CARLOS COLOSIMO. El escándalo del tío de Wanda y Zaira – GENTE Online
 

CARLOS COLOSIMO. El escándalo del tío de Wanda y Zaira

Actualidad
Actualidad

Dentro de la celda del sector de Delitos Sexuales de la DDI de San Isidro, sólo acompañado por otro recluso en su misma situación, Carlos Colosimo pasa las horas haciendo gimnasia, ayudándose con los barrotes y el único banco, que también le sirve de cama.

El fisicoculturista de 46 años, casado con Claudia y padre de una niña, tío de Wanda y Zaira Nara –es hermano menor de Nora, madre de las modelos– está acusado por dos chicas, compañeras de su hija en el colegio Nuestra Señora del Refugio de Boulogne, de “abuso gravemente ultrajante”.

La primera denuncia, que lleva adelante el fiscal de San Isidro Marcelo Vaiani, la hizo la mamá de una de las menores el 7 de agosto en la Comisaría 3ª de Boulogne, después de ser citada por las autoridades de la escuela.

Según le contó a la policía, en medio de una clase de Ciudadanía donde se habría tratado el tema del Derecho a la Intimidad, su hija salió corriendo y llorando del aula. Cuando la profesora y los psicopedagogos indagaron el porqué, confesó que había sido abusada por Colosimo en la casa de él.

El relato eriza la piel: “Refirió que el papá de la amiga le tocaba las partes íntimas de su cuerpo cuando la mamá de su amiga no se encontraba… Que dicha persona se paseaba desnudo por la casa luego de bañarse… Que manejaba varias armas de fuego… Que la última vez que fue víctima de manoseos por parte del padre de su amiga fue en las vacaciones de invierno, cuando fueron a navegar en el barco del que éste es propietario o alquila”.

También indica que la niña fue revisada por médicos, que no constataron lesiones ni signos de abuso sexual, y que ella declaró que fue “manoseada”. Al día siguiente, otra alumna narró hechos similares, y ambas habrían ratificado sus relatos en Cámara Gesell. Todo esto fue refrendado por el director general del colegio, Atilio Peña.

Finalmente, “Cachi” Colosimo fue detenido el miércoles 26 cuando fue a retirar a su hija del colegio. En su casa de la calle Olazábal al 100 de Boulogne, que fue allanada, la policía secuestró seis armas, entre las que se contarían un 22 largo, un 22 corto, un rifle de aire comprimido y alguna heredada de su padre.

El domingo 30 su mujer le llevó ropa y comida, y tras la visita, sus abogados Enrique Astoul y Jorge Césaro dijeron que “está de buen ánimo, optimista, pero tiene mucho hambre”.

Esa misma noche, su esposa –que trabaja en una empresa en la Capital Federal– se desmayó después de mirar un programa de tevé donde trataban el tema. Dicen que está muy asustada, que no quiere salir a la calle y que repite: “Nunca lo dejé solo a mi esposo con ninguna de las amigas de mi hija”.

En sus años de matrimonio, los Colosimo sólo habrían tenido una esporádica grieta el verano pasado, cuando él, según cuentan sus abogados, “tuvo una relación con una mujer de unos 40 años que vivía en la Costa”.

LA FAMILIA. Enseguida, la mirada mediática se posó sobre Wanda Nara, que se despegó del caso con un comunicado: “Ante la ter rible noticia que da cuenta de las acusaciones contra mi tío Carlos, quiero aclarar que ni mi marido ni yo avalamos ningún comportamiento obsceno… Somos ajenos a la conducta de quien está siendo acusado… Si fuere culpable, que la Justicia condene el delito cometido”.

En el entorno familiar de los Nara cuentan que cuando los padres de Wanda y Zaira se conocieron, Carlos tenía alrededor de 15 años. Recuerdan jocosamente que Andrés le dijo, medio en broma: “Sos petiso y morocho, si no hacés algo de gimnasia no vas a enganchar nada”.

Ese fue el puntapié inicial para que comenzara su romance con los fierros. Tal fue su dedicación, que llegó a competir como fisicoculturista e incluso ganar algunos torneos. No recuerdan, en cambio, que haya tenido la misma contracción al trabajo. En alguna ocasión, su ex cuñado lo “conchabó” en una agencia de autos, pero duró poco en la tarea. A veces se dedicaba a pintar. Pero nadie quiere hablar. Andrés sólo dijo, antes de cor tar amablemente la charla: “Nunca vi nada raro, lo único que digo es que es un tipo que se quedó en la adolescencia, tiene la cabeza de un chico…”.

Quien sí disparó sobre Colosimo fue una ex mucama de Wanda, Analía, al contar que se paseaba en calzoncillos por la casa cuando visitaba a la mediática. En el entorno de la esposa de Mauro Icardi la desmienten: “Ella trabajó con Wanda en Europa, adonde nunca viajó el tío, y cuando regresaron a la Argentina dejó de colaborar”.

Leé la nota completa en la última edición de <a data-cke-saved-href="http://www.gente.com.ar/" href="http://www.gente.com.ar/" _blank"="" class="txt"> GENTE

Colosimo el lunes 30 en la celda de la DDI de San Isidro. Allí se comunica con sus visitantes por un teléfono.

Colosimo el lunes 30 en la celda de la DDI de San Isidro. Allí se comunica con sus visitantes por un teléfono.

Navegando en su gomón. En su barco, acusan, habría abusado de una niña.

Navegando en su gomón. En su barco, acusan, habría abusado de una niña.

Carlos Colosimo participó, casi como un guardaespaldas, de las bodas de su sobrina Wanda con Maxi López.

Carlos Colosimo participó, casi como un guardaespaldas, de las bodas de su sobrina Wanda con Maxi López.

Con su otra sobrina, Zaira, su hija y dos mascotas.

Con su otra sobrina, Zaira, su hija y dos mascotas.

Preparado para competir en fisicoculturismo con su mujer. Y una selfie con su hija adolescente. Por lo menos dos de sus compañeras lo acusan por abuso.

Preparado para competir en fisicoculturismo con su mujer. Y una selfie con su hija adolescente. Por lo menos dos de sus compañeras lo acusan por abuso.

Junto a Wanda y Mauro Icardi.

Junto a Wanda y Mauro Icardi.

La casa de Colosimo, en Olazábal al 100, Boulogne. Ocupa la planta baja, detrás de la pizzería.

La casa de Colosimo, en Olazábal al 100, Boulogne. Ocupa la planta baja, detrás de la pizzería.

Su “day cruiser” Mirage, en San Fernando. Iba casi todos los fines de semana. Su hija, en el barco, con una amiga.

Su “day cruiser” Mirage, en San Fernando. Iba casi todos los fines de semana. Su hija, en el barco, con una amiga.

La defensa. Sus abogados designados, Enrique Astoul y Jorge Césaro. El lunes por la noche aún no habían sido oficializados ni habían podido acceder al expediente. Astoul, además, es padre de una compañera de colegio de la hija de Colosimo y las chicas que lo denunciaron por abuso.

La defensa. Sus abogados designados, Enrique Astoul y Jorge Césaro. El lunes por la noche aún no habían sido oficializados ni habían podido acceder al expediente. Astoul, además, es padre de una compañera de colegio de la hija de Colosimo y las chicas que lo denunciaron por abuso.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig