Ahora leyendo
Campeón o campeón, esa es la cuestión

Campeón o campeón, esa es la cuestión

Redacción Gente

Finalizó primero en la zona de clasificación sudamericana en forma
categórica. Ganó trece partidos, empató cuatro y sólo
perdió uno -como visitante contra Brasil-. A su escolta en la tabla, Ecuador,
le sacó la friolera de doce puntos de diferencia. Fue el equipo más
goleador, con cuarenta y dos tantos, y el que dejó la mejor impresión
futbolística en todos los niveles del juego.

Ese palmarés, junto
al prestigio de sus jugadores, convirtió al seleccionado argentino, según
la opinión de especialistas de todo el mundo, en uno de los más
firmes candidatos a obtener el título de campeón del mundo.

"El
medio futbolístico
-explicó el propio Bielsa- ya decidió
que no salir campeón es un fracaso"
. Para la Argentina no habrá
posibilidad de matices. Por historia, por presente y por futuro. Visto desde arriba
o desde abajo, de frente o de perfil. Este equipo integrado por grandes figuras,
que despertó hace rato al demonio de las grandes expectativas, sólo
cuenta con dos opciones: traer la copa a su tierra o soportar el estigma de un
fracaso hijo del exitismo prematuro.

De nada servirán los galardones
obtenidos durante la fase previa. Ni lucir la brillante selección de estrellas
que animará sólo con su presencia el campeonato que tiene de espectador
al mundo.

No es la primera vez que un seleccionado argentino llega en condición
de vedette a un mundial. Promesas hiperestelares similares a ésta ya vivieron
el fracaso del que tenía todo para ganar. En el mundial de España
pasó. En el de los Estados Unidos se repitió. Aunque la moneda de
la historia también mostró la otra cara: el equipo de Bilardo en
el ’86 no convenció durante las eliminatorias y el de Menotti en el ’78
no llegó a la copa con mucho más mérito que el de ser un
rival de cuidado por su condición de local, y ambos fueron campeones.

Los
pronósticos indican que el titánico equipo argentino tiene el poder
suficiente para conquistar oriente con su fútbol. Aunque si se da el fracaso, tal
como la caída de un gigante, será más fuerte que el del resto.

Maximiliano
Ponzio
Hernán Crespo gritando un gol del seleccionado, la muestra más completa del presente: argentina es buen fútbol, éxito y grandes jugadores. Tiene un compromiso: ir por el campeonato.

Hernán Crespo gritando un gol del seleccionado, la muestra más completa del presente: argentina es buen fútbol, éxito y grandes jugadores. Tiene un compromiso: ir por el campeonato.

En una nota que Sergio Goycochea le hizo para la televisión argentina, Bati seguró que viaja a Japón y Corea a traer la copa, <i>“porque el país necesita una alegría”</i>.”></p><div class='code-block code-block-4' style='margin: 8px auto; text-align: center; display: block; clear: both;'>
<div class=

Puede interesarte

En una nota que Sergio Goycochea le hizo para la televisión argentina, Bati seguró que viaja a Japón y Corea a traer la copa, “porque el país necesita una alegría”.

Ir Arriba