“Como papá, espero ser tan fuerte como mis hijos” – GENTE Online
 

“Como papá, espero ser tan fuerte como mis hijos”

Actualidad
Actualidad

Nunca los expone febrilmente, pero tampoco los oculta frenéticamente. Digamos que los educa con el ejemplo que viene marcando desde sus tres décadas de trayectoria artística y fama inconmensurable. Por algo siempre al boricua todos lo reverencian: Cuando enloquecía adolescentes integrando Menudo, cuando lanzó la carrera solista, cuando debutó en Broadway, cuando estremeció al mundo interpretando Livin’ la vida loca, cuando resolvió alejarse del ruido y meditar en la India y el Tíbet, cuando declaró su homosexualidad, cuando concibió hijos en un vientre de alquiler, cuando luchó contra el tráfico y la explotación sexual infantil, cuando publicó un libro destinado a los bajitos, cuando rompió con su novio... Lo de Enrique Martín Morales (42) se llama “coherencia”. Y junto a ella también viajó de los Estados Unidos (en un avión comercial y cargando un contingente de medio centenar de personas) hacia Punta del Este.

No bien pisó tierra charrúa, dejó el aeropuerto Laguna del Sauce rumbo a la lujosa suite Conrad, en la que lo aguardaban frutas, quesos y fiambres, aunque ningún pedido estrambótico. ¿Su lujo? Cincuenta minutos de masajes. ¿Cena para tres? Spaghetti con boloñesa y con alioli, ensaladas variadas, milanesas de pollo, leche caliente, helado de vainilla y jugo de manzana. ¿Desayunos reiterados? Capuchino, café expreso doble, leche fría, huevos revueltos súper cocidos, panceta, papas fritas, tres medialunas dulces y tostadas francesas. ¿Su actividad? Salvo la larga prueba de sonido –ciento veinte minutos–, abundante en relax y bajo perfil. ¿Si se encontró con el actor uruguayo Federico Díaz, tildado de “su nueva pareja”? Difícil saberlo. ¿Show? Lo brindó en el parking externo, ante cinco mil espectadores: una hora cuarenta y cinco de impresionante despliegue musical y escénico, que incluyó una banda de siete músicos (fanáticos de las golosinas), dos coristas, ocho bailarines, una docena de cambios de vestuario y veinte éxitos.

¿Qué hay de Valentino y Matteo? Apenas salieron. Una de las tardes, de la mano de su prolífico padre, al Kid’s Club House, donde jugaron con los responsables del área de recreación y con otros huéspedes. Acompañarlos, uno de los temas que obsesionan a Ricky Martin. Junto a la educación, por cierto, tal cual acaba de escribirlo – mencionando una anécdota personal– en su recién estrenado sitio de crianza PiccoloUniverse. com. “La escuela había decidido separar a Tino y Teo en aulas diferentes –señala–. Tenía sentido: Quiero que sean unidos y, al mismo tiempo, personas únicas e independientes de su relación de hermanos gemelos. Hasta que llegó el primer día de clases y comenzaron los lagrimones... Ya han pasado dos meses y las cosas mejoraron. Lógico, aquellos nervios eran sólo uno de los pasos a seguir, una experiencia de aprendizaje tanto para ellos como para mí. Entendí que son mucho más fuertes de lo que se imaginan. ¡Espero, como papá, ser tan fuerte como mis hijos!”, racionalizaba, acaso resoplando, el admirado –y consecuente– portorriqueño.

Al cargarla en Instagram, así tituló –en Twitter y Facebook– el número uno latino la postal que tomó el viernes a las 14:40 desde la habitación 1614.

Al cargarla en Instagram, así tituló –en Twitter y Facebook– el número uno latino la postal que tomó el viernes a las 14:40 desde la habitación 1614.

El carisma de un showman inigualable, por la noche en el Conrad.

El carisma de un showman inigualable, por la noche en el Conrad.

El sábado temprano, Ricky y sus chicos son transportados al aeropuerto. Lo secundan dos guardias de seguridad. Mientras Teo sube la escalinata del avión, Tino (del otro lado de la camioneta) espera su turno. Destino, Festival de Viña del Mar, en Chile.

El sábado temprano, Ricky y sus chicos son transportados al aeropuerto. Lo secundan dos guardias de seguridad. Mientras Teo sube la escalinata del avión, Tino (del otro lado de la camioneta) espera su turno. Destino, Festival de Viña del Mar, en Chile.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig