Casado… y con hijos – GENTE Online
 

Casado… y con hijos

Actualidad
Actualidad

–¿Te parece embarcarnos en semejante idea?
–Obvio, Marcelo. Volvió Casados con hijos y lo mostramos a usted en familia. A menos, claro, que no haya demasiado para hablar sobre su esposa, sus hijas y usted mismo.
–Al contrario. Mi mujer está mucho más loca que yo. ¿Las nenas? Si te contara sus historias sentimentales… Y de mí, bueno, imagináte: yo sueño con hacer de Isidoro Cañones.

–¿Ve que no resulta tan complicado?
–Sucede que hay cosas de los inicios de la pareja y de las nenas que puedo relatártelas pero si no las publicás.

–Soy periodista, De Bellis…
–Tenés razón, viejito. Igual, te la voy a remar.

–¿Seguro, Marcelo?
–Al final de la nota me decís.

“MI MUJER ESTA MUCHO MAS LOCA QUE YO”
, no duda cuando define a María Gabriela Peña (32, del 14 de marzo de 1974, ama de casa y futura visitadora médica). “¿Sabés qué hizo la mina? Varios años atrás se apareció para tomar mis clases de teatro. Ejercicio viene, ejercicio va, en un baile de alumnos escuchó que sonaba el saxo del tema de amor de la película Blade Runner y encaró: ‘Te vine a buscar’. Doblé la apuesta: ‘Igual que yo’. Para diciembre del 95 me descubrí subiendo a un ómnibus y dando el “sí” en una playa de La Lucila del Mar, sosteniendo una margarita que ella había afanado y un grabador que registraba la ceremonia. Comprendí velozmente que mi dos ambientes de paredes laqueadas, picaportes de lujo, techo luminoso, mi bulo de Congreso y Constituyentes, bah, había perdido su razón de existencia y arrancaba otra etapa. En junio de 1996 oficializamos el matrimonio en la iglesia de San Patricio, Estomba y Echeverría. Hoy sigo adorando a Gaby. Nos invitamos a salir, nos escribimos cartas, ordena mi interminable desorden y evitamos celarnos. Bueno, con la carita y la cola hermosas que tiene mi mujer, si me diera celos que le gritaran en la calle, viviría agarrándome a piñas”, cierra De Bellis un monólogo imposible de interrumpir.

“¿LAS NENAS? SI TE CONTARA…
”. Apenas asoma el tema hijas, abre su celular, busca en el directorio de imágenes y amaga acercarnos una foto. “Es mi niña junto…–se detiene a medio camino–. Pará…Ya sé, sos periodista, viejito… Pasa que si comentás esto, si me metiera en su intimidad y te contara sobre su situación sentimental, las piojas se enojarían y ¡me mataríííían! Mejor cierro el telefonito”, recula acelerado. Y del mismo modo arranca, para no detenerse por unos minutos: “Me considero un padre abierto para Florencia (9) y Abril (8). No me gusta censurarlas. Prefiero orientarlas. Asistí a los partos, las bañé, transité las reuniones escolares que pude. Siento que me gané el lugar. Aparte, heredé la crianza de mi familia. Los viejos (Emilia, de 76, y Juan Carlos, fallecido a los 73), que llegaron al medio siglo de relación, cultivaban el estilo Campanelli. Lo que sí –debo admitir cargado de dolor–, mis hijas ahora no se sorprenden tanto cuando les aparezco de madrugada poniendo voces raras y abriendo y cerrando puertas para que se exalten. Una lástima”.

“SUEÑO HACER DE ISIDORO CAÑONES”, arremete solito y solo Marcelo Adrián De Bellis, y es tiempo de presentar al porteño de 38 años, 1,77 (“con medias puestas”), 81 kilos (“levantamiento diario de pesas y dieta basada en proteínas e hidratos, mediante”), ojos castaños (“dos… ojos”) y gustos definidos (“los actores argentinos, la música clásica y el rock nacional, River Plate y los libros de Chopra”), que hace media hora toma café cortado y contesta preguntas dentro de la pizzería Plaza del Carmen, en el corazón de su barrio de siempre, Villa Urquiza (“Al no haber hermanos, me crié rodeado de primos y amigos. Linda infancia”, notifica). Y quien mientras cursaba séptimo grado en el colegio Horacio Watson, visitó el Colón y quedó obnubilado. “Descubrí mi camino: los escenarios. Debuté encarnando a Minguito Tinguitella en el Cine-Teatro 25 de Mayo, acá enfrente. Tras la secundaria en el Sagrada Familia ingresé al Conservatorio Nacional de Arte Dramático. Aprendí lo que sé de Agustín Alezzo, Rodolfo Graziano y Ricardo Santillán Güemes. Pronto conocí a Diego Pérez y a Miguel Angel Rodríguez y entré a las cámaras ocultas de VideoMatch. ¿Sabés que nunca encabecé nada en televisión?”

–Verdad. Y mire que su historial viene nutrido: VideoMatch (1996/2000), Los Rodríguez (1998), 22, el loco (2001), Son amores (2002), Infieles y La niñera (2003), Los pensionados y Protagonistas de novelas (2004), Casados con hijos (2005 y hoy) y Gladiadores de Pompeya y Algo habrán hecho (interpretando al mariscal Francisco Solano López, 2006).
–También participé en varias obras, e incluso dirigí algunas. Y me acaba de llamar Sofovich para que me siente en La peluquería de Don Mateo. Todo suma. Vengo de una temporada con El champán las pone mimosas. La vio el director español Miguel Perelló y me ofreció trabajo. “Te he observado en Casados... y deseo que participes en Lo que es del otro, mi próximo filme, una comedia romántica con Imanol Arias como protagonista. ¿Aceptas?”. Y acepté. Siempre soñé hacer ficción, y se concretó. Soñé rodar, y me convocaron. Me queda encarnar al 007 y a Isidoro Cañones.

–¿En serio planea componer al gran playboy argentino?
–Hasta antes de casarme y criar hijos me parecía bastante a él. Te cuento pero si no…

–¿Si no qué, Marcelo?

–Ya sé. Perdoná. Sos periodista, viejito.

“<i>Nos invitamos a salir, nos escribimos cartas y tratamos de evitar los celos. Bueno, con la carita y la cola hermosas que tiene María Gabriela, si me celara que le gritaran en la calle, viviría agarrándome a piñas</i>”, afirma De Bellis (38).

Nos invitamos a salir, nos escribimos cartas y tratamos de evitar los celos. Bueno, con la carita y la cola hermosas que tiene María Gabriela, si me celara que le gritaran en la calle, viviría agarrándome a piñas”, afirma De Bellis (38).

…Léase “<i>las indias de Florencia (9) y Abril (8)</i>”, define Marcelo, otra vez integrante de la adaptación local de la serie estadounidense de <i>Sony, Casados con hijos (Married with children)</i>, tras una primera temporada y una repetición gloriosas junto a Guillermo Francella, Darío y Luisana Lopilato, Erica Rivas y Florencia Peña.

…Léase “las indias de Florencia (9) y Abril (8)”, define Marcelo, otra vez integrante de la adaptación local de la serie estadounidense de Sony, Casados con hijos (Married with children), tras una primera temporada y una repetición gloriosas junto a Guillermo Francella, Darío y Luisana Lopilato, Erica Rivas y Florencia Peña.

Con su mujer y sus nenas. Cuenta Marcelo De Bellis: “<i>También me llamó Gerardo para que me siente en La peluquería de Don Mateo. Además, pronto arrancaré la filmación de una película con Imanol Arias. Todo suma a mi vocación</i>”.

Con su mujer y sus nenas. Cuenta Marcelo De Bellis: “También me llamó Gerardo para que me siente en La peluquería de Don Mateo. Además, pronto arrancaré la filmación de una película con Imanol Arias. Todo suma a mi vocación”.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig