¿Cambiará algo? – GENTE Online
 

¿Cambiará algo?

Actualidad
Actualidad

–Melconián, ¿la Corte pateó el tablero, y los ahorristas podrán recuperar su
dinero?
–El fallo de la Corte no deroga (porque tampoco está facultada para
hacerlo) el decreto 214 de la Ley sobre Pesificación General del gobierno de
Duhalde. El fallo se refiere específicamente al caso del gobierno de la
provincia de San Luis, que tenía un depósito de 250 millones de dólares, y le da
al gobierno sesenta días corridos para explicar de qué modo reconocerá esa
deuda.

–¿El fallo provocará un efecto cascada de amparos?
–No, porque el fallo se circunscribe a San Luis. Los ahorristas que, a través de
distintos mecanismos recuperaron su dinero (aun con pérdida), si no lo hicieron
bajo protesta, entran en la categoría de cuestión cancelada.

–¿Por ejemplo?
–Si retiró el dinero y compró un auto, una casa o canceló un título, ya no
recupera ese dinero.

–¿Y los que tienen dinero retenido y no recuperaron nada?
–De todos los depósitos a plazo fijo que había el 31 de diciembre del 2001 (unos
45.000 millones de dólares), el 80 por ciento de los ahorristas ya se llevó
algo. O bien un bono, o bien canceló un préstamo. El 20 por ciento de esos
45.000 millones de dólares (9.000 millones) es el universo de personas y monto
que todavía no optó por ninguno de los caminos ofrecidos.

–¿Se viene una catarata de recursos de amparo para recuperar los depósitos?
–La mitad del universo de ese 20 por ciento tenía presentado un recurso de
amparo. Lo que puede ocurrir es que gran parte de los dueños de esos 9.000
millones insistan con amparos que van a salir como fueron saliendo hasta ahora.

–Antes del fallo hubo varias resoluciones de jueces que habilitaron a los
ahorristas a cobrar. ¿Cuál es la consecuencia?
–Bajo distintas modalidades, los jueces ordenaron el “páguese”, se embargaron
los tesoros de los bancos y se detuvo a los gerentes que se negaron a pagar. Esa
situación caótica estaba destruyendo el sistema bancario, y al final nadie iba a
cobrar. Perdíamos todos.

–Hay temor de que se redolaricen los créditos hipotecarios. ¿Es posible?
–El hombre común tiene que saber que la Corte falla sobre casos concretos. En
este caso, falló respecto del depósito en dólares de San Luis. Por lo tanto, en
materia de créditos, no se metió con la Ley de Emergencia que pesificó los
créditos. En consecuencia, las deudas hipotecarias se siguen pagando en pesos.


–¿Por qué no se le dio un punto final al problema de los ahorristas?
–El actual Gobierno debería haber definido un camino para esta situación. Tal
vez la manera más lógica era decir: “Como dólares no hay, se paga y se cancela
con un plan Bonex”. Pero no quiso pagar el costo político. Pateó el problema
para adelante, y con consecuencias desastrosas…

–¿Qué va a pasar en estos 60 días que le dio la Corte al Gobierno para
devolverle los dólares a San Luis?
–Hay una altísima probabilidad de que el Gobierno no busque una solución. Que
siga dejando actuar a los jueces que resuelven “pague”. Pero después,
indirectamente y a espaldas de la gente, el Gobierno compensará a los bancos.

–¿Los ciudadanos, una vez más, tendremos que pagar esa compensación?
–Este Gobierno no hizo lo que tenía que hacer. Pero a pesar de no querer pagar
el costo político, tendrá que compensar a los bancos, pagar el costo fiscal (eso
lo vamos a pagar todos…) y aumentar la deuda pública. Lo único que quiere… ¡es
que la gente no se entere! Y así le deja una mochila más al próximo gobierno…

–¿Es lógico que los ahorristas festejen el fallo de la Corte, o se equivocan?

–La Corte defendió el derecho a la propiedad privada. Es la única razón para
festejar, además de dejar atrás una etapa que ya lleva catorce meses. También le
pide al Gobierno que encuentre una solución definitiva. Pero de ahí a que la
encuentre, hay un abismo…

–¿Cómo reaccionan los bancos ante el fallo?
–Están preocupados por un posible recrudecimiento de las acciones de amparo. Su
lectura es “ponga la plata, que se la compensaremos… cuando Dios quiera”.

–¿Cuál será el impacto en la economía?
–Ninguno. En realidad, la situación condiciona al próximo gobierno, que debe
afrontar este problema sin comerla ni beberla, además de los otros: tarifas,
superávit primario, déficit fiscal, deuda pública y deuda privada. Ese gobierno,
antes de asumir, tiene que hacer un balance. Y después, borrón y cuenta nueva, y
mirar hacia delante. Pero con un mensaje muy claro para la sociedad que pasó
catorce meses confundida con artilugios.

–¿Por ejemplo?
–El peor de todos: hacerle creer que se puede gobernar a sus espaldas y sin
pagar costos.

El fallo de la Corte provocó una desbordante alegría de los manifestanes que festejaron que, al menos, se respete la propiedad privada.

El fallo de la Corte provocó una desbordante alegría de los manifestanes que festejaron que, al menos, se respete la propiedad privada.

El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Julio Nazareno, dijo que se trató de

El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Julio Nazareno, dijo que se trató de "un fallo equilibrado y meduloso". Sin embargo, no fue fácil llegar a una resolución unánime. Los que promovieron este fallo, que obliga al Banco Nación a devolverle el depósito de 250 millones de dólares a la provincia de San Luis, fue impulsado por Eduardo Moliné O'Connor, Guillermo López y Carlos Fayt.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig