Calu Rivero: pasión por el surf – GENTE Online
 

Calu Rivero: pasión por el surf

Actualidad
Actualidad

Volvió al origen: la playa en la que lo hizo por primera vez, hace ya casi un año exacto. Las olas no estuvieron a la altura de su desafío y el cielo estaba nublado. Sin embargo, su sonrisa se mantuvo intacta: puro optimismo. Lugar: La Posta del Cangrejo, en la escuelita de surf enfrente a Le Club, apenas a dos cuadras de la ruta madre que atraviesa Punta del Este, a la altura de La Barra. Maradona y Coppola solían alquilar uno de los hoteles con vista al mismo mar que ahora surfea Calu Rivero (28).

Está sola, acompañada por su madre; su novio, Polito Pieres (28, una de las estrellas de Ellerstina), está por empezar la temporada de polo. Viajó por trabajo y aprovechó la ocasión para ponerse el traje de neoprene que compró en los Estados Unidos. En estos días se cumple un año de la primera vez que surfeó, aunque no recuerda el día exacto.

Volví a mi origen, es cierto”, concluye ella, y evoca ese primer contacto con el surf. “Se profundizó bastante esa relación”, sigue pensando. Eso la remonta a California, a sus siete meses del 2015 invertidos en clases de teatro en la tierra de Hollywood, y en el curso acelerado de surf en el Océano Pacífico, deporte que reemplazó en sus preferencias a los maratones. “Vivía frente al mar; fue una invitación”, se justifica. En su bitácora dirá certeramente que surfeó con delfines y tiburones. Aunque esta vez no fue el caso. A ella no le importó. Sabe que tarde o temprano va a volver al mar.

UN MISMO AMOR, DISTINTOS AIRES. “Con Polito estoy bárbaro”, reafirma cuando se le pregunta sobre el tema. Explica que antes de empezar el año ordenaron juntos las respectivas agendas, para tener organizada su vida de pareja y no sufrir la distancia. Con respecto a lo laboral, sucede lo opuesto. “Cambié el aire”, explica en referencia a la elección de su nuevo representante, Pedro Rosón. “Esa decisión habla del tipo de carrera que quiere tener Calu”, confía una persona muy allegada. Veremos cómo soplan mañana los vientos... y que siempre la sorprendan con la tabla en la mano.

El balneario más concurrido de La Barra: La Posta del Cangrejo. Allí, la modelo nacida en Catamarca aprendió a pararse en la tabla.

El balneario más concurrido de La Barra: La Posta del Cangrejo. Allí, la modelo nacida en Catamarca aprendió a pararse en la tabla.

En California tomó clases, surfeó con delfines y tiburones y volvió con todo el equipo completo: tabla y traje a medida. ¿Qué faltó? Su novio, Polito Pieres, de viaje por trabajo... y olas un poco más altas

En California tomó clases, surfeó con delfines y tiburones y volvió con todo el equipo completo: tabla y traje a medida. ¿Qué faltó? Su novio, Polito Pieres, de viaje por trabajo... y olas un poco más altas

Después de la experiencia frustrada (no hubo olas para pararse), Calu descansó junto a su hermana Marou en las reposeras de Le Club.

Después de la experiencia frustrada (no hubo olas para pararse), Calu descansó junto a su hermana Marou en las reposeras de Le Club.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig