“Colgué los botines, pero como tengo un puma en mi corazón, a lo mejor vuelvo” – GENTE Online
 

“Colgué los botines, pero como tengo un puma en mi corazón, a lo mejor vuelvo”

Actualidad
Actualidad

La casa, de diseño moderno, está iluminada por el sol que dejan entrar los ventanales. Es domingo. En las callecitas del barrio privado Santa Bárbara, Tigre, silencio. Agustín Pichot está con sus pequeñas hijas, Valentina y Joaquina. Su mujer, Florencia, prepara la lista de compras, porque después de la charla con GENTE hay un súper asado con los compañeros del CASI, camada 74. De pronto, esta confesión:

Hace poco me acordé del día en que estaba en el vestuario, triste, porque aunque hice un try, perdimos contra Australia en mi debut en Los Pumas, el 30 de abril del ’95. En ese momento entró David Campese, la superestrella del rugby, y me dijo: ‘Agustín: vas a ser un gran jugador internacional. Tomá, te regalo mi camiseta’. El australiano era bastante hosco y jamás cambiaba su casaca con nadie, pero ese día me la trajo y la guardé hasta ahora. Nunca se la mostré a nadie, y apenas si recordaba el episodio. Pero la saqué del arcón de los recuerdos y vi otras camisetas guardadas, y fotos, y trofeos…”.

–¿Y?
–Me di cuenta de que no seguiría en Los Pumas.

–¿Por qué?
–Porque al ver todo lo que logramos, comprendí que había alcanzado lo máximo, y que empezaba otra etapa...

–Todavía están muy vivos los triunfos de Los Pumas ante Francia, Escocia e Irlanda en el Mundial del año pasado. Y también tu llanto, abrazado a Juani Hernández, tus hijas y tu mujer después de la semifinal con Sudáfrica...
–Justamente, cuando terminó el partido contra los Springboks sentí que había llegado el final de algo, y que ya no tendría otra chance de ganar un campeonato mundial.

–Pero el telón no cayó del todo…
–No. Llegó el segundo triunfo sobre Francia, los elogios, las notas de la prensa internacional, y entonces pensé que...

–...el final estaba lejos.
–No tan lejos. Imaginé seguir con Los Pumas por lo menos hasta el próximo partido contra Sudáfrica, el campeón del mundo, que se juega el 9 de agosto para festejar los 90 años de Nelson Mandela. Los sudafricanos pidieron que Los Pumas fueran con la mayoría de los que jugamos el Mundial, y Santiago Phelan, el entrenador actual junto a Fabián (Chino) Turnes, me convocaron.

–¿Respuesta?
–Al principio dije que sí, pero…

–Pero no. ¿Por qué?
–Estaba muy lastimado. Jugué el Mundial con las dos piernas vendadas, esperando el desgarro en cualquier momento. Además, después de salir campeón en el Stade Français fui a jugar al Metro-Racing de París, que luchaba por el ascenso al Top 14 del rugby francés. Perdimos la final, y sufrí dos terribles desgarros de cinco centímetros en cada pierna... Hace un par de días salí a correr por aquí, cerca de mi casa. Siempre fui un fanático del entrenamiento. Cuando era chico corría por las barranquitas de Pinamar a las siete de la mañana con Itu Iturrioz, mi mejor amigo, que jugaba conmigo en la camada 74 del CASI. Pero no llegué a correr cien metros, y me di cuenta de que no sentía lo mismo.

–¿En ese punto decidiste dejar el rugby?
–Volví a casa, hablé con Florencia, y me dio todo su apoyo. Después los llamé a Tati Phelan y a Porfirio Carreras, el presidente de la Unión Argentina de Rugby, y me comprendieron, a pesar de que el partido del 9 con Sudáfrica es un desafío complicado. Porque no estar al cien por ciento física y psíquicamente es fallarle a la Selección...

EL HOMBRE-RECORD. Pichot, en Los Pumas, jugó 72 test matches. Hizo 70 puntos: 60 en partidos internacionales (12 tries) y 10 en Mundiales. Integró los planteles de cuatro Mundiales: Sudáfrica 1995, Gales 1999, Australia 2003 y Francia 2007. Es el puma con más partidos en copas del mundo (14). Algunos de los triunfos más importantes: Australia (en Ferro) en 1997; Irlanda (en Lens y París) en 1999 y 2007; Escocia (en Murrayfield y París) en 1999, 2001, 2005 y 2007; Gales (en Cardiff y Vélez) en 2001 y 2006; Francia (en Marsella y París) en 2004 y 2007, e Inglaterra (en Twickenham) en 2006.

…………………………………………….........................

Un alto en la entrevista. Agustín esquiva el doble tackle de sus hijas y trae algunas de las camisetas más importantes de su vida: la que usó a los 15 años en el CASI, la de campeón con Los Pumitas, la del debut en Los Pumas, la que le regaló David Campese, las del doble campeonato de Francia en el Stade Français y la de Los Pumas con que logró el tercer puesto del Mundial de Francia del año pasado. También muestra un impresionante álbum de recortes periodísticos de su carrera en Los Pumas “que me hizo mi abuela. Cuando yo tenía tres años y jugaba con la pelota de rugby en el jardín de casa, mi abuela me aplaudía y gritaba ‘¡Bien, Pichot!’. Y recuerdo también a Enrique, mi padre, y a mi tío Horacio, que me iniciaron en esto…”.

–¿Qué hiciste en Europa además de jugar?
–Una licenciatura en Administración de Empresas de la Universidad de Brunel (Inglaterra) y un Master en Deportes. El dinero que gané lo invertí en una bodega que tengo con mis hermanos Enrique y Joaquín, una marca de ropa propia con Nike, represento a la provincia de Chubut en Francia y tengo una fundación solidaria.

–¿Seguís en Francia o volvés al país?
–Con Flor queremos quedarnos dos años más allí.

–¿Por qué pusiste en tu remera “False Opinion Leader”?
–Es una ironía. A veces, a los que hacemos algo bien nos piden opinión sobre cosas que ignoramos. En cambio, en el DVD Pumas de Bronce, Corazón de Oro hay una arenga a mis compañeros después de ganarle el primer partido a Francia, que fue un punto de inflexión en el Mundial, y que hoy la usan algunos técnicos, incluso de otros deportes. El DT del Seleccionado de Ecuador la pasó después de perder en el primer tiempo, y dieron vuelta el partido.

–¿Te imaginás tu match de despedida?
–Me gustaría que fuera en la cancha del CASI, jugando con mis compañeros de la camada 74, y contra los Barbarians británicos.

–¿Vas a seguir colaborando con Los Pumas?
–Siempre. Cuando se retiran jugadores emblemáticos, como Ignacio Fernández Lobbe o Gonzalo Longo, por ejemplo, se necesita tiempo para volver a consolidar un equipo. Con Marcelo Loffreda, el entrenador anterior, vivimos momentos muy duros, pero sabíamos que si persistíamos en el esfuerzo los resultados llegarían. Y así fue, y así será con los nuevos Pumas.

–¿Con la blanquiceleste nunca más?
–Ojo, no sé… Si a los 40 me agarra la locura, vuelvo con todo antes de un Mundial, pido pista para ponerme la camiseta puma, y.... Sólo la camiseta, porque en el corazón... ¡soy puma para toda la vida!

Pichot en su casa con las camisetas que marcaron su vida: la del CASI, la de Los Pumitas, la que le regaló el australiano David Campese, la de su debut en Los Pumas, las dos del Stade Français, y la que vistió en el Mundial contra Francia.

Pichot en su casa con las camisetas que marcaron su vida: la del CASI, la de Los Pumitas, la que le regaló el australiano David Campese, la de su debut en Los Pumas, las dos del Stade Français, y la que vistió en el Mundial contra Francia.

“Por primera vez me invadió el extraño sentimiento de que lo hecho en el Seleccionado era lo máximo para mí, y que empezaba otra etapa”

“Por primera vez me invadió el extraño sentimiento de que lo hecho en el Seleccionado era lo máximo para mí, y que empezaba otra etapa”

“Por primera vez me invadió el extraño sentimiento de que lo hecho en el Seleccionado era lo máximo para mí, y que empezaba otra etapa”

“Por primera vez me invadió el extraño sentimiento de que lo hecho en el Seleccionado era lo máximo para mí, y que empezaba otra etapa”

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig