Ahora leyendo
Científicos argentinos desarrollan un test que detecta Covid-19 en menos de una hora

Científicos argentinos desarrollan un test que detecta Covid-19 en menos de una hora

Avatar

Tras la aprobación del ANMAT comenzará la producción en serie del kit de diagnóstico rápido creado por el Instituto Milstein y la Fundación Cassará. Permitirá hacer diagnósticos a bajo costo y en menos tiempo.

Situaciones excepcionales, exigen respuestas excepecionales. El brote de COVID-19, enfermedad declarada pandemia durante los primeros días de marzo, llevó a muchos investigadores a poner sus conocimientos al servicio de este nuevo virus que está afectando a todo el mundo. Argentina no fue la excepción. Entre las líneas de trabajo locales se destaca el desarrollos de kits de detección -entre los que se encuentra este test rápido- que pueden tener alto impacto en el manejo de la epidemia.

“Las personas que hacemos ciencia no nos hemos detenido ante escenarios complejos. Acá hay mucha capacidad y algo que tenemos a favor es la cualidad de atarlo con alambre: con pocos recursos o posibilidades igual podemos hacer buenos desarrollos o experimentos”, sentencia la bióloga Carolina Carrillo, doctora e investigadora de CONICET. Ella es una de las cinco integrantes del equipo del Instituto Milstein y Fundación Pablo Cassará que desarrolló un kit molecular de diagnóstico para el nuevo coronavirus. 

Adrián Vojnov explicó cómo funciona el test. “El kit consiste en una mezcla de reacción que se coloca en un tubo, se incuba a 65º y si hay genoma presente en la muestra, el colorante vira de violeta a azul. Esto no tarda más de una hora”
Adrián Vojnov explicó cómo funciona el test. “El kit consiste en una mezcla de reacción que se coloca en un tubo, se incuba a 65º y si hay genoma presente en la muestra, el colorante vira de violeta a azul. Esto no tarda más de una hora”

En el laboratorio también trabajan Luciana Larocca (biotecnóloga) y Fabiana Stolowikz, Adrián Vojnov, Carolina Carrillo y Santiago Werbajh, biólogos e investigadores de CONICET. Werbajh tuvo un rol clave en este desarrollo ya que al enterarse del brote viral en China instó a la Fundación Cassará a adquirir insumos específicos que permitieron avanzar rápidamente en  el desarrollo de este test.

“El kit que desarrollamos permite detectar, a partir de un hisopado bucal y con una técnica de amplificación molecular, partes del genoma viral”, explica Vojnov. Él mismo aclara que el test rápido ya está en la fase de validación clínica. En esa instancia, se comparan las muestras con el “gold standard” que en este caso es la PCR (reacción en cadena polimerasa, que es la que realiza ANLIS Malbrán y los institutos habilitados especialmente para descentralizar esta tarea). A diferencia de esa tecnología, “este kit no precisa equipamiento especializado y eso lo hace más veloz: el resultado no tarda más de una hora”, señala. 

“Acá hay mucha capacidad y algo que tenemos a favor es la cualidad de atarlo con alambre: con pocos recursos o posibilidades igual podemos hacer buenos desarrollos o experimentos”, asegura Carolina Carrillo.
“Acá hay mucha capacidad y algo que tenemos a favor es la cualidad de atarlo con alambre: con pocos recursos o posibilidades igual podemos hacer buenos desarrollos o experimentos”, asegura Carolina Carrillo.

El proceso es muy simple, pero es fundamental tener presente que estamos trabajando a partir de un hisopado patógeno que debe ser manipulado con un grado de bioseguridad importante”, señala Larocca. Y agrega: “una vez que recibís la muestra el proceso es fácil de hacer e interpretar. La misma debe ser incubada en un tubo -para ello hay que calentarla a 65ºC- y esperar. El resultado que se revela a través de un simple cambio de color: se mantiene violeta cuando la reacción es negativa y pasa a azul si es positiva”. Esto puede llevar entre 15 minutos y una hora dependiendo de la carga viral. 

¿Por qué es importante este test?

Para empezar, el costo es más bajo. Y, al ser rápido, puede servir como método de screening. Creemos que pueden usarse ambos métodos en paralelo. Permite diagnosticar a un mayor número de pacientes”, sostiene Larocca. “Esta herramienta es súper útil porque el procedimiento es más corto y permite tomar decisiones rápidas. Hay personas a las que se les toman las muestras y recién tienen sus resultados a los 5 o 7 días. Mientras tanto ese paciente está absolutamente aislado, sin saber su estado epidemiológico. Con este tipo de test disminuye la problemática de aislamiento. Y en los casos sospechosos, puede ser complementado con otras tecnologías como la PCR. En lugar de tener a mil personas aisladas esperando el resultado de sus tests, podrías quedarte con 80 o 100”, comenta Carrillo.

Puede interesarte

Según Luciana Larocca, “es fundamental tener presente que estamos trabajando a partir de un hisopado patógeno que debe ser manipulado con un grado de bioseguridad importante”.
Según Luciana Larocca, miembro del equipo que desarrolló el test rápido, “es fundamental tener presente que estamos trabajando a partir de un hisopado patógeno que debe ser manipulado con un grado de bioseguridad importante”.

Coinciden en que la etapa de validación es clave: no puede ser un número pequeño de casos porque habría lugar para el azar. “Los casos positivos dan cuenta de la sensibilidad del ki y los negativos hablan de la especificidad del mismo. Ambas son condiciones necesarias para un buen test”, señala Carrillo. Esperan que la autoridades actúen con responsabilidad y celeridad. “Estimamos que los tiempos serán más cortos que en cualquier otra situación”, comenta Larocca, con la ilusión de que el kit comience a ser utilizado lo antes posible. 

Este kit de diagnóstico se apoya en una técnica descrita por japoneses hace 20 años. “Como grupo ya hemos desarrollado otros diagnósticos con esta tecnología”, afirma Carrillo. La bióloga detalla: “la primera experiencia fue con chagas, luego para detectar una infección en cítricos y recientemente Santiago Werbajh había concluido la validación analítica para dengue, zika y chikunguña. Estábamos preparando la validación clínica cuando llegó COVID-19”. Se trata de dos virus cuyo material genético es ARN y por eso proceso de amplificación tiene ciertas similitudes en ambos casos y eso agilizó la producción del nuevo kit. 

¿Una solución para los viajes?

Cómo será la movilidad en un futuro próximo es una inquietud para ciudadanos alrededor del mundo. Sin vacuna a la vista, parece difícil para muchos imaginar cómo serán los viajes cuando vuelvan a abrirse las fronteras. Un test rápido podría ser una alternativa para muchos. “En algún momento pensamos la opción de que fuera algo ‘portátil’, siempre con una cabina de bioseguridad que no puede faltar por el tipo de muestras con las que se trabaja”, comenta Larocca. “Llegarías al aeropuerto, te tomarían la muestra antes de hacer migraciones y tendrías el resultado antes de viajar”, comenta. Carrillo agrega: “Requeriría el consenso entre los países y estrictas normas de bioseguridad porque la muestra que se toma es súper infectiva”. 

En el Instituto Milstein adelantan todos los detalles para comenzar la producción de los kits ni bien el test rápido sea aprobado por ANMAT.
En el Instituto Milstein adelantan todos los detalles para comenzar la producción de los kits ni bien el test rápido sea aprobado por ANMAT.
fotos: Matías Campaya
Ir Arriba