Con detalles escalofriantes, César Juricich asegura: «Mühlberger me daba doce pastillas por día y me volvió anoréxico» – GENTE Online
 

Con detalles escalofriantes, César Juricich asegura: "Mühlberger me daba doce pastillas por día y me volvió anoréxico"

Actualidad
Actualidad

EXCLUSIVO GENTE. El diseñador y crítico de moda cuenta cómo fue su experiencia con el doctor Rubén Mühlberger –"me decía que estaba gordo"– y reconoce que él y Carlos Di Domenico fueron "los culpables de que Moria Casán se atienda con él".

"Mi experiencia fue macabra y sus pastillas son fatales. Yo tomaba doce por día y me volví anoréxico. Yo estaba vibrando a diez metros del piso. O sea, estaba intolerante, insoportable, no dormía, no comía, me despertaba a las cinco de la mañana y de seis a nueve estaba corriendo en la cinta. Y así todos los días, estaba re loco", arranca contando César Juricich (56), el diseñador de indumentaria, calzado y marroquinería que comenzó a atenderse con el Doctor Rúben Mülhberger en el 2008, cuando Ada Fonre, la ex dueña de Piegari, lo lleva él y a su entonces pareja, Carlos Di Domenico, a su clínica.

"Él me dijo que yo tenía mal las uñas, que estaba gordo y que se me caía el pelo. Y por eso me mando a hacer 76 análisis de sangre, para los cuales me sacaron ocho jeringas de sangre. Y esa locura se la recetaba a todos sus pacientes para determinar qué era lo que tu cuerpo necesitaba. A mí, por mi edad, 44 años, me receta doce pastillas por día, y a Carlos, que era mayor que yo, le receta treinta y ocho pastillas por día. ¡No nos alcanzaba el día para tomarlas! Me acuerdo que cuando viajábamos a Europa, teníamos que tomarnos cuatro o cinco pastillas cada uno en cada bar en el que parábamos. Era una locura. Pero Rubén decía que una vitamina era para la caída del pelo, la otra para las uñas, la otra para la erección, la otra para la vista, y así te daba explicaciones para todo. Y el tipo lo que tiene es que es un encantador de serpientes. Vos lo escuchas y le creés, te termina convenciendo. Imaginate que estando yo anórexico, él me dice que seguía estando gordo y me hace una microlipo en la cintura y en la panza en el famoso quirófano que no está habilitado como quirófano. ¡Y no sólo eso! A mí me hizo los labios con siliconas porque decía que yo tenía la boca muy finita y que los labios finitos eran de persona falsa. Yo esto lo cuento ahora a punto de cumplir 57 y me siento un p.... por haberle creído, pero en su momento yo ponía las manos en el fuego por él".

El pago. "A nosotros jamás nos cobró un peso, pero nosotros les mandábamos todas las clientas de Di Domenico y nosotros fuimos los culpables de presentarle a Moria (Casán, 73) cuando él nos pidió una devolución de gentilezas: que ya que él no nos cobraba, si nosotros podíamos poner a Moría para que cerrara nuestro desfile como la imagen de Mülhberger. Y nosotros lo hicimos. Y ahí es que Moria empieza a bajar de peso y se vuelve loca. Es ese momento en que ella discute con Susana (Giménez) y con Mirtha (Legrand), y hasta dijo que Gasalla (Antonio) consumía cocaína".

"Y cuando Moria se enteró que yo analice mis pastillas –fue por mi hermana bioquímica que me exigió que se las dé viendo el estado en el que estaba–, y que descubrí que cuatro de las doce que tomaba tenían anfetaminas, que Moria también mandó a analizar las suyas y descubrió que tres de sus pastillas tenían anfetaminas. Por lo que a mí nunca me entró en la cabeza cómo ella volvió a atenderse con él".

El enfrentamiento. "Yo lo enfrenté por darme anfetaminas y él me lo negó a muerte, pero como era mi amigo no hice acciones legales. Eso sí, ahí nos perdió como pacientes a Carlos y a mí, y nosotros empezamos a hacerle mala fama con nuestras clientas. Antes de eso nosotros teníamos un vínculo de mucha amistad y no te das una idea lo mal que trataba al personal. Si la cocinera que estaba en su casa preparaba algo que no le gustaba, le pegaba gritos frente a todo el mundo. ¡Era espantoso! Él tipo estaba chiflado".

No hubo sorpresa. "Yo esperaba que le pase todo esto, porque todo esto también lo sabía su pareja, Alejandro, y Alejandro cuando se separa de él me da la razón a mí". ¿Si piensa que puede llegar a volver a ejercer? "No, con todas las denuncias que están apareciendo, esa clínica no puede volver a abrir de ninguna manera".

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig