«Como muchas, dejé mi carrera por amor a mi marido» – GENTE Online
 

"Como muchas, dejé mi carrera por amor a mi marido"

Actualidad
Actualidad

Domingo, 19 horas. El Estadio Ciudad de La Plata arde. Van 30 minutos de partido: Estudiantes y Lanús siguen cero a cero. Desde el banco, el DT de los pincharratas, en traje de seda italiana negro (como siempre), motiva a los gritos (como acostumbra). Diego Cholo Simeone quiere el gol, ese gol que no llega… A 35 cuadras de ahí, en el edificio del Jockey Club, su esposa sale por primera vez, después de 14 años, a la pasarela. Y la platea femenina aplaude con ganas. Sentada en la primera fila, nada menos que Ofelia Wilhelm, la mamá de nuestra Primera Dama, Cristina Fernández de Kirchner, reconocida fana de Gimnasia y Esgrima.

Carolina Paula Baldini ha vuelto, decíamos. A los 34 años, la mujer de Simeone regresó al fashion. Fue gracias al mundo futbolero, en verdad. Porque fueron las diseñadoras María Cappelli de Guglienminpietro y Cintia Santilli de Vivas quienes la convencieron para que luciera sus modelos. Ellas tres, contará después, se conocieron en Milán cuando sus maridos jugaban en el Inter. Y ahora, de vuelta en la Argentina, mantienen la amistad y ese apoyo incondicional tan femenino, confía Caro. “Me pidieron que les diera una mano, que me animara, y no pude decirles que no”, cuenta.

A la hora de darles el sí, también influyó la solidaridad: porque el desfile, donde una decena de marcas presentaron sus diseños otoño/ invierno 07, fue a beneficio de los comedores comunitarios del Gran La Plata. Ahora, entre vestidos coloridos, zapatos, bolsos y percheros, Carolina le revela a GENTE que esto del modelaje es lo que realmente le gusta.

–Propuestas no le deben faltar...
–No, es cierto, pero prefiero mantenerme en el hogar, acompañar a Diego y ver el crecimiento de mis hijos. Yo empecé con la publicidad a los 16 años, hice un curso con Tini de Boucourt y después pasé por la agencia de Pancho Dotto. Mi fuerte era la gráfica. Fueron cuatro años de muchas fotos, mucho trabajo…

–¿Y qué pasó?
–Que en el 92 una amiga me presentó a Diego, que estaba de vacaciones, jugaba en el Pisa en ese momento, y cambió mi vida. A los 20, dejé todo para seguirlo. Como muchas mujeres, dejé mi carrera por amor a mi marido. Si no fuera por él, no hubiera abandonado el modelaje por nada del mundo. Todavía me fascina…

–¿No la frustró esa decisión?
–Para nada. Aposté a mi familia: ésa fue mi realización personal. Podría haber seguido trabajando como modelo, pero Diego me quería en casa, y no me arrepiento.

–¿Y qué hacía mientras su marido viajaba por el mundo?
–Lo acompañaba. Y en mis tiempos libres estudié danzas clásicas y gimnasia. Ah, y como me encantan las artes marciales practiqué karate, tae-kwondo y judo…

–Ahora es tiempo de revancha, imagino…
–¿Volver, yo? Nooo. Este desfile me trajo algunos buenos recuerdos, pero estoy acá de onda, porque se trataba de un evento a beneficio y están María (la esposa de Andrés Guglienminpietro) y Cintia (la de Nelson Vivas), que son mis amigas. Si no se hubieran dado esas condiciones, no desfilaba. Ellas emprendieron la confección de indumentaria femenina y no podía dejar de ayudarlas. Hacen cosas muy buenas, algunas con telas que traen de Dubai.

–¿Cuánto tiene que ver usted en la elegancia que caracteriza al Cholo?
–(Risas) En realidad yo intervengo un poquito, pero es él quien le impone el sello personal a su imagen: adora los trajes de estilo italiano y el color negro. Se le nota, creo… Las mujeres argentinas también nos parecemos mucho a las italianas a la hora de vestirnos; tenemos esa fuerza y esa seducción tana…

–Usted que sabe de moda, ¿nota un cambio en la forma de vestir de los futbolistas…?
–Sí, es verdad. Mucho tiene que ver con los que vuelven de Europa y van trayendo otra onda, más moderna, más cuidada. Sin dudas, se instaló el traje en la cancha para los directores técnicos. Se va tornando frecuente y les queda bien.

Carolina Baldini (así, con su nombre de soltera, la presentaron frente al público), pide disculpas para hacer un llamado de celular a celular. “¿Y…? Qué pena. Sí, todo genial, después te cuento en casa, amor”, dice.

–¿Terminó el partido?
–Empatamos cero a cero con Lanús. Esta vez falté a la cancha con aviso y permiso. Pero el próximo no me lo pierdo ni de casualidad: es el clásico contra Gimnasia. El último partido se lo ganamos 7 a 0. El próximo domingo nada de desfiles: vuelvo a ser la mujer de Simeone. Y ahí, en la primera fila, me van a encontrar… A los 16 años comenzó con la publicidad y, a los 20, dejó todo para seguir a Diego Simeone por el mundo. Caro Baldini dice que el universo fashion la fascina, pero que no se arrepiente de haber elegido otra vida.

A los 16 años comenzó con la publicidad y, a los 20, dejó todo para seguir a Diego Simeone por el mundo. Caro Baldini dice que el universo fashion la fascina, pero que no se arrepiente de haber elegido otra vida.

“<i>Aposté a mi familia: ésa fue mi realización personal. Podría haber seguido trabajando como modelo, pero Diego me quería en casa, y no me arrepiento.</i>”

Aposté a mi familia: ésa fue mi realización personal. Podría haber seguido trabajando como modelo, pero Diego me quería en casa, y no me arrepiento.

El último verano en Punta del Este, junto a Diego Simeone, el amor de su vida.

El último verano en Punta del Este, junto a Diego Simeone, el amor de su vida.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig