Chapare: por qué causa alarma el virus al que comparan con el del Ébola – GENTE Online
 

Chapare: por qué causa alarma el virus al que comparan con el del Ébola

Imagen de microscopio electrónico de un ebolavirus
Mientras África celebra haber controlado su último brote de ébola, el mundo enciende las alarmas ante un "nuevo" virus.

Desde hace casi un año el mundo mira con atención las cifras de coronavirus y se multiplican los análisis sobre contagio y secuelas de la enfermedad que paralizó a la sociedad durante 2020. Sin embargo, los especialistas no limitan su interés a esas áreas y buscan anticiparse a otros focos que puedan poner en riesgo la salud de las personas. Luego de la preocupación por un nuevo brote de gripe porcina y el sacrificio preventivo de millones de visones en Dinamarca, un "nuevo" virus encendió la señal de alerta.

Se trata de Chapare, el nombre de la región de Bolivia donde fue detectado por primera vez. Llamó la atención de los investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos la detección de la transmisión de persona a persona de este virus, que puede causar fiebre hemorrágica (síntoma que comparte con enfermedades como el ébola o el dengue).

El país andino había tenido anteriormente un brote de esta enfermedad, causada por una cepa de arenavirus. Fue en 2003, en la región de Chapare. Los infectados manifestaron síntomas como fiebre, dolor de cabeza, dolor de estómago, irritabilidad y dolor detrás de los ojos. En una instancia más avanzada, la enfermedad derivó en diarrea, sangrado de encías y nariz y erupciones en la piel. Sólo se registró una muerte, a 14 días de iniciados los síntomas.

En 2019, Bolivia comunicó la aparición de nuevos pacientes infectados. Se registró entonces menos de una decena de casos, entre los cuales hubo tres fallecidos. Pero lo que llamó la atención de los investigadores es que tres de los casos eran personas del equipo médico que atendió en La Paz a los primeros pacientes que tuvieron la enfermedad.

Según la epidemióloga Caitlin Cossaboom, de Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, "el trabajo confirma que un médico residente, un médico de ambulancia y un gastroenterólogo contrajeron el virus después de encontrarse con pacientes infectados. Esto nos lleva a pensar que muchos fluidos corporales pueden potencialmente portar el virus".

Esto debería implicar un cambio en la forma en que el personal de salud aborda a los pacientes y cómo se manejan los casos sospechosos. Además, los investigadores encontraron evidencia de que un roedor podría ser "reservorio" del virus y eso también debería redundar en protocolos de control, a fin de evitar que el virus "salte" a los seres humanos.

Los mismos estudiosos señalaron que Chapare es un arenavirus emparentado con el virus Lassa y el virus Machupo que aún no tienen tratamiento específico. Además, debido a que sus síntomas son similares a los del ébola y el dengue, hay quienes creen que la enfermedad podría estar subdiagnosticada. En esa línea, destacan que es importante desarrollar tests que permitan detectar la enfermedad.

Aun así, llama la atención de quienes estudian el tema que el virus Chapare esté en boca de todos. Hay quienes adjudican esto a que se haya hecho una exposición del tema en el encuentro de la Sociedad Americana de Medicina e Higiene Tropical. Asimismo, y a pesar del eco que el mundo se ha hecho en relación a este "nuevo" virus, los investigadores afirman que es improbable que se convierta en una epidemia.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig