé quince años rebotando de casting en casting. Un fracaso era mi vida… No tenía un mango y tuve que trabajar de cualquier cosa: fui moza, recepcionista, niñera, vendedora de tiempos compartidos, secretaria. Tuve tiempos de llantos, de depresiones, donde no encontraba mi camino y vivía sin un mango en el bolsillo… De los bajones siempre me salvó el humor, una vocación que descubrí hace apenas unos años, cuando creé a Casquito, un personaje medio sexópata, muy zarpado, que hice en radio. Después me llamó Gastón Portal para hacer Clase X, un programa para que todos llamen ya, y no paré más…

–Volviendo al fútbol: ¿sabe qué debe hacer una mujer para sobrevivir al Mundial sin asesinar a nadie en el intento?
–Bueno, reconozco que ésa no es una tarea fácil. Hoy todas las gaseosas traen impresa la pelotita y no existe paquete de papas fritas sin la figurita de los jugadores dentro. ¡Ni la televisión funciona como escape! Están los partidos en cualquier programación y, si no, te aparecen las hinchadas en las tandas publicitarias. No sé, si siempre fue difícil comprender a los hombres, hoy cuesta mucho más: ese fanatismo desmedido que les agarra cada cuatro años, donde se posesionan y padecen los síntomas típicos del período femenino, me resulta imposible de entender en ellos. En fin, si no puedes combatir al enemigo, debes unirte a él. ¿Cómo sobrevivir al Mundial…? Fingiendo que nos importa… ¡y mucho! ¡Ponéte la camiseta! ¿Qué te cuesta? Si ya hiciste tantas pavadas por él… ¡ésta es, apenas, una más! Aparte, vos y yo sabemos que en eso de fingir somos verdaderas expertas. ¿O no?

El mejor consejo de Lozano (34 años, actriz-conductora): “<i>Si no puedes combatir al enemigo, debes unirte a él. ¡Ponéte la camiseta! ¿Qué te cuesta? Si ya hiciste tantas pavadas por él.</i>”

El mejor consejo de Lozano (34 años, actriz-conductora): “Si no puedes combatir al enemigo, debes unirte a él. ¡Ponéte la camiseta! ¿Qué te cuesta? Si ya hiciste tantas pavadas por él.

“<i>En mi grupo de amigas, queremos creer que un penal es la falta que nos hacen los hombres dentro de nuestra área. ¿El offside? Cuando estás a punto, en esa posición que tanto te gusta, ellos se te adelantan y te dejan fuera de juego</i>”

En mi grupo de amigas, queremos creer que un penal es la falta que nos hacen los hombres dentro de nuestra área. ¿El offside? Cuando estás a punto, en esa posición que tanto te gusta, ellos se te adelantan y te dejan fuera de juego

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig