“Carla me quiso matar cuando confesé públicamente mi amor por ella” – GENTE Online
 

“Carla me quiso matar cuando confesé públicamente mi amor por ella”

Actualidad
Actualidad

Todo ha sido puro vértigo en estos doce meses para Mike Amigorena. El que dejó su Mendoza natal a los 19 años –hace ya dieciocho– para probar –y probarse– que lo suyo era la actuación, desde mediados de 2008 hasta acá no ha parado de crecer, de consagrarse como una figura con brillo propio. De pronto pasó de los escenarios del under y papelitos fugaces en programas de televisión a encaramarse como estrella en el prime time de la tele, ser elegido por Francis Ford Coppola para su película y hasta llenar salas liderando Ambulancia, su banda de rock and pop.

Ahora, luego de Los exitosos Pells y de seducir a su compañera en la tira, Carla Peterson, Mike se prepara para volver al teatro, después de haber dado su primer gran paso a la fama con El niño argentino, en el 2006. Será a partir del 23 de enero con La noche antes de los bosques, de Bernard-Marie Koltès, en una sala del Paseo La Plaza, curiosamente –o no tanto–, el mismo complejo en el que su novia se presenta con Corazón idiota, acompañada por Griselda Siciliani. Todavía no sabe si habrá televisión en su vida. Sí que transitará por el cine, primero con el postergado estreno de Tetro (la película “incógnita” de Coppola) y con la versión para la pantalla grande de El niño... dirigida por Luis Puenzo. Y por supuesto, mucha música, con shows de Ambulancia. Desinhibido y seguro de sí mismo, dice no poder autodefinirse –“soy miles de cosas a la vez”–. Pero su estilo imposible de encasillar tiene sus seguidores, ya que sólo en Facebook tiene más de 160 grupos consagrados a este artista multimedia. “Pero por sobre todas las cosas elijo la música”, admite Mike, quien en La noche de los bosques protagonizará una historia de un hombre que cuestiona los patrones sociales y la imposición de reglas culturales.

–Justo vos, Mike, que en apariencia siempre tratás de apartarte de la huella...
–Desde que era chico le decían a mi mamá: “Su hijo es brillante, pero hace lo que quiere...”. Siempre fue así. Tengo un espíritu muy libre, pero atento a no perjudicar a otros. Ese es mi límite.

–¿Y en qué momentos no hacés lo que querés? ¿Cuándo transás en esta profesión?
–¡Vivo transando! Por ejemplo, un papel que acepté hacer aunque no tenía ganas fue en la novela Franco Buenaventura, allá por 2002, aunque después lo disfruté. Lo que sí me ha deprimido mucho es empezar a convivir con el sistema televisivo. Me molesta ver cómo se tratan, ver que el tiempo del otro no vale...

–¿Vos padeciste ese maltrato?
–No. Nunca en mi vida lo permití. Aunque recuerdo que una vez, al llamar a una jefa de Prensa de un canal muuuy importante, escuché que le decían: “Es Amigorena”, y la respuesta de ella fue: “Decile que no estoy”. ¿Vos me querés ver descontrolado...? Perdeme el respeto... La gente desconsiderada ¡me saca!

–Ahora, además de talentoso, muchos te ven sexy. ¿Te animarías a una telenovela?
–¡Claro que sí! Pero del clásico galán no haría.

–Echarri en Montecristo distaba mucho de ese estereotipo, y sin embargo era una novela.
–Exacto. Además, a Pablo lo banco. Me gusta su trabajo, me parece orgánico. Es de barrio, es noble...

–¿Y para heroína a quién elegirías?
–A Viviana Saccone. Tiene algo muy dulce. Y me súper divertiría trabajar con Griselda Siciliani y Natalia Oreiro. Y si se da otra comedia, me encantaría tener de compañera a Erica Rivas.

–Varias veces dijiste que te identificás con David Bowie y Prince, artistas que juegan con la ambigüedad y la bisexualidad...
–Uno no inventa nada: ya está todo hecho. ¿Qué me voy a hacer yo? ¿El raro? ¡Soy así! Ayer me llamaron para decirme que en la Rock&Pop los oyentes me habían elegido como El Churro del Año... (su voz se pone sexy). ¡Me encantan esos mimos! Los encuentro como un gran regalo. No así a las críticas sin sentido de gente que se la agarra conmigo porque no puede encasillarme, como Viviana Canosa. Dice desde que tengo permanente y soy snob hasta que me la como... Que lástima, porque ella podría ser una lady, y no lo es.

–¿Cómo encajan en tu relación de pareja con Carla todos estos comentarios?
–¡Nos reímos muchísimo! En realidad, yo estoy acostumbrado a que se comente cualquier cosa. Cuando vivía en Maipú, Mendoza, decían que le ponía agua oxigenada al champú.

–Con esa famosa declaración pública de amor hacia Carla en los Martín Fierro –“Poi, muero por vos”–, te ganaste el corazón de todas las mujeres. ¿Fue totalmente ingenuo de tu parte?
–Te juro que sí. ¡Jamás me imaginé el revuelo que iba a causar, ni las consecuencias! Claro que Carla me quiso matar cuando confesé públicamente mi amor por ella. Es que, en el fondo, sigo siendo re ingenuo... y espero no perder nunca esa cualidad.

–¿Por que creés que se habla tanto de crisis en tu pareja?
–Porque no estamos a la vista de todos. No nos mostramos. Salimos muy poco. Yo soy más alocado y Carla, más reservada, discreta y pudorosa. Entonces yo la cuido y me adapto. Y aunque no lo crean, también soy muy tímido para algunas cosas. Pero que quede claro que no es por rebeldía, ni nos escondemos de nada. Estamos muy felices.

–¿Se van a vivir juntos?
–Yo antes decía: “Lo mío, lo tuyo y lo nuestro, hasta que te mueras”. Soy consciente y cauto de lo que significa el amor. Nunca conviví con nadie, no tengo experiencia, pero creo que hoy por hoy ya no estoy tan en contra de eso. Ahora digo: “Carla, probemos. En una de ésas está ¡buenísimo!”.

–¿Te da miedo la convivencia con Carla?
–Y... Soy un tipo cómodo, y la comodidad en su máxima expresión hace que uno pierda de vista al otro. Ya me han dicho: “¡Te olvidaste de que hoy llegaba más temprano!”. Y, sí, me olvido... Voy a tener que empezar a anotar las cosas.

–Voy a aprovecharme de tu ingenuidad: ¿Carla está embarazada?
–No, por ahora no vamos a ser papás.

–Estás enamorado, sos exitoso, trabajás de lo que te gusta... ¿Hacia dónde vas ahora?
–A la próxima meta: ¡llenar el estadio de River con Ambulancia!

–¡Pavada de objetivo! ¿Y nada de televisión para este año?
–Si me ofrecen algo copado, puede ser. Pero hasta ahora no tengo ninguna oferta. Quizá la gente piensa que me llueven los llamados... Paso el aviso, entonces: yo soy actor protagónico, pero si el papel me gusta también puedo trabajar como actor de reparto. Eso sí: ¡soy carísimo!

–No te creo. Alguna oferta debés haber tenido.
–Sí, pero para un aviso. Voy a hacer una campaña de esmalte de uñas para hombre. Me parece bárbaro que el hombre se produzca. No hay nada más erótico que tu mujer te pinte las uñas.

–¿Hoy te las pintó Carla?
–¡Obvio! Desde que vino de Mendoza hace dieciocho años, Mike siempre intentó imponer su estilo: “Cuando era chico le decían a mi mamá: ‘Su hijo es brillante, pero hace lo que quiere…’”.

Desde que vino de Mendoza hace dieciocho años, Mike siempre intentó imponer su estilo: “Cuando era chico le decían a mi mamá: ‘Su hijo es brillante, pero hace lo que quiere…’”.

“Aunque yo nunca lo permití, en la televisión vi con molestia cómo se trata y maltrata a mucha gente. ¿Vos me querés ver descontrolado...? Perdeme el respeto... ¡Eso me saca!

“Aunque yo nunca lo permití, en la televisión vi con molestia cómo se trata y maltrata a mucha gente. ¿Vos me querés ver descontrolado...? Perdeme el respeto... ¡Eso me saca!

“Soy un tipo multifacético. Me siento cómodo haciendo teatro, televisión y cine. Pero por sobre todas las cosas elijo la música. ¿Mi próximo objetivo? ¡Llenar el estadio de River con Ambulancia!”

“Soy un tipo multifacético. Me siento cómodo haciendo teatro, televisión y cine. Pero por sobre todas las cosas elijo la música. ¿Mi próximo objetivo? ¡Llenar el estadio de River con Ambulancia!”

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig